¿Es irracional con el dinero?

Muchas veces la avaricia, el impulso o simplemente las ganas de querer algo lo pueden llevar a quedarse sin dinero. Responda estas preguntas para saber si es irracional.

¿Es irracional con el dinero? ¿Es irracional con el dinero?
Al igual que la formación de la personalidad, el comportamiento y la percepción que las personas tienen con respecto al dinero y su manejo, proviene de lo que haya vivido, lo que haya visto y los consejos que otras personas puedan darle.

Pero también pueden generarse sentimientos al respecto que hacen que actúe de una forma determinada como, por ejemplo, la codicia o avaricia que pueden llevar a una persona a pasar por encima de sus principios éticos con el fin de acumular riqueza. El miedo también puede ser otra expresión que impacte la relación con el dinero y haga que la persona nunca quiera endeudarse o involucrarse con el sistema financiero.

Una publicación de Scott Holsopple, experto en finanzas, explica cómo en otros tiempos (época primitiva) la preocupación del hombre era sobrevivir, consiguiendo alimentos, elaborando herramientas y buscando unas mejores condiciones de vida lo que, de cierta forma, implicaba tener comodidades y objetos para lograrlo. Esto no era irracional, pero si hoy en día se hablara de cómo las personas ven la acumulación de riqueza como un fin, con la satisfacción que eso genera, podría verse desde otra perspectiva.

FP le recomienda leer “Lo que realmente significa “vivir dentro de sus posibilidades”.

En sí, el ser irracional implica dejar que las emociones se involucren a la hora de tomar decisiones financieras, ya sea de gasto, de inversión o de ahorro; cualquiera de estos aspectos puede verse influenciado por un sentimiento.

Al respecto, Money, de Time, plantea un ejercicio en el que, a partir de unas sencillas preguntas, usted puede llegar a establecer si es o no irracional con el dinero; basado en una investigación de Michael Shermer. Conózcalas:

1. Supongamos que los precios de los bienes y servicios son y serán siempre iguales, usted preferiría ganar:

A.
$50.000 al año, mientras que otras personas ganan $25.000
B. $100.000 al año, mientras que otras personas ganan $250.000

2. Nancy y Karen están haciendo fila para ingresar a diferentes salas de cine. ¿Quién preferiría ser?:

A. Nancy: Al llegar a la taquilla le dicen que es cliente número 100.000 del teatro, así que le dan como premio $100.

B. Karen: Llega a la taquilla y recibe un premio de consolación de $150, después de haber visto que el hombre que estaba delante de ella, ganó $1.000 por ser el cliente número un millón del teatro.

Lea también ¿Se quedó sin dinero de un momento a otro?”

3. Un amigo me dio $100 para dividir entre usted y yo. El tema es que: cualquiera que sea la división del dinero que yo le proponga, si usted acepta; ambos obtendremos el dinero. Sin embargo, si usted rechaza mi propuesta, ninguno los dos tendrá nada de dinero. Claro, la propuesta es dividir 90/10: yo me quedo con $90 y usted, con $10. ¿Acepta o rechaza mi propuesta?

¿Ya anotó sus respuestas? Aquí vamos…

Respuestas

1. Los resultados de Money señalan que si usted escogió la opción A es una persona irracional con respecto al dinero, pero bueno, al fin y al cabo es la respuesta que la mayoría de gente escoge porque siempre va a preferir hacer el doble de lo que ganan los demás, incluso si no es tanto como pudieran ganar en la respuesta B.

2. Seguramente escogió ser Nancy. Pero una persona racional escogería ser Karen ya que ganaría $50 más, aunque tendría que cargar ese incómodo sentimiento de pesar que viene de no haber ganado los $.1000.

3. Si usted fuera racional aceptaría la oferta, de tener al menos los $10 que antes ni tenía. En los resultados del análisis del caso se determinó que las personas actúan bajo una emoción conocida como “altruismo recíproco”, que lo que busca es establecer condiciones de equidad por parte de los potenciales socios.

También le sugerimos “Cómo la “gente pobre” gasta su dinero”.

¿Qué tan cierto es?

Un foro de la red social Quora analizó esta publicación y se plantearon varias perspectivas al respecto. Mientras que unos defienden que todo se basa en la teoría clásica del capitalismo, hay una percepción que expresa otra opinión, la de Maria Monserrat Zendejas, quien explica que el ejercicio, lo que plantea, es analizar el poder adquisitivo y no la cantidad de dinero.

Pero cuéntenos, ¿usted qué opina?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.