¿Entregar o no dividendos?

En esta época de asambleas ordinarias, la entrega de dividendos se convierte en uno de los puntos clave de la agenda para los accionistas. El pago de este beneficio depende del momento económico por el cual atraviese la empresa, su madurez y planes de expansión.

Valeria Marconi, analista senior de Renta Variable Correval. Valeria Marconi, analista senior de Renta Variable Correval.
La repartición de los dividendos se ha vuelto de gran importancia para los socios, especialmente los minoritarios quienes, en su mayoría, suelen ser personas naturales que invierten porque quieren ver retribuidos esos recursos con el pago de unos beneficios periódicos, a diferencia de los grandes accionistas, cuyo principal objetivo es la financiación de la operación y los planes futuros de la organización.

Unas que no reparten

Hay compañías como las petroleras, que por la naturaleza de su negocio y la permanente necesidad de inversión para promover el crecimiento, no son muy dadas a entregar dividendos a sus socios, especialmente aquellas que se encuentran en una etapa temprana de desarrollo.

Sin embargo, este no es el caso de Ecopetrol que reparte cerca de 70% de sus utilidades, aunque esto se deba más a un tema político.

El equilibrio perfecto

Otras empresas como las del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA) manejan un equilibrio entre la repartición de dividendos y la reinversión de utilidades, de manera tal que los rendimientos por dividendos que proporcionan estas acciones no son muy elevados. Para este año, las compañías pertenecientes a este Grupo Empresarial, en su mayoría, están proponiendo un incremento entre 8% y 10% del dividendo por acción, respecto al decretado en 2012.

Cuando no se entregan dividendos y tampoco hay planes específicos de inversión, no resulta aconsejable mantener tantos recursos en caja. Las empresas deben saber hasta qué punto constituir reservas, porque cuando los montos son muy altos pueden generar una destrucción de valor.

Cuando no se entregan


La no entrega de dividendos puede desmotivar a los accionistas, sobre todo a los que no son profesionales. Los grandes inversionistas le apuestan más a la valorización y a los proyectos que se logran mediante la reinversión de utilidades. Sin embargo, para las personas naturales es importante tener un ingreso por concepto de dividendos. Esto se evidencia con algunas emisiones que en su proceso de estructuración no contemplaron la entrega de dividendos como fue el caso de Cemex Latam Holdings.

Esta condición hizo difícil comercializar los títulos de la compañía entre personas naturales y fue por eso, en gran medida, que la mayor parte de la emisión quedó colocada entre inversionistas institucionales.

Si la empresa presenta resultados financieros favorables es aconsejable la entrega de dividendos y si tiene acostumbrados a los accionistas a recibirlos, en la medida de lo posible, debe mantenerlos. Normalmente, no es bien recibido por parte de los inversionistas y del mercado en general que las empresas los eliminen o los reduzcan.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.