3 señales que indican que no debe comprar casa

Invertir en vivienda es una buena opción, sin embargo, si no está listo para hacerlo es preferible que aplace la inversión porque podría estar perdiendo dinero.

123RF 123RF

Comprar casa siempre ha sido un buen negocio, primero, porque cuando usted no tiene un techo propio dónde vivir, estaría construyendo patrimonio y segundo, porque lo puede convertir en un negocio, ya sea, comprando y vendiendo casas o arrendando las que tiene a su nombre.

A pesar de que muchos jóvenes piensen en viajar por el mundo y no atarse a responsabilidades por disfrutar de su vida, otros son conscientes de que deben pensar en su futuro, pues no toda la vida serán “jóvenes y bellos” como suelen recalcar los padres y abuelos. Y no le estamos diciendo que debe dejar el nido y empezar asumir gastos, no, usted puede ir abonando a un apartamento para que en dado momento se vaya a vivir allí o simplemente lo arriende por inversión.

Quizá le interese: Esta es la edad ideal “para dejar el nido”

A veces la excusa ni siquiera es la mentalidad de querer andar libres por el mundo, es más bien, la falta de dinero o los años interminables que representan las cuotas de un crédito hipotecario, pues el solo hecho de pensar que toca asumir una obligación de 10 a 20 años asusta a cualquiera. Pero, si lo piensa bien, el tiempo se pasa en un “solo suspiro” o es que no se acuerda  que hace tan solo unos años usted apenas era un adolescente de colegio.

Así mismo pasa con las inversiones, son a largo plazo, por lo mismo, no tiene porque acelerarse, finalmente las cosas no se consiguen de la noche a la mañano, todo tiene su proceso. Es igual que la realización de un pregrado, usted paga un buen monto por su educación y el retorno solo lo va a ver a través de los años, cuando vaya ascendiendo laboralmente y encontrando un mejor cargo y remuneración.

Sin embargo, aunque comprar casa sea una buena inversión, usted debe prepararse para asumir esa gran responsabilidad, no le puede pasar que por no informarse bien termine perdiendo dinero, pagando más de lo esperado, adquiriendo un bien no muy rentable o peor aún de mala calidad.

Por eso, en esta oportunidad queremos advertirle con unas señales que de acuerdo con Make It indican que todavía no es el momento de que compre vivienda y más bien se prepare o espere un poco más de tiempo para la inversión.

1.No sabe lo que quiere: antes de decidirse por una u otra casa es importante que análice las variables diferentes al costo de la vivienda y que le pueden generar un mayor gasto, por ejemplo, el estrato, el transporte, el sector, la administración, los almacenes o el parqueadero con el que disponga la residencia.

Si usted no evalúa estas cosas puede pasar que al poco tiempo de pasar a habitar el apartamento o casa se aburra o si lo va a arrendar que los inquilinos no le duren mucho tiempo. Ahora, si la inversión la va a hacer en pareja, asegúrese de discutir sobre qué casa podría funcionar mejor para los dos.

Lo mejor es que se evite problemas futuros con su pareja. Pues aunque no lo crea son situaciones que pasan muy seguido, según una investigación de LendingHome, el 60% de las parejas que tienen una relación menor a cuatro años discuten con frecuencia o mucho sobre este tema, mientras que aquellas que llevan más de cinco años tienen este tipo de discusiones en un 50%.

El informe también reporta que los principales desacuerdos entre las parejas son:

El nivel de deuda a asumir (49%)

El estilo de la casa (46%)

El tamaño de la casa (45%)

Comprar una casa que requiere o no de una remodelación (43%)

Ya sabe, asegúrese de que usted y su pareja lleguen a una feliz determinación antes de comprar vivienda. Lo ideal es que ambos sean un apoyo porque se trata de una inversión a largo plazo y con un aporte monetario mutuo.

Mire Estos son los costos de cambiar de un estrato a otro

  1. No tiene un plan de ingresos a cinco años: como ya lo mencionamos anteriormente, un crédito hipotecario mínimo requiere un plazo de pago a cinco años y si usted no está preparado de alguna forma para ello es preferible que se abstenga de invertir.

Sabemos que es difícil tener seguridad de la estabilidad de un empleo porque en el momento menos inesperado lo pueden echar o puede pasar por una calamidad, sin embargo, usted debe prepararse con un plan B en caso de que esto le ocurra, piense en cómo podría conseguir dinero extra o qué activos podría vender para pagar las cuotas del préstamo, lo importante es evitar quedar en mora, porque recuerde una cosa, las entidades financieras jamás se dan el lujo de perder.

El empresario Tony Robbins dijo a Make It que “los millennials deben encontrar la forma de tener un flujo de caja adicional a sus ingresos” y agrega que unas de las formas de lograrlo es adquiriendo la vivienda para arrendarla.

  1. No tiene dinero ahorrado: el orden sería que usted desde que comienza con su primer empleo haga un ahorro mínimo del 10% de sus ingresos para que por lo menos reúna la cuota inicial de la casa que desea comprar.

Lo ideal es que tenga un ahorro del 10% o el 20% de la casa que desea adquirir, eso es un logro importante y puede hacerlo por ejemplo a través de cuentas como las AFC. Sin embargo, cuando firme el contrato se dará cuenta que tal vez el ahorro no fue muy significativo.

Por otro lado, según Eric Roberge, CFP y fundador de Beyond Your Hammok, dijo a Make It existen otros seis factores además de la cuota inicial para los cuales necesitará un poco más de presupuesto, algunos son: los gastos de mudanza, las reparaciones y el mantenimiento, los pagos de hipoteca y de escrituración, y el fondo de emergencia.

Finalmente, tenga en cuenta que el dinero no es solo para comprar la casa, después de adquirirla tiene que pagar impuestos, comenzar a pagar servicios y mantenimientos que le pueden representar el 10  y 20% del precio de la casa cada año.

Este es El peor error al buscar la cuota inicial para comprar casa

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.