La mentalidad que menos lo deja avanzar en temas financieros

Hay un pensamiento particular que evita que usted avance económicamente en su vida, lo peor es que la mayoría de los colombianos lo tienen y, si lo cambiaran, podría tener un impacto muy positivo en sus vidas y sus bolsillos.

La mentalidad que menos lo deja avanzar en temas financieros La mentalidad que menos lo deja avanzar en temas financieros

Tener dinero es una de las principales aspiraciones de las personas a medida que crecen, conocen el mundo y empiezan a entender el funcionamiento. Si bien puede que el dinero no compre la felicidad, “es mejor llorar en un ferrari”, como dice un popular dicho o, en sí, lo que traduce, que cuando se tienen condiciones que faciliten la vida, se puede estar mucho más tranquilo.

Entonces, empieza a surgir un afán por buscar la forma de crecer profesionalmente para tener más dinero, de buscar los medios o más formas para ganar más o, incluso, para acumular aún más de lo que ya se tiene. Si bien puede confundirse con la actitud de la avaricia, lo cierto es que depende del nivel y “afán” que tenga cada persona por lograr ese cometido.

El problema es que, con esa ambición, surge una mentalidad particular: la de empobrecimiento o escasez, en la que todos los días usted se repite todo aquello que le falta por conseguir y hace un listado de todo aquello que quiere llegar a tener algún día. Incluso, esto no sólo se queda en el ámbito económico sino que traspasa las fronteras, al punto que afecta también su autoestima (“ojalá tuviera el cabello liso y más largo”) o también sus relaciones personales (“si tuviera pareja, todo sería más fácil”).

FP le recomienda “Hábitos zen para salir de deudas”.

Todo esto para que usted se dé cuenta que nunca tendrá lo suficiente de algo, por más que lo asciendan, por más que llegue el amor de su vida o que empiece a mejorar sus condiciones; siempre querrá más. Y es, esa misma mentalidad, la que no le permite valorar lo que ya tiene ni ser agradecido por lo que va logrando.

El cambio de chip

Un poco al estilo de los hábitos zen, de los que ya hemos hablado en Finanzas Personales, hacer meditación sobre su vida, contemplando la simplicidad y tomar conciencia de ella para actuar al respecto. Así, según Leo Babauta, experto en temas y hábitos zen, explica que todo lo que usted tiene que hacer es empezar a pensar en “ware tada shiru taru” (un dicho budista), que traduce “todo lo que necesitas, ya lo tienes”.

¿Qué implica esto? Quizá, a diferencia de lo que pueden pensar ya muchos de nuestros lectores que dirán “esto es para conformistas”, el que usted empiece a pensar de esta forma, de ahora en adelante, hace que usted comience a desarrollar esa conciencia que todo el trabajo que ha hecho realmente haya valido la pena y reconozca, en usted mismo, los frutos de todo esto.

No se pierda “Cinco cualidades que debe tener sí o sí, para alcanzar el éxito”.

Así, la sugerencia del experto, para lograr esto es:

  1. Agradeciendo: el origen de todo es olvidar todo lo que usted ya ha hecho por usted mismo y lo que la misma vida le ha dado en cuanto a oportunidades. Así, una vez usted desarrolla el hábito de darse cuenta de lo que ya tiene y agradece por ello, reconociendo que es algo que puede perder al día de mañana, su perspectiva empezará a cambiar.

Esto implica también reconocer la presencia de ciertas personas en su vida, las posesiones o distintas cosas que ya ha comprado (en vez de pensar que necesita más), los alimentos que recibe a diario en cada comida así como aquellos simples y pequeños momentos que sabe que tiene todos los días, pero que si le llegaran a faltar podría restarle tranquilidad o felicidad (desde bañarse hasta la posibilidad de caminar en un parque).

  1. Respetando: tanto a las personas como las situaciones y los sitios a los que va. “En la tradición Zen, se cede a los demás incluso el cojín de meditación, como una parte profunda de la práctica”, como explica la página. Esto hace que usted empiece a mostrar respeto por todo aquello que lo rodea y que, de cierta forma, se pone a su favor para que sus cosas se den.

Si bien hay momentos o personas que realmente pueden ser difíciles de soportar, cuando usted empieza a agradecer por esas pruebas, la dificultad y el manejo de aquello complicado empieza a ceder.

  1. Reconociendo a los demás: “si ya tenemos suficiente... ¿por qué preocuparnos tanto por nosotros mismos? ¿Por qué no ver lo que podemos hacer por los demás?”, explica el experto. Es así como usted también empieza a ver que hay personas, a su alrededor, que en realidad no llegan a tener ni la mitad de las cosas que usted sí y, a pesar de eso, no tienen ese mismo afán suyo.

Si bien no se puede resolver la tristeza y calmar el hambre en el mundo, cuando usted desarrolla esa conciencia de considerar a otros e intervenir en su vida para hacerla mejor, sentirá una mayor tranquilidad con usted mismo y su misión en el mundo.

Quizás le interese “Las 11 verdades que tiene que aceptar para ser exitoso”.

Los efectos

Una vez ha adaptado esta filosofía a su vida, empezará a darse cuenta cómo las cosas que va logrando, poco a poco, son mejor aprovechadas y las recibe de una forma mucho más tranquila y agradecida que con ese afán que tenía antes para alcanzar sus metas.

Respire, camine tranquilo y disfrute del recorrido, no sin dejar sus sueños de lado, sino disfrutando esa sensación de calma que trae el reconocer lo que usted es, sus virtudes, sus defectos y cómo poner todo eso a su favor.

Lea también “Ser más feliz, ¿lo hace ahorrar más?”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.