Consejos para compra y venta de Finca Raíz

La oferta de bienes inmuebles en Colombia es amplia y diversa. Por esa razón conviene asesorarse con el Grupo Aval para no errar en la elección.

Consejos para compra y venta de Finca Raíz Consejos para compra y venta de Finca Raíz
Un lote, un apartamento, una casa, un local, una oficina o una bodega son alternativas de inversión en finca raíz que cualquier persona con un excedente de capital contempla para aumentar su patrimonio.

Sin embargo, sea por el crecimiento desordenado de las ciudades o por líos judiciales de los inmuebles, la inversión de los sueños puede convertirse en un dolor de cabeza. Pero antes de comenzar a buscar hay que definir exactamente qué es lo que se quiere y cuál es el presupuesto (o la facilidad de acceso al crédito hipotecario) con el que se cuenta: un inmueble comercial, industrial o para vivienda, la ubicación (urbano o rural), el estrato y su influencia en el costo de los impuestos y los servicios públicos, la administración si se trata de una copropiedad, son algunos de los elementos por considerar.

Según el Grupo Aval, “En principio, hay varias maneras de emprender la búsqueda de finca raíz: los periódicos, las revistas especializadas, los sitios web y, recientemente, las aplicaciones de teléfonos inteligentes son caminos válidos para encontrar, pero también las agencias inmobiliarias pueden ayudar dados los inmuebles consignados.”

Luego de las necesarias llamadas telefónicas en búsqueda de información y para concertar una visita, conviene anotar cuidadosamente lo que el vendedor ofrece y comparar con la realidad. Normalmente cuando hay demasiadas diferencias es porque hay gato encerrado y es mejor no arriesgar.

Pero, si el inmueble cumple con las expectativas, el paso siguiente es el más importante: el estado legal. Es imprescindible verificar que en el certificado de tradición no haya pendientes judiciales, fiscales ni tributarios pues nadie quiere adquirir problemas. Así mismo, conviene solicitar una copia de las escrituras para comparar lo allí escrito con el mencionado certificado.

Si se trata de una copropiedad es importante solicitar las actas de la última asamblea y así enterarse de decisiones que se hayan tomado y afecten la salud de los inmuebles o problemas que haya por resolver y que exijan la erogación de cuotas extraordinarias.

Si todo lo anterior está sano, viene el momento de la negociación. Los tiempos en que el valor comercial significaba el doble (o más) del valor catastral pertenecen al pasado. Dadas las regulaciones municipales, estos dos valores se vienen acercando y, hoy día, se tiene un valor comercial del 50% más del catastral.

Si no se llega a acuerdo directo entre el comprador y el vendedor, es posible que una agencia inmobiliaria o, en caso de que se requiera crédito hipotecario, un banco -como el de Bogotá, el de Occidente, el Popular o el AV Villas- diriman la diferencia. Pero, en últimas, si el vendedor insiste en un precio muy alto, hay que pasar la página y seguir buscando.

Cuando se necesita el apoyo del sistema bancario, es importante tener en cuenta el factor tiempo: mientras el banco hace el avalúo y se mueven las ruedas de la solicitud y aprobación del crédito para el desembolso pueden pasar dos meses, lo cual hay que contemplar en la promesa de compraventa.

Un negocio exitoso comienza por una buena promesa de compraventa, en la que se contemplen la mayor cantidad de posibilidades para que no se vaya a desbaratar la transacción y, en el peor de los casos, cómo desbaratarlo. En las notarías prestan el servicio y facilitan modelos sanos de promesas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.