Las formas en las que un millennial puede ahorrar y no se ha dado cuenta

A pesar de que tienen un buen conocimiento sobre la economía y sobre la deuda, aún tienen dificultades para hacer del ahorro parte de su vida.

Flickr Vincent Diamante Flickr Vincent Diamante

La generación conocida como “millennials”, que son aquellos jóvenes que hoy en día tienen entre 18 y 34 años, ha tenido que asumir su vida de una forma un poco distinta a la de las demás generaciones: por un lado, fueron testigo de grandes crisis económicas y cómo sus padres tuvieron que asumirlas haciendo recortes de gastos y eliminando ciertas comodidades (en Colombia, por ejemplo, con la crisis de la vivienda del año 99); pero también tienen que asumir el costo de su educación, con créditos estudiantiles que pueden estar fuera de su presupuesto, en un mercado laboral bastante complicado.

En sí, se trata de la generación más educada pero la peor paga, que igual tiene que asumir las responsabilidades financieras de las tarjetas de crédito, los préstamos y buscar salarios que les ayuden a sobrellevar ese panorama.

Quizá por eso los consejos tradicionales de ahorro y del manejo del dinero pueden no bastar para ellos, pues con un salario bajo, les toca hacer maravillas para muchas cosas; más aún si ya son independientes y viven solos (porque también hay un gran porcentaje que aún aprovecha el “hotel mamá”).

El tema con este panorama es que, aunque ellos reconocen la necesidad, pocos realmente le prestan atención y le dan la importancia que requiere al tema. Aunque hacen el esfuerzo, muchas veces no encuentran la forma para obtener el dinero que necesitan o simplemente para ignorar que está ahí disponible.

FP le recomienda “¿Usted ya superó la crisis de los 25 o aún vive con ella, a pesar de tener 30?”

Así, aquí le dejamos algunas de las estrategias que puede empezar a aplicar en su vida cotidiana:

  1. Una ayudita en la casa...

Sostener una casa no es nada económico: ya sea por el arriendo o el pago de la cuota mensual, sumados los servicios, costos de administración y la alimentación, hacen que independizarse no sea un negocio rentable.

Uno de los principales errores que cometen los jóvenes es pretender tener el mismo estilo de vida que tenían viviendo con sus padres y ya sea que se separen de ellos por necesidad o por gusto, cuando toman un apartamento en arriendo en su zona favorita con unas comodidades que les llaman la atención, con el paso de los meses se dan cuenta que no resulta tan fácil como parece.

Así, la alternativa de compartir el espacio con alguien más, para dividir los gastos o de sencillamente regresarse al hogar, puede ayudarles a ahorrar bastante.

  1. En cuanto al transporte

The Simple Dollar sugiere algo que es básico pero que, siendo sinceros, pocos lo hacen: buscar alternativas de movilidad con el fin de que ese dinero que realmente no está siendo bien invertido, tenga otro destino como, por ejemplo, pagos adicionales a los créditos que se tengan.

El uso excesivo de taxis (especialmente cuando salen tarde en la noche), empieza a convertirse en un mal hábito que abre un hueco en sus finanzas así como el uso de servicios especializados (el caso de Uber) que generan el efecto contrario al aumentar sus deudas y, peor aún, con tarjeta de crédito.

Puede que considere esto algo irrelevante, pero lo invitamos a que saque cuentas y notará cómo esos pequeños consumos pueden afectar realmente su capacidad de ahorro.

Lea también “Lo que usted debe saber para no quebrarse siendo joven”.

  1. En su trabajo

Hoy en día, como parte de las políticas de retención de talento, muchas empresas ofrecen a sus empleados ciertos beneficios que también les ayudan a mejorar sus hábitos financieros. Por ejemplo, los fondos de empleados y la posibilidad de tener un ahorro allí con buenas tasas de rentabilidad es algo que los millennials no usan, pero por desconocimiento, como menciona Movoto.

Pregunte a los empleados más antiguos qué opciones puede llegar a tener ya que, incluso, este tipo de beneficios también aplican para créditos que usted tenga o préstamos que necesite y con tasas de interés mucho más bajas que las que tienen las entidades financieras.

Otras opciones son las alianzas de descuentos que también pueden tener las empresas: ofertas en supermercados o con algunas empresas de seguros o telefonía que pueden ayudarle a ahorrar mucho más.

  1. Productos financieros

Una última estrategia útil para ahorrar que pueden usar los millennials es seleccionar, de forma adecuada, sus productos. Muchos no son conscientes de las tarifas que les cobran los bancos por administración, cuotas de manejo o hasta retiros en cajeros que, sumados durante el año, pueden significar una cuota significativa que terminaría mejor en el marranito.

Así, el Huffington Post destaca la importancia de tomarse una hora durante un día que tenga tiempo para verificar sus extractos y ver que el banco en el que está no le ofrece los mejores beneficios.

No se pierda “Los 20 consejos de dinero que me hubiera gustado recibir a los 20 años”.

¿Dónde ahorrar?

De acuerdo con datos de MarketWatch, si bien procuran ahorrar entre el 5% y 15% de sus ingresos –luego de aprender la lección con sus papás-, están cometiendo un error: dejar el dinero bajo el colchón o en cuentas bancarias con bajas tasas, como las de nómina o las que abrieron estando en la universidad.

Esto muestra cómo tienen cierto recelo en hacer inversiones o simplemente en “poner a trabajar el dinero”, porque no son conscientes de que, al dejarlo quieto, hacen que por efecto de la inflación pierdan poder adquisitivo, es decir, que si lo dejan durante un año, ya no podrán comprar lo mismo que podían comprar un año atrás.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.