Una forma de “hacerle quite” al precio tan alto del dólar

Ya sea porque usted es un empresario, porque va a estudiar en el exterior o porque piensa viajar fuera del país, existe una forma en la que puede “resguardarse” de las altas variaciones que ha tenido la moneda estadounidense.

Flickr Todd Porter Flickr Todd Porter
El dólar no ha dejado de ser noticia, especialmente, por los niveles que ha alcanzado durante estas últimas semanas de agosto de 2015. Así, se han registrado nuevos máximos y cifras récord que superaron los $3.200 y que ponen a muchas personas a pensar dos veces las decisiones financieras que vayan a tomar en lo que resta del año, especialmente, porque muchos analistas expertos en el tema, consideran que esta moneda va a seguir estando en niveles altos.

Siendo así, quienes necesitan sí o sí usar esta moneda, deben considerar una forma para “resguardarse” de esas volatilidades (sube y baja) que puede llegar a presentar la moneda. Una de esas se denomina “futuros” o “forwards” que, aunque suene muy complicado, le puede ayudar bastante a la hora de pensar en términos de dólares.

FP le recomienda leer "¿Por qué hasta usted, ciudadano de a pie, pierde con el dólar caro?".

En otras palabras, Patricia Tovar, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio Colombobritánica, añade que “no hay una fórmula exacta para que no afecte la tasa de cambio, sin embargo, es posible reducir el riesgo de la rentabilidad mediante herramientas que permiten anticiparse y poder tener planes y procedimientos para minimizar el riesgo y disminuir el impacto de situaciones adversas, como son los derivados financieros”.

Así, estos mecanismos son una forma de protección para evitar que suba o baje mucho el dólar. Andrés Venegas, vicepresidente mercado de capitales de Credicorp Capital, explica que “desde el año 2003 las sociedades comisionistas de bolsa ofrecen los futuros sobre la TRM, un derivado que permite que empresas de sector real y personas naturales que no tienen acceso a este tipo de productos a través de los bancos, puedan cubrir el riesgo asociado a la tasa de cambio, o especular con el precio de este activo a unos costos muy bajos”.

Esto puede ser bastante útil para las empresas, especialmente importadoras o exportadoras, así como para las personas que necesiten hacer transacciones en el exterior.


Lea también "Los ‘haga‘ y ‘no haga‘ con un dólar de $3.000".


De acuerdo con Patricia Tovar se trata de “contratos no estandarizados en los que se asume el riesgo en contra parte, dónde se negocia comprar o vender un activo a un precio fijo en una fecha determinada, de esta forma se asegurará el margen de rentabilidad de la empresa”.

Esto se traduce en que funciona como una especie de "apuesta" en la que tanto usted (como empresa o persona) y la entidad (comisionista de bolsa o banco) se comprometen a pagar un precio del dólar a una fecha determinada, ya sea porque considere que pueda llegar a estar más alto o más bajo de lo que está actualmente.

En un ejemplo, si usted es un importador y quiere apostar a que el dólar va a estar a $2.800 el 30 de octubre, puede hacerlo, bajo las condiciones que la entidad también establezca. Una vez llega la fecha, se hará efectiva esa operación. Claro, hay un riesgo grande y es que el dólar puede que esté en $2.600, con lo cual habría perdido pero también puede que a esa fecha, esté en $3.200; con lo que puede que haya ganado.

Así, se trata de una operación que lo resguarda, de cierta forma y con una asesoría que le permite analizar la situación, el contexto, las circunstancias y demás, para establecer un posible valor.

Al respecto, Tovar añade que “el costo de un forward se calcula del resultado diferencial de las tasas de interés (Pesos y dólares). Los forward pueden ser costosos, pero son una alternativa segura y confiable. Se negocian a través del sector financiero”.

Así se pide

El trámite es sencillo. El especialista de Credicorp señala que “basta con abrir una cuenta en una sociedad comisionista de bolsa, firmar un contrato marco y depositar una garantía equivalente al 8% del monto que desee cubrir. Los costos son muy bajos y la liquidación se hace por diferenciales entre el precio pactado y la TRM del día del vencimiento para cualquiera de los dos casos, futuros o forwards”.

No obstante, esto puede tener unos costos determinados dada la coyuntura actual en la que hay una devaluación tan alta, es decir, que el dólar está tan caro; porque muchas empresas pueden buscar este mecanismo para resguardarse, pero igualmente, “los empresarios no pueden dejar que la tasa de cambio maneje su negocio, se tienen que tomar decisiones, siempre es momento de actuar. Si no hay un cubrimiento efectivo del riesgo se pueden afectar los resultados y la viabilidad de una compañía” añadió la experta de la Cámara Colombobritánica.

¿Quién lo puede pedir? Realmente cualquier persona natural o empresa. Se trata de un mecanismo que es regulado y vigilado pues, según dice Venegas, “luego de depositar las garantías, éstas son trasladadas a la Cámara de Riesgo Central de Contraparte de Colombia y puede empezar a hacer operaciones a partir de USD 5.000 hasta el monto que el cliente necesite cubrir, con plazos que van desde 1 día hasta los 365 días”.

Y aunque no está demás, debe hacer las respectivas consultas ya que este tipo de productos puede aplicar algunas retenciones e impuestos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.