Los costos ocultos de ser muy responsable

Administrar de forma adecuada el dinero no es algo que se logre fácilmente ni que sea sencillo. Aprender a diferenciar gustos de necesidades y decir “no” cuando corresponde, es todo un proceso. Pero, ¿qué pasa cuando se exagera en estos hábitos?

Los costos ocultos de ser muy responsable Los costos ocultos de ser muy responsable

El dinero es una parte “delicada” en la vida de cada persona en el sentido que muchas veces depende de él si se tiene o no una calidad de vida o, al menos, unas condiciones que le ayuden a estar tranquilo, con salud y feliz. Es por eso que puede convertirse en la clave de éxito para triunfar con los objetivos personales que se tengan.

Al respecto, puede haber varias “categorías” de personas que son responsables, medio responsables o nada responsables con sus finanzas y ello tiene una serie de efectos en todos los demás aspectos de su vida, tanto positivos como negativos.

Quizás lo más evidente es que aquellas personas que tienen unas buenas prácticas y administración de su dinero, considerando los distintos riesgos a los que se pueden enfrentar así como previendo panoramas difíciles; serían las mejores en cualquier aspecto de su vida pero, de acuerdo con WiseBread, también tienen un lado oculto.

FP le recomienda “El lado oscuro de ser súper ahorrador”.

A veces querer hacer más, hace que en realidad se haga menos. Entonces, considere las siguientes situaciones en las que podría verse afectado por esta cualidad:

  1. Mucho en efectivo

Ahorrar es bueno, así como considerar un fondo de emergencia y tener dinero extra en caso de cualquier situación inesperada. Pero cuando usted tiene mes a mes esto en efectivo o, incluso, en una cuenta de ahorros (sea la misma de su nómina), está perdiendo dinero. Recuerde que lo importante es que ese dinero que “tiene quieto”, al menos le produzca unos cuantos pesos adicionales, dado que es algo que no usará.

  1. Está muy concentrado en los demás

A veces pensar en el futuro y bienestar de sus seres queridos puede hacer que descuide su propio panorama, dejando de lado los verdaderos aportes que le ayudarán a tener un bienestar en los próximos años. Es bueno no ser egoísta, pero no descuide también sus propios planes y los sueños que quiere llegar a alcanzar en su edad dorada.

Lea también “Los 9 peores consejos sobre dinero que le pueden dar y no debe seguir”.

  1. Siempre compra lo más barato

Es bueno que se vaya a las plazas de mercado, a los sitios de venta de segunda o que siempre busque dónde venden lo más económico. Pero si su estrategia es siempre comprar lo más económico sin considerar la calidad, definitivamente no está haciendo nada porque ese dinero se le multiplicará cada vez hasta llegar a la suma que tendría que quería evitar pagar inicialmente.

  1. Poco riesgo en su vida

“Lento, pero seguro”. Si esa es su frase mantra a la hora de invertir, hay algo claro: logrará sus metas financieras, pero dentro de muchos años. Lo importante no es tomar riesgos, sino tener claro por qué los toma y cuál puede ser ese nivel de pérdida para que pueda cubrirse en caso de que llegara a ocurrir.

Claro, recuerde que todo esto depende de su edad, de sus proyectos y de su familia, porque no es lo mismo ser arriesgado cuando está a punto de pensionarse, que hacerlo cuando aún le falta 20 años para hacerlo y tiene opciones de recuperarse más fácilmente.

Lea también “Fallas típicas que se cometen cuando se está ahorrando”

  1. Quedarse en el mismo trabajo

Ya tiene algo fijo y que considera “decente” incluso, con ciertos beneficios y ponerse a experimentar en otras empresas, en las que puede no tener la misma tranquilidad y encontrarse con un panorama incierto que puede poner en riesgo su plan de ahorro y el crédito de vivienda o del carro que adquirió hace poco.  Según Forbes, los empleados que se quedan en un trabajo por más de dos años terminará ganando 50% menos en su vida que si cambia de empleo con más frecuencia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.