Invertir en esta opción le puede generar un 20% de dinero extra

En mercados como Estados Unidos y Europa, el arte es visto como una inversión rentable. En Colombia, aunque no es una opción madura, muchos lo ven como una alternativa de negocio.

123RF 123RF

Invertir en un artista puede sonar costoso, más cuando se va de paseo a Nueva York y se visitan exposiciones donde un artista pide $150.000 dólares por un cuadro. Incluso, de vez en cuando aparecen rarezas escondidas en un rincón del sótano de una casa, como ocurrió a comienzos de este año con un cuadro del pintor italiano Caravaggio que fue encontrado en un ático de una vivienda en Francia, cuyo precio se estimó en unos 120 millones de euros, (alrededor de $408.000 millones al cambio actual de 2016).

Es más, según el portal Expansión.mx, la inversión en arte es incluso más rentable que algunas acciones que se cotizan en la bolsa, ya que las obras ofrecen en promedio 20% de rendimientos en un plazo de 5 a 7 años. Sin embargo, los riesgos están en que pierdan valor si el artista fallece o se presentan falsificaciones. En este país hay fondos de capital privado que se especializan en desarrollar opciones en arte, las cuales están dirigidas a algunos de los inversionistas más arriesgados. Después de todo, el arte es una pasión para algunos millonarios que son coleccionistas y obtienen buenas ganancias con el paso del tiempo.

Sin embargo, si usted es amante del arte y quiere incursionar en este campo porque lo considera una alternativa viable, estuvimos hablando con Thais Marín, fundadora de la galería ApArt, la cual cuenta con oficinas en Sao Paulo (Brasil), New York (Estados Unidos) y Bogotá. En su opinión, una persona puede comprar obras de artistas que están dándose a conocer con un presupuesto desde $1.000.000 o puede alquilar un cuadro con un canon mensual de 5% del valor total del cuadro, una alternativa que es viable para una persona que tiene $50.000.

FP recomienda: Aprenda a invertir como los millonarios

Claro, al tener una obra usted corre el riesgo como en cualquier negocio, de no ganar la rentabilidad esperada, por eso solo los grandes inversionistas hacen las apuestas más arriesgadas, valiéndose de los estudios que realizan las grandes casas de subastas como Christie’s o Sotheby’s. Además las galerías hacen sus propios análisis de los artistas y con eso recomiendan los que para ellos son más prometedores.

¿Cómo empezar a invertir en arte?

Como recién le explicamos, no es tan lejana la posibilidad de incursionar en este negocio. Por eso les dejamos unas recomendaciones para que usted vaya considerando esta alternativa.

Lo primero, entienda el arte como una pasión. Usted debe encontrar ese cuadro, esa escultura como algo que hizo una cosquilla en su alma. Si empieza a llenarse de pinturas o instalaciones solo porque lo siente que se llenará de dinero, es muy probable que termine endeudado y acumulando pérdidas. El arte es una combinación de sensibilidad y gusto. Marín señala que las mejores inversiones son aquellas donde la persona se involucra personalmente con esa obra que le gustó y que considera que se verá bonita en su casa.

Siga leyendo: El arte de invertir

Lo segundo, estudie al artista. Si puede, conózcalo personalmente. Eso le permite saber la esencia, lo que piensa del entorno, y así descubrirá si el pintor, escultor, videoartista, tiene consistencia en su obra. Para eso, usted tiene la opción de ir por las diferentes galerías que se toman el trabajo de filtrar los artistas. Las grandes casas de arte hacen ese filtro y ya le ofrecen los trabajos de quienes ya tienen una trayectoria reconocida y por eso pedirán más dinero por los cuadros. Otras galerías como ApArt buscan artistas que están iniciando y que venden sus cuadros a menor precio. Ya es cuestión suya con quién se siente más tranquilo para empezar. Si hace un curso o estudia curaduría puede tener mejores herramientas para desarrollar ese gusto artístico.

Lo tercero, pida los soportes. Este es un paso que viene como consecuencia de los anteriores. Por lo general, los artistas entregan los documentos que vienen con las obras. Eso le permitirá tener la tranquilidad que las obras son originales y evitarán que usted sea una víctima de una falsificación. Además, las galerías entregan documentos que respaldan la compra, como sellos, cartas membreteadas y todo lo demás para que usted se sienta más tranquilo.

Y por último, proyéctese. Recuerde que toda inversión es especulación, se rige por el mercado de oferta y demanda. No espere que a la vuelta de un año o dos usted se llenará de dinero. Todo lo contrario, puede que pasen varios años, en algunas ocasiones demasiados para que una obra sea valiosa. Nada más recuerde que la antigüedad hace parte de este mercado, como ocurre con los cuadros renacentisas, impresionistas, realistas, etc.

También le puede interesar: Un negocio que es todo un arte

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.