Trabajar en ventas por catálogo, ¿es rentable?

por Rodrigo Torrado

Muchas personas, por desempleo o para tener un ingreso extra, deciden entrar al mundo de las ventas por catálogo. ¿Qué tan bueno es el negocio? Finanzas Personales le cuenta.

Trabajar en ventas por catálogo, ¿es rentable? Trabajar en ventas por catálogo, ¿es rentable?
El negocio de venta por catálogo crece cada día en Colombia. Según datos registrados por la Asociación Colombiana de Venta Directa (Acovedi), alrededor de un millón de personas en el país han convertido esta actividad como una fuente de ingresos.

El año pasado movió casi $3 billones en ventas, en el que los productos cosméticos y de cuidado personal representaron el 59 %.

Actualmente, el desarrollo de este tipo de actividades está regulado por la ley 1700 de 2013, que posesiona la imagen del sector de venta directa bajo el marco legal colombiano. Precisamente, Acovedi representa a 33 compañías de venta directa en Colombia, entre las que están Yanbal, Amway, Avon, L’bel, Herbalife, Natura, Leonisa, entre otras.

Una oportunidad

Aunque muchas personas adoptan las ventas directas como su sustento diario económico, para otras, este mercado representa una fuente de ingresos adicionales.

Es el caso de María Helena Ortiz, vendedora por catálogo de cosméticos y perfumes: “Yo quería generarme una entrada extra, para mis gastos personales, pues no quería tener que pedirle plata a mi marido. Además, con los oficios de la casa y la crianza de mis hijos, no me quedaba suficiente tiempo para un trabajo formal tipo oficina”, comenta Ortiz.

Y es que la inversión inicial que hace una persona es muy baja si se compara con todos los proyectos de emprendimiento en los que hay que pagar un local, pagar impuestos por la actividad de la empresa, pagar salarios de los empleados, materias primas, entre otros costos.
Además, esta actividad no requiere de una titulación o educación particular y cualquiera puede emprender con esta opción de empleo, aunque no todos pueden llegar a tener éxito.

Uno de los beneficios que más valoran las personas que se dedican a las ventas por catálogo es que son sus propios jefes.

“No tenemos que rendir cuentas más que a nosotros mismos. El horario de trabajo es flexible, lo que nos permite adaptarnos a nuestro ritmo de vida, tener tiempo para la familia, para el ocio”, afirmó Flor Salazar, de 42 años y que trabaja en una reconocida multinacional de cosméticos.

Otra característica es que cada persona decide cuánto tiempo dedicar a estas ventas. Por supuesto, si quiere obtener mayores ganancias, deberá invertir más horas.

Los tips

La vendedora María Helena Ortiz dice que el rendimiento en las ventas depende de mantener buenas relaciones públicas con gente de todos los medios donde esté en contacto.

El gimnasio, el conjunto o edificio donde vive, el colegio de los niños, puede ser fuente de nuevos clientes para sus ventas. Además, se puede trabajar para varias marcas, con diferentes catálogos, y así aumentar el margen de ganancias.

La clave está en el esfuerzo, la constancia y el tiempo que le dedique a esta actividad. Si usted es malo para cobrar, puede que al final termine hasta perdiendo dinero. Pues muchas veces si algún cliente le queda mal con un pago, y el producto ya fue ordenado, le tocará hacerse cargo del costo a usted mismo.

En la venta por catálogo, sin duda la personalidad del vendedor influye. Sin embargo, factores como la disposición, la cantidad de contactos que se hagan, el tiempo que le dediquen y la constancia que le pongan, puede ser la diferencia entre triunfar o no en este negocio.

¿Cuánto se puede llegar a ganar?

La rentabilidad del negocio es proporcional al tiempo que se le dedica y a la capacidad de venta de los consultores: mientras más venda, más ganancias obtendrá. El nivel de convencimiento para atrapar nuevos clientes es importante, como también el buen manejo a la hora de cobrar.

En promedio la ganancia por producto vendido puede ser de entre el 20 % y el 30%. Generalmente, la modalidad de venta es por campaña, que duran un promedio de 21 días.

En ese tiempo, el vendedor podrá ofrecer los catálogos, realizar las ventas, los cobros de los productos y hacer los pedidos para la próxima campaña.

Por ejemplo, si dedica unas cuatro horas en el día, de lunes a viernes, visitando a sus clientes, buscando más referidos y siendo juicioso a la hora de cobrar, se puede ganar entre $600.000 y $1.200.000 al mes.

En un trabajo académico realizado por Mónica López, quien trabaja con una multinacional de cosméticos, hizo un promedio con las ganancias que podría facturar una persona vendiendo por catálogo para esa marca en específico.





Además, muchas de estas compañías de cosméticos ofrecen a sus vendedoras incentivos, como premios por las ventas personales, kits de productos gratis para las consultoras, capacitaciones de venta, etc.

Así que ya sabe, si decide optar por este negocio, debe saber que como cualquier otro, habrá algún riesgo. El éxito dependerá de la constancia, paciencia y esfuerzo de cada vendedor.

Guerra de catálogos

Crece la competencia de las ventas directas en el país, acaba de entrar "Mary Kay" una empresa de cosméticos estadounidense que quiere robarle una parte del mercado a grandes como Avon y Yanbal. Si quiere conocer más sobre este tema lea aquí.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.