‘Arriendo de acciones’, una alternativa rentable

Las operaciones de transferencia temporal de valores se han convertido en una pieza fundamental para el desarrollo de los mercados del mundo, generando beneficios para emisores, inversionistas e intermediarios.

Las TTVs constituyen una oportunidad interesante de inversión para quienes deseen generar un retorno adicional sobre sus inversiones en acciones. Las TTVs constituyen una oportunidad interesante de inversión para quienes deseen generar un retorno adicional sobre sus inversiones en acciones.
Si quiere rentabilizar sus acciones más allá del dividendo y la apreciación que el mercado le otorgue a esta, pruebe una transferencia temporal de valores. Una herramienta que calza efectivamente para quienes tienen títulos de poco movimiento.

De acuerdo con César Cuervo, Head of Equity Research de Credicorp Capital, una transferencia temporal de valores, ( TTV) es, efectivamente, similar a un contrato de arrendamiento (de hecho, el término en inglés es “securities lending”), y consiste en un préstamo temporal de acciones por el que se recibe una tasa de retorno.

En Colombia, normalmente se utiliza como referencia para definir dicha tasa el retorno por dividendos (“dividend yield”) del mercado agregado, que actualmente oscila entre 2,5% y 3% EA, asumiendo que éste equivale al costo de oportunidad de un inversionista en acciones. Sin embargo, la tasa final pactada puede variar dependiendo de las características particulares del contrato y ubicarse algo por encima de la tasa de referencia.

Las TTVs constituyen una oportunidad interesante de inversión para quienes deseen generar un retorno adicional sobre sus inversiones en acciones, además de la apreciación y los dividendos; es un mecanismo para “rentabilizar” posiciones que muchas veces son pasivas.

Dado que en Colombia una TTV es necesaria para realizar ventas en corto (ninguna posición corta puede cerrar el día sin una TTV de respaldo), las TTVs también constituyen un medio por el cual los agentes de mercado pueden aprovechar expectativas negativas sobre acciones puntuales.

¿Qué diferencia tiene con un REPO?
Es importante aclarar que una TTV es diferente de un REPO, en la medida que este último es una operación de financiación. En un REPO, un agente de mercado con necesidades de liquidez solicita un préstamo que respalda con un colateral en acciones, pagando una tasa de interés.

En el REPO se presta dinero con un respaldo en acciones, mientras que en la TTV se prestan acciones con un respaldo en dinero o títulos valores. Otra diferencia importante radica en el hecho de que el pago (el “canon de arrendamiento”) se paga por adelantado en el caso de la TTV (el día de la operación), no al final del contrato, como ocurre con los REPOs.

Adicionalmente, existe la diferencia de que las garantías de una TTV (el dinero equivalente al 130% del valor de mercado de las acciones) son administradas por la BVC durante la vigencia del contrato, no son recibidas directamente por la contraparte, como en el caso del REPO.

Así que ya sabe, si ya invirtió en bolsa, pero quiere que sus acciones se muevan más, utilice esta herramienta, que de seguro le ayudará a aumentar las ganancias que ahora mismo le otorgan sus títulos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.