La universidad de sus hijos: ¿seguro educativo o acciones?

Asegurar la educación superior de los hijos, es una de las principales preocupaciones de los padres de familia hoy en día, por lo que es importante encontrar las alternativas financieras adecuadas para garantizarla.

La universidad de sus hijos: ¿seguro educativo o acciones? La universidad de sus hijos: ¿seguro educativo o acciones?

Frente a un incierto panorama financiero, de lo que se trata es de analizar cuáles son las opciones más convenientes y eficientes para educar a sus hijos. Es por esto que FP quiso realizar un análisis comparativo entre la adquisición de un seguro educativo y la inversión en el mercado de capitales, con el fin de probar, cuál le es más beneficioso a la hora de darle una carrera a sus hijos.

Seguro Educativo:
En el mercado existen muchos tipos de seguros que funcionan como un sistema de inversión para pre-pagar la educación superior.

El primero de ellos es la opción que asegura, que no importa el costo de la matrícula en el futuro, (es decir dentro de 10 o 18 años), tras usted invertir una cantidad importante de dinero, el seguro se encargará del pago total de los estudios del beneficiario. Es decir que usted debe pagar, por ejemplo, $50 millones ahora, y su hijo podrá estudiar en cualquier universidad del país y fuera de éste según la elección del chico, sin tener que preocuparse por la matrícula de sus semestres. (Los precios reales varía de acuerdo con cada compañía y cobertura)

El segundo, opera en modalidad de un seguro de ahorro para el futuro. Este se caracteriza porque una persona tiene la cobertura a través de un seguro de vida con el fin de asegurar el capital requerido para el cumplimiento de un objetivo de ahorro (en este caso la educación de sus hijos) y donde al final del periodo, recibe el capital asegurado. Es decir que usted aporta periódicamente un monto determinado, en busca de su capital final previamente determinado, mientras logra obtener rentabilidad. Por ejemplo si planeó ahorrar $30 millones, puede pagar cuotas de $250.000 mensual, que más la rentabilidad de 10 años en este ejercicio, recibirá $36 millones. Es decir un 20% más de lo que ahorró.*

Desventajas:
Sin embargo, aunque suene muy bien, estos seguros tienen algunos inconvenientes que podrían llevarle a buscar otra opción:

- En la modalidad de inversión, se debe contar con la cantidad necesaria exacta, en el momento de inicio. (es decir, que deberá tener los $50 millones de ‘tajo’)
- La rentabilidad de la modalidad de ahorro, no es tan alta a comparación de otras alternativas del mercado.
- Si el interés de su hijo es estudiar alguna carrera cuya formación no está incluida en el seguro, podría perder la inversión o pagar penalidades.

¿A quiénes conviene?
- A inversionistas conservadores, puesto que si usted no tiene la capacidad de soportar momentos de bajas en el mercado, en este sistema estará tranquilo, pues nunca hay pérdidas.
- A quienes no tengan tiempo. Esto, en el sentido que si usted hoy tiene un hijo de 13 años, es probable que este salga para la universidad en 4 años, lo cual no deja un amplio margen de tiempo para utilizar productos más rentables a largo plazo. Además recuerde que el seguro educativo, en su modalidad de ahorro, le permite elegir el tiempo y las cuotas, y siempre le va a generar una rentabilidad.
- A quienes tengan seguro que su hijo, o alguno de ellos estudiará alguna carrera que se encuentre en el marco de alguna universidad.

No olvide que destinar un dinero para el ahorro cuyo propósito sea la educación de su hijo, y asesorarse de un experto, puede significar una gran capitalización de sus contribuciones. Invertir en educación siempre traerá importantes retornos además de asegurar el bienestar de las próximas generaciones.


Mercado de Capitales:
Para quienes no conocen mucho el mercado de capitales, este es concebido como una herramienta de ganancias, a largo plazo. Lo que implica que los grandes retornos, solo se visualizan después de los 10 años o 15 años. ¡Ojo! Esto no quiere decir que en los primeros años no existan ganancias, lo que indica es que entre más años se persista en bolsa, más grandes ganancias se harán notar.

