Esta es la forma en la que debería manejar el dinero durante una ruptura

Además del dolor sentimental, terminar con su pareja significa también afrontar cambios importantes en sus hábitos financieros. Un experto le enseña cómo manejar la situación.

(Getty Images) (Getty Images)

Está claro que los divorcios son una pesadilla, pero no hay duda que, aún si no hay nupcias, una ruptura de noviazgo puede ser igual de tormentosa. En el lado positivo, no hay tantas reglas y leyes a seguir en comparación con un divorcio, que además de ser un proceso engorroso, resulta bastante caro para su bolsillo. En este caso tienen la facilidad de dividir sus vidas sin la participación de ningún abogado.

De acuerdo con estudios de la Universidad de Ohio, las personas que se divorcian tienen una pérdida de su riqueza en cerca del 77%, en parte porque implica que todo lo adquirido con la pareja debe dividirse en partes iguales y, aunque haya sido usted quien más dinero haya puesto, esto no importa a la hora de disolver un matrimonio.

Por eso, cuando un noviazgo termina, es mucho más fácil llegar a acuerdos para que ambas partes queden en igualdad de condiciones. “Una ruptura amorosa ya de por sí deja un gran vacío existencial, porque es como vivir la muerte de un ser querido, de la persona con la que compartía su ser vital”, dice Johanna Sarthou, psicóloga de la Sociedad para el Avance de la Psicoterapia Centrada en el Sentido.

“Si le agregamos el factor monetario, muchas veces termina siendo peor que la enfermedad, ya que las emociones obnubilan el pensamiento racional, que es esencial para las finanzas”, afirma.

Le puede interesar: Las 10 profesiones que son más propensas al divorcio

Para hacer la transición lo menos traumática posible, el planificador financiero David Rae, dio a Fast Company estos 5 consejos para que aplique al momento de la crisis amorosa.

1. Cierre todas sus cuentas conjuntas

Es mejor estar del lado del vivo que del bobo, así que por más manipulación que pueda estar recibiendo de su ex pareja, elimínela como usuario autorizado en cualquiera de sus tarjetas de crédito.

Además, cierre cualquier cuenta conjunta y divida el dinero de manera justa. Tenga en cuenta las facturas que se cargan automáticamente de esas cuentas para evitar los pagos faltantes de cosas como el seguro del automóvil, el seguro de propietario de vivienda o Netflix.

2. Decida quién se queda con la casa

Aunque no sean marido y mujer, es probable que usted haya tomado la decisión de irse a vivir juntos para reducir gastos, ya que probablemente en ese momento del idilio de amor esa era la mejor idea.

Esto probablemente sea más fácil si sólo uno de ustedes es dueño de la casa. Si ese es el caso para usted, será tan fácil como sacar a su ex del dibujo (o eso es lo que se espera).

Si están rentando, deberá considerar a nombre de quién está el contrato de arrendamiento. A partir de ahí, usted puede decidir quién debe tomar el apartamento. Si su contrato de arrendamiento es mes a mes, ambos pueden optar por desalojar. Si necesita romper el contrato de arrendamiento, ambos deben compartir el costo.

No se olvide de los otros costos. Si bien puede que no parezca un gran problema en ese momento, ¿quiere que su ex pueda desconectar sus servicios? A la inversa, ¿desea seguir pagando por la electricidad donde ya no vive y luego esperar a que su ex lo reembolse?

Siga leyendo: Cuánto gasta una colombiana para salir de la tusa

3. Sea justo al dividir sus cosas

“Hace poco hablé con una pareja que estaba peleando por la colección de zapatos de diseñador de la mujer. El hombreo quería dividir las cosas exactamente de manera equitativa. Pensó que la mejor manera de hacer esto sería que cada uno de ellos consiguiera un zapato (1/2 un par cada uno). Él tomaría el Jimmy Choo de la derecha y ella el de la izquierda. Esto es sólo un acto irracional que solamente haría inútil la colección de zapatos”.

Si trajo algo a la relación, puede quedárselo. Si lo compraron juntos, puede comprar la parte de la otra persona. Algunas cosas, como el suéter de Navidad de su querida tía, probablemente deberían ser donadas.

Considere contratar a un mediador para facilitar la división de propiedades si la situación se pone complicada. “Esto es algo que recomiendo para parejas que se divorcian también. ¿Por qué pagar a dos abogados, cada uno de los cuales cobra $350 dólares por hora (o más), para ayudarlo a dividir los artículos que, cuando se suman, no cuestan tanto como los honorarios del abogado?”, dice Rae. Tenga en cuenta que un hogar promedio tiene algo así como 300.000 artículos. Lo más probable es que usted ni note si el 99% de esas cosas desaparecen.

4. Divida la deuda compartida

Si tienen deudas juntas, busquen formas de dividirlas equitativamente. ¿Quién recibe el carro y las cuotas que hacen falta? ¿Pusieron sus últimas vacaciones en una tarjeta de crédito? Si es así, decida cómo liquidar esa deuda o divida el costo.

5. Aprenda de este proceso

Si el proceso se vuelve polémico, mire el lado positivo de ello. Aprenda y trate de no terminar de nuevo en esta posición. A menudo, una de las partes, si no las dos, se atornillan en su pensamiento cuando se dividen. Con suerte, si ambas llegan a acuerdos, no tendrán que aprender esta lección de la manera más difícil. Si es así, haga que sea una lección que solo necesite que le enseñen una vez.

Finalmente, sepa que las personas que entran a este tipo de crisis se ven enfrentados a una nueva realidad en la que tienen que ser más conscientes del dinero y hasta buscar nuevas opciones de inversión y ahorro. Y, aunque en ese momento todo parece “color hormiga”, lo cierto es que después de la tormenta, siempre llega la calma.

FP recomienda: The Breakup Shop: la empresa que cobra por romper relaciones amorosas por usted

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.