El "ABC" de los seguros de vida

Si usted es de quienes se preocupa por lo que sucederá con su familia y sus seres queridos después de su muerte, un seguro de vida puede ser una buena opción. FP le dice para qué son, cómo reclamarlos y cuánto le pueden costar.

El "ABC" de los seguros de vida El "ABC" de los seguros de vida
Un seguro de vida es una forma en la que una persona puede ofrecer y mantener unos recursos económicos a sus familiares o beneficiados, dinero que puede ayudarlos a hacer los pagos de la cuota de la casa, de los créditos, entre otros.

De acuerdo con información de Fasecolda, Federación de Aseguradores Colombianos, a diciembre de 2014 se emitieron un total de más de $596 millones, en primas emitidas en el ramo de seguros de vida por persona.

Una cifra que ha venido en crecimiento durante los últimos años en parte, gracias a las facilidades que brindan algunas compañías para acceder a estos seguros de una forma más asequible y económica.

¿Qué es?

En sí, un seguro de vida “es un contrato en el que una aseguradora asume los riesgos relacionados con la vida de una persona, a partir de coberturas básicas como muerte por cualquier causa e incapacidad total y permanente. Desde la perspectiva humana, es la posibilidad de que una persona adquiera un amparo para él y/o sus beneficiarios en caso de presentarse la muerte o una condición física que lo inhabilite para ejercer la vida laboral”, señaló Miriam Salazar, VP de Seguros de Personas de Aon Colombia.

¿Por qué es importante tener uno?


Salazar añade que es “importante para proteger el bienestar de la familia, en caso de muerte de asegurado, o del tomador de la póliza en caso de incapacidad total y permanente. Los seguros de vida se han considerado filosóficamente como una forma de precaver y de proteger eventos como los citados”.

¿Quiénes pueden ser beneficiarios de un seguro de vida?

De acuerdo con Metlife, compañía de seguros, cualquier persona natural o jurídica puede ser beneficiaria: “De acuerdo con la regulación colombiana, existen beneficiarios a título gratuito y a título oneroso. Los beneficiarios a título gratuito son aquellos designados libremente por el asegurado, y los beneficiarios a título oneroso son aquellos que tienen un vínculo económico con lo que se pretende asegurar”.

¿Por dónde comenzar?

Según información de Fasecolda, lo primero que debe hacer es evaluar las necesidades de su familia: “Recoja toda su información financiera y calcule las necesidades de su familia después de su fallecimiento. Incluya gastos actuales (como guarderías, colegios o pensiones) y gastos inmediatos al momento de la muerte (como gastos médicos, gastos de entierro y gastos de sucesión). También, su familia necesitará fondos mientras ellos se reacomodan. Tal vez, necesiten financiar un cambio de vivienda o sufragar gastos mientras consiguen un empleo”.

¿Cuánto cuesta?

Los voceros de Metlife comentan que no hay un valor estándar para este producto, pues la tarifa depende de múltiples factores dado que es un producto ajustado a las necesidades de cada persona.

¿Cuál debería ser el monto del seguro de vida?

“Aunque no hay sustituto para la evaluación de las necesidades, una regla simple es comprar seguro de vida equivalente a cinco o siete veces sus ingresos anuales”, señala Fasecolda.

¿Cómo y dónde puede tomar un seguro de vida?

Los expertos de Metlife consideran que es importante que se adquiera con una Compañía de Seguros debidamente autorizada por la Superintendencia Financiera para explotar el ramo de vida individual y vida grupo: “Una vez elegida la compañía aseguradora, es recomendable además entender las condiciones del seguro que está adquiriendo, remitiéndose a la carátula y clausulado del producto”.

Incluso, hay empresas que le ofrecen estos seguros como un beneficio extra, que funcionan como pólizas colectivas y tienen unas condiciones específicas. Esto hace que los costos puedan reducirse.

Le puede interesar “Las 10 claves para escoger su intermediario de seguros”.

¿Cómo puede cobrarlo un familiar o beneficiario?

La experta de Aon, Miriam Salazar, explica que en caso de presentarse un siniestro que afecte el seguro por muerte o incapacidad total y permanente del asegurado, “los beneficiarios deben acreditar la ocurrencia del hecho ante la aseguradora, presentando el Registro Civil de Defunción, la Historia Clínica o Dictamen de los entes competentes que demuestren el estado de invalidez del asegurado según sea el caso, así como los documentos que acrediten la condición de beneficiarios”.

Aspectos generales

• Una gran ventaja de estos seguros es que el dinero que viene de la indemnización de una póliza de vida no genera impuesto de renta.

• La fecha en que la póliza entra en vigencia puede ser diferente al día en que la compañía publica la póliza. Si decide comprar la póliza, siempre verifique cuando el seguro comienza a ser efectivo.

• Si usted no realiza un pago de la prima, tiene un periodo de gracia de 30 a 31 días durante el cual usted puede pagar la prima que no le ha generado intereses. Después de ésto, la compañía –con su autorización– puede utilizar el valor de cesión de la póliza para mantenerla vigente

También puede leer “Cómo quejarse de su compañía de seguros”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.