Partiendo de este punto, si usted cuenta con $50 millones, los mismos que le pide ‘de tajo’ el seguro educativo y lo invirtiera en el mercado de capitales, según los expertos de la bolsa, usted ganaría más de cinco veces este valor en 10 años. Le explicamos por qué:

Un ejemplo, si usted invirtiera $50 millones en este momento en el mercado de capitales, dentro de un portafolio conservador, (que deduce menos riesgo y pérdidas) y suponiendo que la rentabilidad por año llegue a un 15%, siempre y cuando reinvierta sus ganancias, lo que podría ganar, vía precio, (Es decir sin contar los dividendos), a 18 años, sería un total de $618 millones. ¿Qué no estudiaría su hijo con ese dinero?**

La rentabilidad histórica de las acciones se encuentra entre un 17% y un 20% por año, pues la Bolsa de Valores de Colombia en algunos momentos ha tenido rentabilidades superiores al 100%, sin embargo también ha sido de las bolsas que más pierden en el mundo en momentos coyunturales, pero trate de nunca preocuparse si su inversión va a pérdida por un tiempo, pues los ciclos del mercado de capitales siempre tiende a generar rendimientos a largo plazo.

Evidencia de ello es que en el transcurso de 10 años, la acción de Bancolombia ha pasado de $4.500 en 2004 a $29.500 en 2014. Al mismo tiempo el valor del Banco de Bogotá creció hasta los $69.600 que vale en 2014, desde los $12.080 que costaba en 2004. Y por si le queda duda, el título de Almacenes Éxito incrementó su valor desde los $3.800 en 2004 a los $31.480 que ostenta actualmente. Es decir que el precio de estas acciones, que operaban hace 10 años en la BVC se ha multiplicado siete veces, generando una rentabilidad de 21% anual.**

¿Se imagina entonces si usted utilizara los $50 millones del ejemplo anterior y le pusiera una rentabilidad del 21% anual? Seguramente no le molestaría recibir cerca de $1.500 millones.

Ahora bien, como estamos hablando de valor en el futuro, solo podemos basarnos en los precios de hoy, realizaremos un cálculo con una tasa de crecimiento en este valor para el costo del estudio en 18 años:

El precio del semestre universitario en el país ronda entre los $9 y los $11 millones actualmente, dependiendo del pregrado. Teniendo en cuenta que las carreras universitarias están dirigiéndose a terminar hacia el noveno semestre y que el incremento anual de las matrículas, según el cálculo del Ministerio de Educación, tiende a llegar al 5%, el costo final de un pregrado estaría alrededor de los $300 millones. Algo, que sin duda le dejaría un restante de $318 millones, de los $618 millones del primer cálculo de su inversión, para que usted soporte los gastos estudiantiles de su hijo, que pueden ir desde alimentación, libros fotocopias, hasta la vivienda si la carrera es en otra ciudad.

Desventajas:
- Si por alguna razón usted llegara a fallecer, su inversión en bolsa, por contingencia le entregaría su inversión más los rendimientos a su familia, lo que desestimula el propósito del fondo de educación y donde por lo general, la familia que recibe el dinero no vuelve a utilizarlo con este propósito. En cambio el seguro de educación se encarga de garantizar la educación de su hijo, esté usted o no.
- La cantidad de la inversión. Si usted cuenta con los mencionados $50 millones ‘de tajo’, esto no es problema. Pero si su tendencia es ir ahorrando poco a poco, las rentabilidades no le generarán lo mismo. Es claro que usted mes a mes, puede ir incrementando su capital de inversión mediante ese sistema de abono mensual, pero lo ideal, para obtener los rendimientos descritos, es contar con el capital total, en el momento.
- Comisión. Aunque la comisión la cobran las casas comisionistas de bolsa, puesto que deben ganar un porcentaje de sus ganancias por la asesoría que le brindan y la administración. Esto no va a ser comparable con la comisión que los bancos cobran en las cuentas de ahorro.

¿A quiénes conviene?
- A personas con un perfil de inversión arriesgado, es decir que no le preocupe perder en algunos momentos coyunturales parte de su capital.
- A quienes cuenten con la disciplina de reinvertir los dividendos y rendimientos.
- A quienes tengan tiempo. Aquellos dispuestos a esperar las altas rentabilidades a largo plazo.
- A quienes aún no tengan claro si sus hijos estudiarán o no una carrera universitaria. De igual modo, el dinero siempre estará disponible, completo y con rendimientos para lo que usted decida.

¿Qué elegir?
El tema es tan personalizado como preferir un colegio u otro. Debe tener claro que no todos los jóvenes se comportan igual, ni tienen los mismos objetivos de vida, por lo que se debe revisar cuidadosamente cuál será la opción que le permitirá apoyarlo en el cumplimiento de sus objetivos. De allí y las cuentas que le mostramos, usted siempre, es el que decide.



*Datos obtenidos de Old Mutual Skandia.

**Cálculos hechos por Acciones y Valores.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.