La generación “sándwich”: ¿cómo debería manejar sus finanzas?

Es un término curioso pero hace referencia a aquellas personas que deben asumir doble responsabilidad económica cuando tienen hijos y cuando sus padres están inactivos económicamente. ¿Qué hacer?

La generación “sándwich”: ¿cómo debería manejar sus finanzas? La generación “sándwich”: ¿cómo debería manejar sus finanzas?

Aunque el concepto es adoptado de un anglicismo, la generación sándwich se ha hecho muy famosa porque es la que está ocupando un amplio porcentaje en las empresas: según explica US News, se trata de aquellas personas que tienen bajo su responsabilidad económica tanto a sus hijos como a sus padres, que son profesionales de mediana edad y que no han alcanzado una plenitud laboral como para facilitar el sostenimiento de estas personas que dependen de él.

Este fenómeno suele ser común en aquellos que tienen entre 32 y 50 años, momento en el que se reúnen las cuentas del colegio de los hijos, considerar un ahorro para su universidad, pero también colaborar un poco con sus padres, a quienes su pensión no les alcanza lo suficiente o pueden estar atravesando por un momento económico difícil en el que su mesada pensional no alcanza.

FP le recomienda “Este es el principal problema de los jóvenes colombianos”

Con esto, pensar en ahorrar puede verse como algo imposible: aunque tiene que irse preparando para el futuro propio de su jubilación, considerar nuevas inversiones para que le brinden algo de dinero extra y procurar mejorar sus propias condiciones de vida; es bastante complicado sobrellevar todas estas metas financieras al mismo tiempo. ¿Cómo lograrlo?

  • Elija prioridades

Es importante que sea sincero con usted mismo y establezca realmente cuáles son los siguientes pasos que debe asumir en su vida, qué etapas vienen primero y a cuáles podría llegar a darle un plazo de tiempo más lejano. Así, según AOL, considere en su preciso momento si quizá el ahorro para una universidad puede esperar o  si quizá sus padres aún pueden tener un ingreso.

Recuerde que, en parte, usted debe ser responsable con usted mismo ante todo, pues es quien se convertirá en el proveedor, así que su pensión y su salud, deberán estar en primer lugar. Eso sí, no se dé lujos de viajes o compras suntuosas que podrían esperar luego de un par de años.

  • Sea proactivo

Esto se traduce en que debe hacer un plan lo más pronto posible, incluso, si aún no ha llegado a verse en una situación como la que aquí estamos describiendo. Según US News, lo más recomendable es hablar con sus padres sobre su pensión y lo que va a pasar en términos de sucesión; así como debe tener la charla con sus hijos sobre cómo ayudarán con los gastos en la universidad.

No se idealice, no crea que va a lograr algo que realmente puede ser complicado (como el montar un negocio que le ayude o contar con dinero extra que aún no sabe si va a tener). Sea realista y póngase fechas y montos mensuales para empezar a tomar las riendas en el asunto.

Lea también “Los verdaderos problemas financieros de ser soltero”

  • Manténgase dentro de un presupuesto

Aquí sí nada que hacer. Quien no cuente con uno y haga parte de esta generación, se verá en graves y serios problemas financieros que dificultarán por completo la situación. Mire sus ingresos y en los gastos estime adecuadamente cuánto tendrá que destinar para sus hijos y para sus padres. Y aunque mes a mes podría llegar a cambiar los valores, es importante que lleve siempre esta contabilidad, para no gastar de más en lo que no debe y atenerse a sus propios límites financieros.

  • Explore todas las opciones de ahorro

Es básico. Entre más pueda ahorrar, más oportunidades tendrá de invertir y, con ello, generar ese “dinero extra” que tanto puede estar necesitando. Según el Daily Finance, es importante mirar desde opciones como descuentos automáticos en su nómina que vayan para un fondo de empleados, hasta una cuenta adicional con su pareja dedicada exclusivamente a los gastos de los hijos. Recorte lo que cree que no necesita, disminuya sus gastos al máximo y considere opciones como becas o ayudas del gobierno para quienes dependen de usted.

  • Exija a su hijo adulto

Si su hijo ya cumplió los 18 años, no le dé pena exigirle. Incluso, prepárelo desde ya para el mundo real que va a enfrentar y que le pueda colaborar económicamente con algunos gastos que, incluso, serán los suyos propios. No permita que no comprendan la realidad económica de la casa y asígnele responsabilidades que usted sepa que puede llegar a asumir.

Póngale retos e incentívelo a que se ayude y se valide por su propia cuenta como parte del proceso de crecimiento que va a empezar a vivir de ahora en adelante.

Quizás le interese “Los peores errores financieros por cada edad”.

  • Apóyese con su familia

Finalmente, si está dentro de sus posibilidades, organícese con sus hermanos o familiares para que pueda encontrar un apoyo con respecto a sus padres. No permita que usted sea el único en asumir la responsabilidad y que, aunque puede que usted cuente con una mejor situación financiera, los demás también deberán hacer su respectivo aporte en lo que puedan contribuir.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.