Necesidades vs. Deseos

Una vez usted logra comprender la diferencia entre estas dos palabras e identificarlas en su día a día, sus hábitos financieros mejorarán notablemente.

Necesidades vs. Deseos Necesidades vs. Deseos

Haga el siguiente ejercicio: cierre los ojos y retroceda a algún momento de su infancia cuando se encontraba en un centro comercial o en un almacén y vio un juguete que realmente le gustó. Quizás tenía menos de 9 años y le dijo a sus padres que lo quería tener. Pero, en su contra, la respuesta fue un rotundo “no”. Entonces, usted quizá hizo una pataleta o algún reclamo al estilo “yo lo quiero”.

Pero quizás la respuesta de su padre estuvo relacionada con que “no tenía dinero” o “en este momento no podemos comprarlo”. Entonces, esta fue la primera lección que usted pudo haber recibido en que hay cosas que usted puede desear pero no, necesariamente, necesitar.

No obstante, a lo largo de la vida estos dos conceptos pueden volver a mezclarse y, es allí, donde usted empieza a darse cuenta que su presupuesto no es lo que realmente había planeado y que puede estar gastando más de lo que está ganando o de lo que había planeado hacerlo.

FP le recomienda “El lado oscuro de ser súper ahorrador”.

Y este dilema suele complicarse aún más cuando usted pide una opinión a un familiar o a una persona cercana: la percepción de una ‘necesidad’ y de un ‘deseo’ puede variar dependiendo de la cultura, de la historia personal y del estilo de vida de cada persona. Entonces, podría venir bien si hacemos un repaso a la lección:

Necesidad

Son las cosas básicas que puede llegar a necesitar cualquier persona para su subsistencia y una calidad de vida mínima. Aquí se incluye la alimentación, la vivienda, los servicios públicos, la ropa y el transporte. Y aunque pueden ser aspectos que también ingresen en la categoría de deseos, los convierte en necesidad porque, de no tenerlos, usted puede correr riesgos de salud o seguridad.

Ahora, una cosa es tener dónde vivir y otra es comprar una casa. Pagar el arriendo es una necesidad equivalente a pagar la cuota de la casa, aunque esta última opción se vea como un “deseo”. Lo mismo puede suceder con la ropa: esto no implica que usted deba estar cambiando su armario cada mes por necesidad, sino que debe contar con aquella que le permita soportar el frío y que esté en buenas condiciones.

Lo ligeramente necesario

Wisebread usa esta categoría para denominar a aquellas cosas que, bajo cierto contexto, pueden estar ligadas a las necesidades básicas. Por ejemplo, aquí se pueden incluir todo lo relacionado con el fin de mantener su trabajo y su salud. Quizás su cargo requiera que usted siempre vaya de traje, así que es una necesidad que esté bien vestido y presentado o que requiera pagar un tratamiento médico especializado para sus juanetes, porque si no lo hace, puede dificultársele caminar.

Es muy fácil confundir y justificar alguna compra si la clasifica dentro de esta categoría, así que esta habilidad de realmente saber cuándo es un gasto que termine siendo una inversión y cuándo no, es algo que sólo se desarrolla con el tiempo y siendo sincero con usted mismo.

Lea también “Fallas típicas que se cometen cuando se está ahorrando”.

Los deseos

Aquí entra cualquier otra categoría, producto o servicio que no ingresó en las dos anteriores; así que la mayoría de sus últimas compras muy probablemente quedarían etiquetadas aquí. Si usted realmente fuera consciente de esta estrategia tan básica y sencilla la próxima vez que vaya a hacer alguna nueva adquisición, se dará cuenta de cómo su sueldo empezará a durar más.

No es fácil y muchas veces la tentación de los buenos precios o los descuentos nos pueden llevar a hacer esas compras innecesarias, incluso, en las cosas más básicas: compro de una vez una docena de galletas porque están muy económicas. Y cuando pasan los meses, se da cuenta que, aunque era para satisfacer una necesidad de alimentación –aunque no tan básica-, se le pasó la fecha de vencimiento y ya no se las puede comer.

La pregunta es básica: ¿lo necesito para vivir? Si la respuesta es afirmativa, no dude en comprarlo, si no, ahórrese ese dinero.

No se pierda “Los peores errores financieros por cada edad”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.