Sea inteligente: estas son algunas opciones para dejar sus ahorros

por Nataly Olarte

Ya es evidente que ni el colchón ni la alcancía son los mejores, porque hacen que su dinero pierda valor con el paso del tiempo. Pero la idea es que tampoco se conforme dejándolo en su cuenta del banco.

Sea inteligente: estas son algunas opciones para dejar sus ahorros Sea inteligente: estas son algunas opciones para dejar sus ahorros

Una de las claves para tener un buen futuro financiero, además de manejar el presupuesto y de saber invertir, es el ahorro. Y aunque parece que simplemente se basa en el hecho de acumular cierta cantidad de dinero día a día o mes a mes, se trata de una acción que va mucho más allá: hay que ser inteligente a la hora de hacerlo, para que no resulte un esfuerzo en vano que no le ayude a lograr sus metas financieras.

Para ahorrar, usted no sólo necesita tener la disponibilidad del dinero, apretarse el cinturón y evitar gastos innecesarios; sino también ser consciente de por qué lo hace, para qué lo hace y cómo planea hacerlo.

De acuerdo con un estudio de Old Mutual, a pesar que el 78% de los colombianos se fija metas financieras, sólo el 2% de ellos lo hace con pensando dentro de 15 años o más. Además, la mitad de los encuestados mantiene un ahorro en el hogar e incluso un 20% participa en otros mecanismos informales como las cadenas.

FP le recomienda “Este es el principal problema que tienen los jóvenes colombianos”.

De niño, lo común, es ahorrar en una alcancía o en un sitio escondido al que sólo usted tenga acceso. Pero esto lo incentivan los padres para que el niño pueda darse esos gustos propios de esa edad, que muchas veces no sobrepasan un par de meses.

El error es que, cuando usted ya es grande, debe tener una mayor consciencia de este tipo de cosas y que el ahorro debe dividirlo en varias partes y dejarlo en distintos sitios, dependiendo de sus objetivos. Pero el problema es que muchos siguen con el mal hábito de dejar su dinero debajo del colchón o en su sitio escondido, acumulando cantidades considerables y esperando usarlo en un periodo de varios años.

En esto, la educación financiera también juega un papel importante, pues muchos no son conscientes que el simple hecho de dejar el dinero ‘quieto’ hace que éste pierda valor a medida que pasa el tiempo. A esto es lo que se le conoce como el efecto de inflación, que hace que usted año a año ya no pueda comprar lo mismo con los mismos ‘mil pesitos’ de siempre.

Y es que, en general, los hábitos de ahorro de los colombianos, son regulares (por no decir que bastante deficientes) en comparación con otros países de la región. Esto también sucede porque muchos no tienen un buen referente para saber dónde ahorrar, no consideran que los bancos les ayuden con este propósito pero tampoco se informan sobre los diferentes mecanismos donde pueden hacerlo, así como las condiciones que les ofrecen.

Según el profesor de la Universidad de Los Andes, experto en finanzas, Santiago Rodríguez, para decidir dónde dejar su dinero, “se debe analizar el riesgo, la liquidez y la rentabilidad esperada, esto se logra teniendo en cuenta el perfil de riesgo de la persona y el horizonte de tiempo de disponibilidad de los recursos. Además, es necesario evaluar los costos de cada uno de los productos”.

Lea “Cambios que tiene que hacer en su vida si realmente quiere (y necesita) ahorrar”.

Las opciones

Con todo esto, lo primero que usted tiene que hacer es que, si realmente quiere ahorrar, debe tener claro:

  • Para qué va a ahorrar: un viaje, su casa, irse a estudiar fuera del país, etc. Esto le permitirá establecer una meta y conocer un monto de dinero específico o al menos aproximado, que le ayude a hacer realidad ese propósito.
  • Cómo va a ahorrar: será un pago que hará a diario, mensual o cada vez que le consignan su sueldo. ¿En qué monto será?
  • Dónde va a ahorrar: una de las más importantes, si se trata de un proyecto grande, es probable que necesita de un producto financiero que le dé una buena tasa de interés (es decir, cuánto le van a pagar por dejar su dinero allí).

“La clave principal para generar una cultura de ahorro es que persona aprenda a programar y controlar sus gastos con el fin de provisionar para necesidades futuras. De esta manera ahorra lo que lo que autónomamente decide y no lo que le sobra”, explica Lina Márquez, Jefe de Banca Personas y Servicios Bancarios del Banco Procredit.

Para su ventaja, hoy en día los bancos, corporaciones, cooperativas financieras y hasta los fondos de empleados le ofrecen productos que son exclusivos para ahorro y de los cuales, muy seguramente, usted ni siquiera se ha dado por enterado, porque se la pasa ocupado quejándose que “no hay dónde ahorrar porque no pagan buenos intereses”.

En sí, aquí hay algunas de las opciones que se ofrecen en Colombia, pero eso sí, la tarea le corresponde a usted, de dedicarle unos cuantos minutos para saber cuál es la entidad que le puede ofrecer las mejores condiciones. Nuestra recomendación es que considere alguno de los siguientes productos y lo ponga en Google, para saber dónde adquirir uno de ellos.

Esto, porque no todas las personas tienen las mismas necesidades y mientras alguien puede dejar el dinero por un periodo de tres años para obtener buenas rentabilidades, otra persona puede necesitarlo dentro de un periodo de seis meses; así que hacer sugerencias específicas, cuando no todos los casos son iguales, puede ser contraproducente.

