Las joyas más exclusivas ahora se imprimen

Las impresoras 3D podrían transformar para siempre la industria de la joyería, aseguran proveedores de metales preciosos en Reino Unido.

Foto de Corbis.com Foto de Corbis.com
La empresa británica Cookson Precious Metals, hace uso de esta tecnología, también conocida como "sinterización con laser", para fabricar joyas a partir de diseños confeccionados en un computador.

Stella Leyton, jefe ejecutiva de la firma, dice que gracias a esta técnica los compradores pueden obtener una joya más personalizada que en el mercado tradicional.

Pero algunos consideran que hacer joyas con este procedimiento es demasiado costoso y que las piezas resultantes deben trabajarse bastante antes de salir a la venta.
Herencia industrial

Dentro de la fábrica de joyas Cookson en la ciudad británica de Birmingham, equipada con fuertes sistemas de seguridad, pueden verse máquinas antiguas que forman parte del patrimonio e historia de la empresa.
Grandes rodillos mecánicos con forma de taco de billar invaden el lugar con el sonido de metales trabajados y un fuerte olor a gas.

Pero los sistemas de sinterización laser son diferentes. La máquina que utilizan en Cookson, parece un enorme aparato de oficina y suena como una fotocopiadora.
Detrás de un cristal tintado, puede verse polvo de oro de 18 kilates depositado por un brazo robótico que emite un rayo laser fundiendo el metal y transformándolo, capa por capa, en complejas formas tridimensionales.

Artesanía versus modernidad


La sinterizacion laser viene usándose en la industria hace algún tiempo. Stella Leyton dice que la firma espera ofrecer el servicio de diseño de joyas por encargo, usando máquinas suministradas por fabricantes en Alemania.

Pero también espera vender versiones más reducidas de la máquina en el sector joyero.
Según la ejecutiva, esta tecnología tiene varias ventajas: diseños complejos pueden hacerse rápidamente, y pueden alterarse y producirse rápidamente.

Objetos que antes tenían que fabricarse en metal sólido ahora pueden hacerse con formas huecas, reduciendo su peso y la cantidad de metal precioso utilizado.

"Es inevitable que se convierta en una parte integral de nuestro sector -como lo ha sido en otras industrias donde se ha implementado- pero es algo que cambiará la forma de la industria", apuntó.

Según explicó, algunos socios comerciales consideran que esta tecnología puede permitirles elaborar productos a medida, de modo que uno pueda "tomar una pieza y cambiarla sólo para usted".

Goldsmiths Company, es una de las joyerías más antiguas y prestigiosas de Reino Unido, y también está siendo testigo de los cambios que está experimentando la técnica joyera.
Mientras los aprendices todavía aprenden las técnicas artesanales tradicionales, otros trabajan usando impresoras 3D para fabricar joyas.

Más costoso


No obstante, hay personas como el diseñador de joyas Robin Kyte que creen que la sinterización laser tiene sus fallas. Por ejemplo, las piezas, después de impresas, todavía necesitan un acabado antes de la venta, y "el costo de la forja es elevado", explicó.

Además, el proceso requiere una cantidad significativa de oro en polvo, más oro del que inicialmente sería necesario para hacer una pieza usando métodos tradicionales.

El "cartucho" utilizado en el procesador de sinterización laser es bastante más caro que el cartucho empleado en una impresora laser normal, y el polvo de oro de 18 quilates cuesta US$26.900 el kilo.

Robin Kyte cree que utilizar las impresoras 3D y hacer diseños por computador es tan sólo la última novedad que los joyeros deberían aprender, pero que, desde su punto de vista, no reemplazará a la artesanía tradicional.

"Creo que las habilidades artesanas seguirán ahí, al menos tras 700 años ahí siguen todavía", finalizó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.