Las cinco claves para entrar al club del millón

Muchos quisieran tener la fórmula para entrar al exclusivo grupo de los millonarios. Bueno, FP le entrega las claves con la que muchos amasaron una gran fortuna.

millonario millonario
Los líderes exitosos saben que el truco para renovar un negocio moribundo no es sólo lograr que los empleados trabajen más duro, sino también que piensen de manera distinta. A veces eso requiere de tácticas motivacionales no convencionales.

A continuación las cinco actitudes para lograr entrar al club de los millonarios:

1. Hacer un compromiso:
Anota tus metas de ahorro o compártelas con un amigo o familiar de confianza. En su reciente investigación sobre el comportamiento respecto al ahorro, la economista Jill Luoto de Rand Corp. descubrió que el simple hecho de comprometerse a ser un mejor ahorrador hace que la gente sea mucho mejor en el ahorro.

"A la gente le gusta ser coherente en sus palabras y sus acciones", dice Luoto. "Si haces un compromiso frente a tus amigos y familiares, la presión social te hará cumplir más con esa conducta".

2. Cierra la caja:
Haz que una parte de tus ahorros sean difíciles de acceder. Aprovecha las cuentas de propósito especial que penalizan los retiros anticipados, como las cuentas de ahorro para el retiro y las de ahorro para la universidad.

3. No mires atrás:
Cuando se realiza una inversión en los mercados, lo que funciona es olvidar lo mucho que invertiste. En un estudio de Caltech, los inversores estudiantes a quienes no se les recordó el precio que pagaron por las acciones tuvieron 31% menos probabilidades de cometer errores de transacción que la gente que conocía su base de costos, como vender acciones ganadoras antes de tiempo o mantener acciones perdedoras durante demasiado tiempo.

4. Sigue moviéndote:
Un truco simple para ayudar a mantener tu enfoque en el futuro: coloca una tabla cerca de tu computadora que muestre los rendimientos de las acciones en los últimos cincuenta y tantos años, y destaca los periodos en los que el mercado pasó una mala racha. Dichas tablas, dice el economista de Harvard John Y. Campbell, ayudan "a recordarte que los mejores momentos para invertir, a menudo vienen después de periodos en los que la gente perdió mucho dinero".

5. Humildad, ante todo:
Los jefes arrogantes a menudo hacen malas adquisiciones. Un estudio de 2012 concluyó que los gestores de fondos cuyos informes anuales estaban llenos de optimismo se rezagaron ante el mercado. "Si tienes una debilidad, es mejor que tengas menos confianza en ti mismo y que seas vacilante a que tengas un exceso de confianza", dice el profesor de Finanzas de la NYU Aswath Damodaran.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.