El club del ahorro, ¿se le mide?

Lea bien: necesitará de amigos que sean totalmente confiables y que vean la importancia de las finanzas para su futuro. ¿Ya cuenta con ellos? ¡Listo! Empecemos.

El club del ahorro, ¿se le mide? El club del ahorro, ¿se le mide?

Ahorrar no siempre puede resultar una tarea muy sencilla, más con tanta publicidad, tantas innovaciones tecnológicas y la necesidad de querer salir rápido de préstamos así como también de suplir necesidades inmediatas. En Colombia se estima que sólo el 50% de la población ahorra y, en su mayoría, lo hace dejando el dinero debajo del colchón, en el marranito o en un sitio escondido en el hogar.

Incluso, muchas personas tampoco son conscientes de qué significa, realmente, ahorrar, porque según un estudio de Sura Asset Management “Ahorro Latam 360°”, la mayoría entiende que el concepto hace referencia más a juntar y guardar dinero; mientras que muy pocos comprenden que también significa economizar.

FP le recomienda "Diez tácticas para ahorrar, aún cuando no le sobre dinero".

Con todo esto, lo que queda claro es que ahorrar implica disciplina y compromiso, teniendo propósitos claros. Así, muchas personas que entienden de dinero, el funcionamiento de los bancos o las tarjetas de crédito prefieren mil veces ahorrar que solicitar un préstamo, porque saben que terminan perdiendo dinero. Una tarea que requiere de práctica y motivación personal.

Pero quizá todo pueda resultar más fácil cuando se comparta el reto, ¿no lo cree? Incluso, cualquier situación de la vida puede resultar mucho más llevadera si usted comparte las emociones con alguien más: se multiplica, cuando es felicidad y se divide, cuando es tristeza. Entonces, ¿por qué no involucrar también a sus amigos en esto?

Para ello, lo principal, es que se consiga al menos tres personas (usted será el cuarto) que sean de su entera confianza y con quienes usted sepa que puede dejar reglas claras y que se van a cumplir a cabalidad. Además, cada persona debe contar con una alcancía con llave. Luego de esto, va a proponer lo siguiente:

  1. Todos van a ponerse una meta fija de ahorro, sean $100.000 o $1’000.000 monto que deberán alcanzar durante un tiempo determinado. Generalmente, es mejor empezar primero por un mes.
  2. Todos van a tener una especie de registro de cómo van a hacer para lograr ese reto, en el que puedan llevar algo así:

 

Alimentación

Transporte

Ocio

Dinero extra

TOTAL

Día 1

 

 

 

 

 

Día 2

 

 

 

 

 

Día 3

 

 

 

 

 

 

La idea es que en la tabla se consigne cómo, día a día, la persona va a reducir sus gastos, en qué campo y en qué monto. Por ejemplo, si el día uno decidió cocinar en vez de comprar almuerzo, deberá poner la cantidad de dinero ahorrado, digamos $10.000. Esto, con el fin de demostrarle a los amigos, además, de dónde salió ese dinero.

  1. La idea es que se reúnan semanalmente para verificar cuentas y aquí viene el otro truco. Cada uno deberá tener una alcancía en la que tendrá el dinero que ahorre durante la semana. La llave será intercambiada entre los amigos, con el fin de que no pueda abrirse hasta finalizar el reto. Entonces, cuando se reúnan, deberán comprobar que la cantidad de dinero sigue allí y corresponde al registro que se tiene.
  2. Al finalizar el periodo establecido (por ejemplo, un mes, con una meta de ahorro de $200.000), todos se deberán reunir y hacer cuentas verificando que se haya cumplido la meta. La idea es que a la persona que la alcanzó o que, incluso, la sobrepasó, tendrá un incentivo y es que recibirá el 10%, 5% o 1% (según lo establezca el grupo) como una forma de premio, que vendrá del ahorro de los que no lograron la meta.

Entonces, digamos que Juan logró acumular $210.000, Pedro llegó a los $200.000, Andrés a los $180.000 y Julián a los $150.000. Así, la idea es que Juan tendrá el incentivo de recibir $20.000 (el 10% del total que debían ahorrar).

Dicha “multa” se distribuirá de la siguiente forma: el que menos ahorró, deberá pagar el 50% de esa cantidad de dinero, mientras que el resto será de 25% por los otros dos participantes: es decir, Julián, que fue quien menos ahorró, deberá pagar $10.000 como ‘multa’; mientras que Pedro y Andrés deberá pagar cada uno $5.000. Al final, Juan terminará con $220.000 feliz y dichoso.

Quizás le interese "El desafío de los 30 días, ¿se le mide?".

El propósito

La estrategia de este reto es que entienda cómo el ahorro y la motivación (incluso, por ser el que ahorre más), puede ayudarlo a desarrollar prácticas financieras sanas que poco a poco se vayan convirtiendo en hábitos, al punto que ya no necesite de que sus amigos lo vigilen para lograrlo.

Además, usted podrá compartir experiencias, en tanto que verá cómo los otros se las han ingeniado para producir un dinero extra (haciendo trabajos de otras personas en la universidad, por ejemplo, o vendiendo algo) o ahorrar en transporte; que también puede llegar a aplicar a su vida diaria.

Aquí le dejamos un ejemplo, en Excel, para facilitar un poco la tarea. La primera hora encontrará el formato y, en la segunda, un ejemplo.

Le sugerimos leer “Cambios que debe hacer en su vida si realmente quiere (y necesita) ahorrar”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.