Las 4 cosas que, sí o sí, se hacen con el dinero a los 30 y algo

Si sigue con los viejos hábitos de gasto de sus 20 años, prenda las alarmas y ponga en práctica estas recomendaciones, de lo contrario, podría estar abriendo camino a una quiebra personal.

123RF 123RF

A esta edad se toman importantes decisiones económicas que tendrán impacto en sus finanzas futuras. Y no estamos hablando de cómo convertirse en millonario, ni que deje todo lo que está haciendo para ponerse a emprender. Se trata, eso sí, de establecer unas metas realistas, de acuerdo a su actividad laboral y nivel de ingresos.

Pero, antes de hablar del tema que tiene que ver con su bolsillo, le contamos qué pasa a los 30 años, una edad que muchos temen porque se llega a la adultez y se comienza a sentir que ‘hay que echar raíces’ o tener las bases para disfrutar a los 40 y 50 años. Por lo general, se está en una etapa donde el aprendizaje es más corto, ya  se cuenta  con experiencia que permite sortear mejor algunas dificultades. Los empleadores comienzan a ofrecer trabajos mejor remunerados y con cargos de liderazgo, debido a que esta generación está mucho más preparada, es políglota, ha viajado por el mundo y tiene sed de hacer una carrera exitosa.

Siga leyendo Estos 6 cursos online le ayudarán a convertirse en emprendedor

Otros, a los 30 y algo dejan de pensar en ser empleados y quieren llevar las riendas de su propio tiempo y ser sus propios jefes. Algunos estudios dicen que en esta edad y al inicio del ‘cuarto piso’ es la correcta para emprender, aunque hay muchos otros ejemplos de que el éxito puede llegar en etapas más tardías.

Basta con mirar lo que tuvo que pasar Chris Gardner, el inversionista que inspiró la película ‘En busca de la felicidad’, cuando fundó su firma de inversiones después de ser corredor de bolsa, vendedor de máquinas y de tener que dormir en la calle. Ray Kroc, el promotor de McDonald’s también logró ser el rey de las comidas rápidas y del negocio inmobiliario a los 50.

Pero casos como Steve Jobs, Bill Gates y Mark Zuckerberg evidencian que a los 30 o antes se puede obtener la prosperidad económica. De acuerdo al libro ‘Finanzas para papá y mamá’, escrito por Rigoberto Puentes, a los 31 años ya la persona es adulta y va camino hacia la edad madura. Al comenzar esta etapa, señala el experto, ya debe contar por lo menos, con cuatro bienes esenciales, su educación, sus contactos, su crédito y un vehículo.

Según Puentes, en la tercera etapa usted deberá preparar su plan financiero personal completo. Y si tiene una pareja estable, está casado deberá hacer esas proyecciones en conjunto. Dicho lo anterior, Chris Neiger, escritor de The Motley Fool, en un artículo escrito para Businessinsider.com, explica que en algunas etapas de la vida, las reglas financieras se mantienen igual (pagar las deudas, tener ahorros) aunque en otras, como los 30 ‘y pico’ hay algunos pasos que son más importantes que otros.

Le contamos 10 razones por las que a los 30 años debe emprender en su negocio

“Para los 30 y tantos, eso significa que hay que pagar más deudas a medida que crecen los ingresos, toca revaluar los hábitos de consumo y sacar la cabeza por primera vez a la etapa de adultez, a través del tomar una protección, como es una cobertura de un seguro”, agrega.

Por lo tanto, deja estas 5 recomendaciones de qué se debe hacer con el dinero en esta edad:

#1. Incremente sus aportes a pensión

Al menos en Estados Unidos, muchos ahorros pensionales se hacen a la edad de los 56-61 años, mientras que los jóvenes de 32 a 37 años apenas aportan $480 dólares a su pensión obligatoria. Esto es un error porque se supone que en la mitad de la vida es cuando crecen más rápido los ingresos, pero los más chicos solo piensan que están jóvenes y que tarde o temprano ese dinero regresará a su cuenta.

Para Neiger, es importante tener una cuenta de ahorro obligatorio en pensiones y poder incrementar anualmente el porcentaje que se destina a ese fondo. Una manera de hacerlo es ponerse la meta de aumentar en 1% ese ahorro. “Si puede poner más en la cuenta, entonces ¡genial! el punto es empezar a destinar más dinero al ahorro y olvidarse que está ahí”, explica.

#2. Si no invierte, hágalo ahora

Además de manejar su fondo obligatorio de dinero que le servirá para tener una vejez tranquila, también es importante que comience a tener algunas inversiones. En el mercado puede intentar tener un portafolio en renta fija, o renta variable (como las acciones). Si siente que no es un experto en comprar y vender estos títulos de valor, puede acudir a una fiduciaria, sociedad comisionista de bolsa o fondo de pensiones para intentar que su dinero rente más que el valor de la inflación. En Colombia, las acciones este año han tenido un comportamiento positivo y una alternativa para invertir en esta opción es a través de los fondos de inversión colectivos (FIC).

#3. Evalúe sus necesidades de aseguramiento

A los 30 es posible que contemple tener personas a cargo y si algo le pasa a usted ¿cómo puede protegerlos? Es una pregunta válida porque está en la plena capacidad de producir y dar los mejores resultados. Pero si descuida su salud, no come, fuma, no hace ejercicio, está haciendo lo posible por tener una enfermedad que disminuirá su habilidad. Una manera de mitigar ese riesgo es por medio de una póliza. No suena muy emocionante y quizá piense que es un gasto innecesario pero ¿sabe cuál es el mejor seguro? Aquel que no tiene que usar jamás, por eso es importante tenerlo ya que eso le dará algún sustento económico a sus seres queridos.

Por ejemplo, si cree que su presupuesto no es tan amplio, puede averiguar por microseguros de vida, de salud, de empleo, que le cobran cuotas muy bajas a cambio de coberturas específicas, no tan económicamente atractivas como las de los seguros plenos. Además, no se limite a firmar una póliza y pagarla, entienda la letra del contrato, las cláusulas y todo lo relacionado al producto para que después no diga que no leyó la letra menuda.

#4. Reevalúe el presupuesto y el servicio a la deuda

A esta edad es probable que usted tenga los mismos malos manejos de su presupuesto que cuando estaba en la universidad. No lleva control de sus ingresos, de cuentas pendientes, de los gastos hormiga, ni de sus ahorros. Sin embargo, a los 30 ya tiene responsabilidades, como pago de arriendos, tarjetas, créditos, facturas de servicios públicos y privados, etc. Es importante que tenga las cuentas no solo en la cabeza, sino en un archivo que le permita fijarse qué gasta y cuánto le está tomando de su ingreso mensual.

De acuerdo a las estadísticas de Estados Unidos, a los 30 años está la mayor parte de los deudores de crédito estudiantil, con más una cartera por $408.000 millones de dólares. Si trayendo el caso a Colombia, usted está en este grupo, a lo mejor es momento de revisar sus créditos y su presupuesto para que se ponga al día con esta obligación lo antes posible.

Le tenemos: 15 conceptos que debe incluir todo emprendedor novato en su vocabulario


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.