¿Cómo ahorrar dinero para una emergencia?

Entre su presupuesto, el propósito de viajar fuera del país y el salir de sus deudas, puede que no le alcance para hacer su fondo de emergencia. ¿Cómo hacer?

¿Cómo ahorrar dinero para una emergencia? ¿Cómo ahorrar dinero para una emergencia?

A lo largo de su vida usted puede haber vivido algún momento particular en el que le haya tocado meterse la mano al bolsillo para solventar un gasto que no esperaba: una enfermedad grave, un choque con su vehículo, un accidente en su hogar, ser despedido… en fin, son una gran cantidad de situaciones que pueden ocurrir sin previo aviso, pero que pueden salir bastante costosas.

Y sólo hasta que le suceden, se da cuenta de la importancia de tener un dinero específico para este tipo de situaciones que pueden presentarse en cualquier momento de la vida. La mayoría de personas puede usar sus tarjetas de crédito o el dinero que tenían pensado usar para el pago de servicios o de la matrícula para solventar estas situaciones, pero lo que se genera con esto es una bola de nieve que hace que usted se endeude cada vez más y más.

Siendo consciente de esto, luego debe hacer un análisis específico de usted y de “qué tan riesgoso puede ser”, es decir, si es una persona que tiene hijos, puede que necesite ahorrar un poco más en caso de que les llegue a suceder algo o, si es una persona que suele enfermarse mucho, también sería conveniente ahorrar más de lo “normal”.

Sabemos que no es nada sencillo, más cuando hay otras tantas reglas financieras con las que usted muy seguramente dirá “pero el sueldo a duras penas me alcanza para sobrevivir”, más cuando tenemos en cuenta la actual situación económica que se está viviendo en el país, con el incremento de los precios, los impuestos y un panorama nada favorable para la economía.

Puede resultar complicado, pero no imposible. El monto que debe tener en su fondo de emergencia, puede variar, por lo que le sugerimos leer esta nota para determinar la cantidad de dinero que debe tener allí.

Así, aquí le dejamos algunas estrategias para que usted pueda aplicar la más adecuada según su estilo de vida:

  • Establezca un porcentaje mensual fijo: si tiene bajo control sus finanzas, le resultará mucho más fácil “ponerse una cuota mensual” para que pueda hacer crecer este fondo de emergencia. No hay un límite establecido pero, dependiendo de su presupuesto y de sus cuentas, puede estar entre el 1% y el 5% de su sueldo. Añádalo como un campo adicional en su presupuesto. 
  • Imagine que se trata de un café diario o semanal: dado que la cuota no es necesario que sea muy alta y si usted es de quienes tiene la costumbre de tener los gastos hormiga, puede considerar el abono a su fondo de emergencia como si se tratara de un café de esos que toma a diario, de $1.000 o $2.500; que le pueden ayudar a construir el fondo de forma tranquila y casi sin que usted lo note. 
  • Use una transferencia automática: especialmente si quiere tener este dinero en una cuenta de ahorros particular, puede establecer que, a penas reciba su quincena, entre $10.000 y $20.000 se vayan directamente a esa cuenta. Para esto sí es importante tener en cuenta cuánto espera tener en este fondo, y eso, dividirlo entre 6 o 12 meses, dependiendo de cuánto quiera tardar en construir este fondo. 
  • Las moneditas del día o las vueltas del bus: si quizá se van siempre a su marranito, considere que éstas también podrían ser útiles si su objetivo es construir su fondo de emergencias. Incluso cualquier dinero adicional que reciba y que no tenía esperado, puede ir destinado directo con este propósito. 

Como puede ver, no se trata de apretarse el cinturón al máximo ni de obligarse a pagar cuotas mensuales altas, sino simplemente de ser consciente de los riesgos que puede tener en cualquier momento. No se complique por la cantidad de dinero, sino por desarrollar el hábito que, algún día, usted mismo se agradecerá haber adoptado.

Lea también "El reto de los 30 días de ahorro, ¿se le mide?".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.