Guía para saber cuándo comprar o vender una acción

Si usted es de quienes ha buscado una fuente de inversión alternativa y ha visto en las acciones que emiten las empresas, una posibilidad, pero no tiene mucho conocimiento, aquí puede tener algunas pautas.

Guía para saber cuándo comprar o vender una acción Guía para saber cuándo comprar o vender una acción

Hoy en día son varias las alternativas de inversión que existen con el fin de que las personas puedan poner a rentar su dinero, es decir, que ese esfuerzo que hicieron al ahorrar y lograr acumular cierta cantidad tenga una verdadera utilidad y se convierta, de cierta forma, un ingreso pasivo, es decir, de esos a los que no tiene que prestar mucha atención ni invertir tiempo, porque “alguien más” lo hace por usted.

“Los CDT pasaron de moda y ahora siete de cada 10 ciudadanos está buscando formas de hacer rendir su dinero, incluso asumiendo un riesgo mayor”, señala Diego Franco, director de investigaciones económicas de Franco Valores.

“En ese sentido, el mercado bursátil brinda más opciones, de ellas la más común son las acciones, especialmente luego que en 2007 Ecopetrol salió al mercado de valores motivando sus títulos como inversión común en los hogares colombianos”, continúa.

En este caso, en FP ya hemos explicado cómo funcionan las acciones y cómo usted puede hacer dinero cuando las compra, por si es de quienes le interesa aprender; pero también es importante que conozca el riesgo en este tipo de negocios y, más aún, que cuente con unos conocimientos mínimos para tomar las decisiones adecuadas.

Lo básico

Aunque suene un poco raro, lo primero que debe tener en cuenta a la hora de invertir en acciones, es conocerse a usted mismo. Esto le ayudará a saber qué tan arriesgado es y conocer sus objetivos, es decir, qué es lo que realmente quiere lograr con ese dinero que invierte y para qué espera usarlo una vez haya ganado una rentabilidad.

Al respecto, César Cuervo, analista de renta variable de Credicorp Capital, explica que lo primero es revisar la propensión natural a ser arriesgado, es decir, hay gente que se siente cómoda a situaciones de incertidumbre, como hay gente que no.

“Lo segundo es mirar que porcentaje de la plata total que tengo, voy a considerar invertir. Lo tercero, considerar para cuándo voy a necesitar el dinero: si necesita para dentro de dos meses, una acción demasiado volátil no debería ser opción. Cuarto, para qué se necesita la plata, si se trata de recursos que “sobran” o si es para algo más específico como el pago de la universidad, por ejemplo”, declaró el analista.

FP le recomienda "Tres lecciones de inversión que dejó Interbolsa y que usted debe aprender".

Lo intermedio

Luego de esto, es importante que usted no compre una acción porque otro le diga que lo haga. Recuerde que cuando compra acciones es como si estuviera comprando “un pedacito” de esa empresa sobre la que tiene ciertos derechos y es, por eso mismo, que tiene que conocer muy bien el negocio y a qué se dedica.

“Invierta en negocios que entienda, en compañías a las cuales usted sea cercano o, por lo menos, entienda a qué se dedican. No caiga en la trampa de invertir en compañías por el nombre o la gran reputación, recuerde que según como la empresa dirija el negocio, así mismo sus acciones subirán o bajarán. Entender a cabalidad a qué se dedica la empresa de la cual usted será accionista es clave. Investigue”, sugiere el analista Franco.

Esto también implica que usted tiene que ser juicioso en el sentido que debe buscar información sobre la empresa a la que “le quiere apostar”, que tienen que ser aquellas que generen valor.

“Se resume en que la empresa de la cual usted tiene acciones genere ganancias para sus accionistas y si bien es claro que es posible que en algún momento del año por alguna eventualidad las empresas puedan generar pérdidas, tenga en cuenta que estas no se deben prolongar más de tres meses, si eso pasa, pregúntese si está en la empresa adecuada. Actúe”, complementa Franco.

Lo avanzado

Aquí se pueden incluir aspectos que pueden llegar a sonar muy técnicos pero, tranquilo, que Finanzas Personales lo traduce para usted, para que aprenda a saber cuándo es bueno comprar o vender una acción:

  • ¿Cara o barata?

Esto es quizá lo primero que se considera para saber si vale o no la pena hacer la compra. “Muchas personas hacen análisis en términos absolutos diciendo: si Ecopetrol llegó a un precio de $5.700 y ahora está en $1.400, dicen que está regalada, pero ese análisis es incorrecto”, señala el analista de Credicorp.

“Aquí se tiene que hablar de una cosa que se le denomina múltiplos, como la relación entre el precio y las utilidades, el precio y el valor en libros o el EBITDA. Los precios hay que ajustarlos por la realidad fundamental de la empresa. Esto implica hacer una comparación de la compañía con empresas similares del sector y con su historia”.

  • ¿Cómo están de plata?

El analista de Franco Valores recuerda la importancia de analizar los balances financieros de las empresas en las cuales invierte. “No es necesario ser experto, con que  sepa la evolución de los activos, el patrimonio y los  pasivos de la compañía será suficiente para determinar si las finanzas van en orden o si por el contrario la deuda crece y crece y es mejor pensar en cambiar sus acciones por otras”.

En esto, hay que mirar el nivel de endeudamiento de la compañía. Esto se puede mirar desde dos formas: qué tan endeudado está con respecto al dinero que se genera y lo otro, es mirar cobertura de intereses. Esto se traduce en que la empresa debe endeudarse de forma inteligente sin que implique un negocio que fracase y que a la vez tenga cómo pagar sus préstamos.

  • ¿Qué tan ‘bipolar’ es?

O, en términos técnicos, se habla de algo que se conoce como “volatilidad”. Claro, esto se analiza a  través de fórmulas matemáticas, pero también es posible hacerlo un poco más fácil mirando qué tan bruscas son las fluctuaciones en los precios de las acciones.

El analista César Cuervo explica que, “por ejemplo, mientras una acción petrolera puede tener movimientos más bruscos, los de una empresa de energía no lo son tanto. Esto suele ser un reflejo de los factores de riesgo asociados a la compañía. Esto tiene una relación con lo que usted podría llegar a ganar o el potencial de retorno, tanto de ganancia como de pérdida. Y eso también le ayuda a construir un portafolio, es decir, qué tanto de su plata quiera meter ahí”.

  • Infórmese

Tener acciones implica saber lo que está pasando con la economía, porque en ella es donde se mueven las empresas. Es por eso que el director de investigaciones económicas de Franco Valores señala que es importante tener presente fechas importantes del calendario financiero.

“Por ejemplo, sepa cuándo los fondos extranjeros realizan rebalanceos o los comúnmente conocidos como cambios en sus inversiones, pues ante el alto monto de dinero que estos manejan, es muy posible que puedan hacer subir o bajar una acción. Aproveche y haga lo contrario a ellos, si venden usted compre y viceversa”, declara.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.