No se pierda “¿Cómo ahorrar? Mídasele al reto de los 30 días”.

  • Cuentas de ahorro especializadas

El típico error es pensar que la misma cuenta en la que le consignan el sueldo mes a mes, puede ser el lugar idóneo para dejar sus ahorros. El tema es que este tipo de cuentas le generan intereses con tasas muy bajas, por lo que usted pude tener ahorrados millones y recibir solamente unos cuantos pesos a cambio por tener su dinero allí.

Según voceros del Banco Caja Social, “con este tipo de productos lo que se busca es reservar o apartar un monto mensual, lo que genera un compromiso que, de cumplirse, otorga beneficios diferenciales como una mejora en la tasa de interés pagada al día, el no cobro por el manejo o administración y la facilidad de abonar por cualquier canal”.

En esto, cada banco tiene alternativas diferentes, por lo que tendrá que ver cuál es la que más le conviene, dependiendo de sus intereses. Hay bancos que ofrecen con montos específicos de apertura y con periodos específicos como, por ejemplo, el Banco Procredit, con la cuenta de ahorro ProRentable, que ofrece una tasa de interés específica pero también un bono.

El consejo de la experta Márquez, es que “debe ser una cuenta de ahorro con mejor rentabilidad que la cuenta que usa para sus transacciones diarias y que no genere descuentos de cuotas de manejo o de transacciones”.

  • Fondos de Inversión Colectiva

“Permiten ahorrar en fondos que invierten en diferentes tipos de activos como renta fija, renta variable, divisas, plazos, locales, globales, activos no tradicionales. Tienen diferentes riesgos y rentabilidades esperadas”, explica el académico Rodríguez.

Le recomendamos “Diez tips para ahorrar y no fracasar en el intento”.

  • CDAT y CDT:

Se tratan de productos especializados, pero muy comunes, que se manejan dependiendo del periodo de tiempo, con ciertas tasas de interés. Según voceros del Banco Caja Social, “los CDAT son una buena opción para quienes buscan una rentabilidad adicional en plazos cortos. Son un híbrido entre una cuenta de ahorro puro y un certificado a término. Se pacta el ahorro a un plazo de no más de 90 días y se puede disponer de los recursos con la premisa de no alcanzar el total de la tasa esperada”.

En tanto, puede que según sus necesidades sea mejor un CDT, “ya que es más atractivo mantener un depósito con un plazo a meses, con una buena tasa (por la situación coyuntural actual han subido). Así, este producto empieza a recobrar importancia para esos clientes con excesos de liquidez y que prefieren el bajo riesgo”, añaden los voceros.

La idea es que una vez usted tenga cierta cantidad de dinero acumulada (también depende de un monto para abrirlo), pueda hacer uso de estos productos: “puede invertir en un CDT el cual está diseñado para rentabilizar al máximo las reservas de dinero de proyectos futuros o aquel capital que le garantizará su calidad de vida, sin asumir mayores riesgos y con la seguridad de recibir una renta fija”, sugiere la vocera de ProCredit.

  • Descuentos automáticos

Al respecto, un fondo de empleados también puede brindarle una de las mejores alternativas pues, al tener acceso a su salario (previa autorización suya), pueden hacerle un descuento automático evitando que sea usted quien tenga que hacer la transferencia de dinero o pasando por la tentación de usarlo para hacer otro tipo de compras.

  • Títulos de capitalización:

Son “aportes mensuales con una baja rentabilidad, pero con posibilidades de sorteos de ofrecer un número de veces lo ahorrado”, explica el académico de la Universidad de Los Andes. Estos puede encontrarlos en distintas entidades financieras y, muchas veces, son específicos para ciertos clientes. Se pueden también encontrar como cuentas específicas, alternas a las que usted ya tiene, pero que le ofrecen cierta rentabilidad.

  • Factoring:

Se trata de un mecanismo para invertir en facturas. No obstante, para usar este producto es necesario tener una cantidad de dinero que puede tomarle un tiempo para reunir, pero si lo consigue, puede llegar a tener una mayor rentabilidad, eso sí, también teniendo en cuenta que puede implicar un mayor nivel de riesgo.

  • Bonos:

Es una forma de ahorro pero también de inversión con la que usted puede hacer no sólo mantener el valor de su dinero, sino también hacer que crezcan. “Los bonos son valores que representan una deuda que tiene el emisor con las personas que los adquieren. Una vez transcurra el periodo pactado, el emisor debe devolver el monto de la inversión al titular del bono, más una suma de dinero equivalente a los intereses que se comprometió a pagar”, explica Valores Bancolombia.

En general, “éstos hacen referencia a algunos son de buena rentabilidad (ejemplo 9%), con un término de plazo medio (2 años) y un valor mínimo de inversión de $1 millón; algo que pocos conocen de esta posibilidad”, explica el académico Santiago Rodríguez.

Para tener en cuenta

Finalmente, una vez usted se decida por alguno de esos productos, lo siguiente que debe tener en cuenta es cuánto le van a cobrar por él: sí, no todo es gratis, ese es el trabajo de las entidades y le pueden cobrar por tener su dinero guardado o invertirlo. Entonces, pida una explicación clara al respecto, para que no lo cojan por sorpresa cuando vea el extracto y se dé cuenta que ha pagado más de lo que ha ganado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.