Comprar o arrendar vivienda: he ahí el dilema

por Rodrigo Torrado

Muchos son los pros y contras a la hora de decidir si es mejor comprar o arrendar vivienda. Esto dependerá del momento específico de su vida. FP le aconseja algunos tips para tomar la decisión correcta.

Comprar o arrendar vivienda: he ahí el dilema Comprar o arrendar vivienda: he ahí el dilema
Según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el 40% de los habitantes de Bogotá paga arriendo, lo que la convierte en una de las ciudades con menor número de propietarios de vivienda en Latinoamérica.

Sin embargo, la decisión de comprar o arrendar debe tomarse haciendo un análisis sincero sobre la capacidad financiera de cada uno. De este modo, se evitará futuros dolores de cabeza con deudas que no puedan llegar a pagar.

Lea "Llegó la hora de bajar el endeudamiento".

Cuándo le conviene comprar vivienda

• Si quiere realizar una inversión de paciencia, pero segura y cuenta con el capital suficiente (por lo menos para la primera cuota), entonces comprar una propiedad será una opción muy válida que, además, le ayudará a tener un dinero extra o rendimientos.

Año a año las propiedades suelen aumentar su valor, y en países como Colombia, con una inflación controlada y con el sector de la construcción como motor de la economía, el panorama hace ver que sea una buena idea comprar vivienda.

Además, de la mano de la valorización, los gastos iniciales de la compra se verán compensados con el paso del tiempo.

• También le conviene comprar vivienda si usted cuenta con mínimo el 20% del valor total del inmueble y recibe el dinero suficiente para costear las cuotas mensuales del crédito hipotecario. Recuerde que deberá ser muy autocritico y sincero con su real capacidad de endeudamiento y lo mejor será contar con un fondo de emergencia no viene mal.

Incluso, una opción que puede pensar es en arrendar la casa o el apartamento para poderse ayudar con el pago de las cuotas, lo que se resume en el dicho común “se paga solito”.

• Si usted no tiene deudas por el pago de estudios, un carro, viajes o prestamos, la compra de vivienda también le convendrá. Asumir este tipo de gastos de una propiedad demanda un esfuerzo financiero considerable, y si usted está libre de “culebras”, le será mucho más fácil afrontar los gastos de la compra de una propiedad.

• Piense que adquirir vivienda propia es un bono de tranquilidad financiera y emocional para una familia. Le permite poder invertir su dinero en otras opciones.

Además, tenga presente que el contar con una propiedad le puede ayudar a obtener otro tipo de créditos de montos mucho más altos, hacer otras inversiones, aumentar su riqueza e incluso, dejar un patrimonio a sus hijos. Además, en caso de emergencia podrá venderlo o arrendarlo para generarse un ingreso extra.

Cuándo le conviene arrendar vivienda

• Si es un joven que recién se independizó, lo más seguro es que no tenga el dinero necesario y sus ingresos no sean muy altos. Por eso le convendrá arrendar y comenzar a ahorrar, de acuerdo con sus capacidades, para en un futuro optar por la compra de una casa o un apartamento.

• Si usted está en pareja y tienen planes de tener un hijo, piense en los gastos que tendrá que asumir con la llegada de un nuevo integrante a la familia: consultas médicas, alimentación, cuidados después del parto y demás, suelen ser costosos. Y si a eso le suma el gasto mensual de su crédito hipotecario, con las tasas de intereses y demás, se dará cuenta que arrendar, por ahora, le convendrá más.

• Si toma una vivienda en arriendo olvídese de pagar impuesto predial, remodelaciones, administración, etc. En arriendo, usted tendrá que preocuparse solo por pagar el canon mensual y los servicios públicos de su consumo.

• Tendrá mayor movilidad y no quedará atado a un sector determinado de la ciudad. Si usted está en arriendo, simplemente avisa al dueño, dentro de los plazos legalmente establecidos, y pide terminar el contrato. No tendrá que ponerse a decidir si vende o pone en arriendo su inmueble, lo que se traducirá en gastos de dinero y tiempo.

• Si tiene problemas y el futuro de su relación de pareja es incierto, lo mejor esperar y no comprar una vivienda, sino optar por el arriendo. Adquirir un compromiso como la compra de un inmueble es algo trascendental y si usted no se siente decidido de compartir aquella responsabilidad con su pareja o formar una familia en el corto y mediano plazo, su mejor opción será arrendar.

• Si su historial crediticio no lo favorece a la hora de solicitar un crédito hipotecario en un banco, tampoco le conviene comprar. Generalmente, le será más fácil aprobar el estudio que el dueño de la casa o del apartamento haga para arrendarle su inmueble, que el que el banco le haga cuando revise su solicitud de préstamo.


En conclusión, si está ante la decisión de comprar o alquilar vivienda, lo importante será que evalúe muy bien las ventajas y desventajas de cada alternativa. Ser autocrítico y totalmente sincero con su capacidad financiera. No existe un ideal universal de vivienda para toda la población. Todo dependerá de los planes que tenga, tanto a nivel personal como familiar, y del momento que esté viviendo en su vida.

También puede interesarle “¿Qué es mejor, vender o arrendar su apartamento?"

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.