Las 5 estrategias para sobrevivir con un salario mínimo

por Sebastián Ávila

Desde el primero de enero de 2016 el salario mínimo subió un 7%, lo que equivale a un incremento de $45 mil mensuales. Pero  ¿realmente un salario de $689.454 alcanza para arriendo, transporte, alimentación y demás?

Las 5 estrategias para sobrevivir con un salario mínimo Las 5 estrategias para sobrevivir con un salario mínimo

En Colombia, de acuerdo con un estudio de Trabajando.com, más de la mitad de los colombianos viven con un salario mínimo que, en términos populares, “no alcanza para nada”: Por un lado, está el arriendo. Hay que tener en cuenta que cerca del 40% de la población vive en esta condición y que el incremento para este 2016 puede ser de hasta el 6,77%. Pero, por otro, está también el transporte público en Bogotá, tiene un costo de $2.000 por trayecto así como también los precios de la canasta familiar podrían llegar a incrementar su impuesto al 18% o 19%.

Entonces, haciendo cuentas, un salario mínimo incrementó a $1.500 diarios para este año, pero con la subida de precios de todos los demás, es evidente que el bolsillo no alcanza a soportar tanto. Pero, precisamente, el colombiano se caracteriza por ser “verraco” y ha creado algunas “estrategias criollas” para ahorrar y hacer rendir la ‘platica’.

Finanzas Personales se dio a la tarea de mirar cuáles podían ser esas estrategias de personas que sobreviven con el mínimo. Si usted está en esta situación, ¿qué puede hacer?

FP le recomienda leer: En cuánto subió…

  1. La estrategia de la profe Diana

Diana Riaño es profesora de preescolar y trabaja en un colegio en el noroccidente de Bogotá. Sus honorarios son los fijados por el Gobierno y la ganancia real de su sueldo, no le alcanza para pagar arriendo, hacer mercado, mantener a sus dos hijos y ahorrar.

Como muchos colombianos, ha recurrido a otras actividades para generar ingresos adicionales y así, poder solventar sus gastos. Con este panorama, las ventas de productos de belleza por catálogo, arreglo de uñas y artículos  de arte country, parecen ser, un alivio en el bolsillo de esta familia.

  1. Cómprele a “Don Carlitos”:

Tenga en cuenta que a la hora de hacer mercado los productos en supermercados pueden ser más costosos de los que puede conseguir en plazas de mercado. En las plazas o con vendedores informales usted puede negociar o regatear el precio de los productos, incluso pedir la “ñapa” o comprar por unidad.

  1. Sume y reste:

Ahorrar es el mejor hábito para cumplir los sueños y la mejor manera de afrontar la recesión. Así que si puede ahorrar, aunque sea “algunos pesos” hágalo y pague deudas. Priorice los gastos, salga de deudas y cuide su bolsillo. Eso sí, el ahorro es un bien sagrado que el tiempo se lo va a agradecer.

Incluso, en Colombia, muchos hogares acuden a las famosas “cadenas” de ahorro, un método que consiste en reunir un grupo de personas y se determina una cuota fija mensual en la que todos los integrantes que participan deben aportar el mismo valor en una fecha específica.  El valor acumulado se va otorgando en un orden específico de acuerdo al sorteo  desde el inicio de la cadena.  No obstante, tenga cuidado con este tipo de situaciones pues, a la hora de reclamar, nadie le responderá.

  1. Reutilizar

Otra de las estrategias que FP halló en sus entrevistas a personas que viven con un salario mínimo es la de reutilizar. Dice el cuento popular que si usted es el menor de sus hermanos, muy seguramente habrá heredado la ropa, libros del colegio  y otros enseres que ellos dejan de usar a medida que van creciendo, lo que sucede con otros familiares, vecinos y amigos.

Esta es una buena opción de ahorro, ya que si la ropa se encuentra en buen estado,  la pueden pasar de generación en generación.

Pero la estrategia aplica para otras situaciones, como el reciclaje del agua de su lavadora para reutilizarla en los baños de su casa, lavar su carro,  regar su jardín y lavar loza. Desenchufe todos los electrodomésticos mientras no se encuentra en  casa y no duerma con el televisor prendido. La factura de la energía le agradecerá no prender los bombillos mientras es de día.  

  1. ¡Sobreviva y resista!

Seguramente muchos de sus conocidos estarán en la misma situación, por lo que puede realizar acciones compartidas para ahorrar. Por ejemplo, sus vecinos pueden pasar por el lugar de su trabajo y lo podrían llevar  o recoger “al gratín” o gratis.

Trate de no pedir créditos o préstamos en los bancos o con el “gota a gota”. Una persona inteligente que sobrevive con el mínimo sabe que lo peor que puede hacer en su vida es endeudarse, por lo que siempre habrá una forma distinta de obtener dinero extra o crear negocio, antes de endeudarse. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.