Guía para ahorrar dinero mientras paga sus deudas

Una de las más grandes excusas que tienen las personas para no ahorrar es que están “muy endeudados” y el dinero no les alcanza para guardarlo en el banco o en ‘el marranito’.

Guía para ahorrar dinero mientras paga sus deudas Guía para ahorrar dinero mientras paga sus deudas
Entre la cuota mensual de la tarjeta de crédito, el pago del crédito estudiantil, quizá también se le suma el préstamo del carro o el pago del arriendo… un “montón” de deudas que pareciera que se consumen por completo su sueldo sin dejarlo si quiera para una cerveza un viernes en la tarde.

Pero muy seguramente, a pesar de eso, sus padres o amigos cercanos siempre le hacen la pregunta “¿Si estás ahorrando?”, a lo que usted mentalmente piensa “¿Y cómo pretendes que lo haga si a penas me alcanza?”. Si esta es su situación, probablemente sea también de quienes consideran que se debe ahorrar solo cuando ‘el dinero sobra’. Pero, querido lector de Finanzas Personales, está equivocado.

El ahorro no depende exclusivamente de su salario o de sus ingresos o de su nivel de vida sino, específicamente, de sus motivaciones. Y no es que para esto tenga que terminar almorzando todos los días atún y arroz, con el fin de obtener ese dinero para depositarlo en una cuenta o (aunque menos conveniente) en la alcancía que tiene en su cuarto.

Y aunque todo parece indicar que tiene muchas deudas (¿cómo saberlo?)y que no tiene un respiro para pensar en más, si le interesa dejar de endeudarse a futuro y hacer realidad sus metas financieras por su propia cuenta, lo primero que tiene que hacer es cambiar de chip y dejar de usar el “no me alcanza el dinero para ahorrar” por un “voy a intentar ahorrar lo más que pueda”.

FP le recomienda leer "Trucos psicológicos efectivos para ser más ahorrador".

Así lo vea complicado, ahorrar no es algo que solamente puedan hacer las personas ricas o con altos sueldos y sin responsabilidades, la clave está en organizarse bien y dejar de despreciar las pequeñas alternativas que tiene para evitar seguir gastando.

¿Cómo hacerlo?

Una vez usted cambia la mentalidad y que realmente quiere tener toda la actitud para empezar a ahorrar, siga los siguientes pasos.

Paso 1: Viva dentro de sus posibilidades. Esto significa empezar a comprender realmente cuál es su estilo de vida y cómo mantenerlo de forma adecuada, sin que haga gastos que no correspondan ya sea por simple capricho de querer darse el lujo o porque no se ha dado cuenta de esas cosas inútiles en las que sigue gastando a diario. ¿Cómo hacerlo? Aquí le decimos.

Paso 2: Repiense la forma en la que hace las compras. Considere los lugares en los que está haciendo mercado, así como la frecuencia y los gastos que tiene cada seis meses (como la ropa o algunos productos para el hogar). Luego, pregúntese: ¿realmente los compra cuando lo necesita? ¿Ha buscado sitios donde sean esos productos más económicos? Esto le puede ayudar a darse cuenta que quizás no está siendo tan inteligente como debiera a la hora de hacer compras.

Por un lado, puede que usted no tenga un cronograma para hacer las compras del mercado (por ejemplo, que los martes se dedique a aprovechar los descuentos por frutas y carnes que ofrecen algunos supermercados) o que las compras de productos no perecederos las haga cada tres meses. Una vez usted sabe cuándo comprar qué, se dará cuenta que no sólo todo le alcanzará más sino que también gastará menos dinero.

Además, tampoco ‘se case’ con un solo sitio. Pregunte, verifique, visite, ‘chismosee’. Una de las estrategias más útiles de las personas que pueden sobrevivir con un salario bajo es siempre buscar la forma de que mes a mes gaste menos dinero por las mismas compras, lo que se logra verificando y comparando precios en distintos establecimientos.

Por ejemplo, según una publicación de Forbes, la ropa y el calzado son las más grandes fugas de dinero. Así, plantean una estrategia en al que debe tener en su armario solamente 37 piezas, que sean las necesarias y las que realmente use. Las demás, puede venderlas o regalarlas y así, reduce la cantidad de veces con la que compra ropa de forma innecesaria y, cuando la vaya a cambiar, es porque realmente lo necesita.

Paso 3: el sobrante o ‘las deudas’, siempre guárdelo. Por ejemplo, si usted ya logró hacer lo propuesto en el paso 2, seguramente tendrá un excedente de dinero… así sea de al menos $5.000, con el que podrá ir pensando guardarlo para sus metas personales. Aunque usted no lo crea, no necesita grandes cantidades para hacerlo y, en cambio, si guarda las monedas o los billetes de $1.000 y $2.000 cada noche que regresa a su casa, se dará cuenta de que, sin quererlo, a final de mes tiene una cantidad que no pensaba antes.

Paso 4: Maneje correctamente sus deudas. Algunos expertos señalan que esto implica que usted debe saber cuáles son las más costosas que tiene (tasas de interés más altas) y el plazo o cuánto le falta por pagar. Esto también requiere que no se deje colgar, que pague las cuotas cuando corresponde para que no le cobren intereses por demorarse en pagar y que, cuando tenga dinero extra (como las primas o aumentos de salario), pueda pagar más de lo que corresponde. Con esto, no solo le gana al banco, sino que sale más rápido de la deuda.

Paso 5: Consolide sus deudas en un solo lugar. Esto quiere decir que en vez de tener tantos créditos con varios bancos, deje todo en uno solo para que le mejoren las condiciones y no tenga que estar pendiente de distintos plazos. Para hacerlo, aquí le indicamos cómo.

Paso 6: Coma en casa. Aunque le dé pereza hacer las cuentas, no se imagina la cantidad de dinero que puede llegar a ahorrarse mensualmente cocinando sus comidas en casa: todo es cuestión de organizarse y preparar las cosas con tiempo sin que sea, necesariamente, por la mañana. Una estrategia de la página web The Nest sugiere que es más conveniente hacerlo por las noches, con tranquilidad; pero hay personas que también planean toda la semana y guardan en el refrigerador la comida.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.