Que no viva usted la misma crisis que hoy sufre Grecia

Aunque esté en otro continente y solo se habla de que este país puede salir de la zona euro, se trata de una situación que puede ser común para cualquier colombiano y es lo que se conoce como el “impago de la deuda”.

Que no viva usted la misma crisis que hoy sufre Grecia Que no viva usted la misma crisis que hoy sufre Grecia

El problema económico que actualmente vive Grecia viene de algunos años atrás: algunas de sus causas originales se remontan a que adquirió grandes deudas, gastó cuando debía preferiblemente ahorrar, así como también hubo una falsificación de sus cifras macroeconómicas, es decir, que los datos publicados sobre lo que se habían endeudado los griegos eran más altos de lo que habían dicho.

Todo eso lleva a que no tuvo la forma para pagar sus deudas y, por tratarse de un país de la zona euro (donde comparten una moneda común), podía afectar a los países vecinos que también usaban esta moneda.

Es por eso que los países de la zona deciden “rescatarlo” y le hacen un acuerdo de pago, pero bajo unas condiciones en las que pide que se disminuyan los gastos que hace el Gobierno, así como la disminución de salarios, de pensiones, despedir empleados, entre otras medidas que llevaran a una austeridad.

Con esto (y otras ayudas más) el país ha logrado seguir, pero recientemente la situación se está haciendo insostenible y se han adoptado medidas que hacen que todo sea mucho más difícil: bancos cerrados, los griegos no podrán hacer retiros de más de 60 euros diarios y no habrá posibilidad de enviar dinero al exterior.

Actualmente el país está a la espera de buscar alternativas para poder salir de la gran crisis económica en la que está metida y que esperan conocer los resultados de un referendo que será en julio para saber si los griegos aceptan las condiciones de un nuevo rescate; que implican condiciones de mayor austeridad (recortes en salarios, pensiones y puestos de trabajo).

¿Le suena familiar?

“Efectivamente lo que le puede pasar a Grecia, nos puede pasar a nosotros como persona natural”, explicó el profesor especialista en finanzas de la Universidad de Los Andes, Santiago Rodríguez.

De esta situación existen factores fundamentales que puede aprender una persona común y corriente para su vida personal y no caer en lo que se conoce como “bancarrota” o una grave crisis económica que pueda afectar su trabajo y su familia.

La principal enseñanza es que, por regla general, no se debe gastar más de lo que sus ingresos permiten. Grecia era un país que tenía una economía relativamente estable, pero no reconoció hasta qué punto debía endeudarse. Esto se traduce en que no puede vivir su día a día basado en lo que le prestan familiares, amigos o bancos.

Le recomendamos leer “Cómo saber hasta qué punto endeudarse”.

Otro aspecto es que “debo tener una nivel de vida y de gasto acorde con sus ingresos. No dejarme contagiar por el frenesí de gastos que tienen “los vecinos”, porque ellos de pronto sí pueden y yo no”, explica el profesor Rodríguez.

Cada persona y cada familia viven momentos económicos distintos dependiendo de sus hábitos y de sus ahorros. Es por eso que tiene que saber primero cuáles son sus necesidades, cómo las debe cubrir, cuáles fuentes de ingreso tiene, si su empleo es fijo, entre otros factores que le ayuden a saber si debe mejor gastar, invertir o ahorrar.

Y con la deuda…

El gran problema de Grecia ha sido el manejo de la deuda. Y es que para muchas personas puede ser un poco complicado saber manejarla cuando suceden situaciones imprevistas o cuando simplemente las cuentas le fallaron.

En palabras del profesor de Los Andes, “en la medida en que ya sé que me excedí, debo ser consiente que debo tomar medidas para ajustarme y las debo hacer yo, no esperar que los demás me tengan que ayudar”.

Lo ideal es que pueda reconocer que está haciendo algo mal y que, de seguir así, puede perder su sueldo, su trabajo y los principales afectados pueden ser sus familiares: “debo reducir mis gastos de viajes, recreación y si es una deuda más exigente, debo cambiarme de sitio de vivienda y ajustar mis gastos a un nuevo nivel de vida. Más adelante si regreso a mejores ingresos podría retomar lentamente nuevas actividades”, añadió el académico Santiago Rodríguez.

Además, recuerde que actualmente existe una diversidad de opciones que le permiten modificar sus deudas, como una reestructuración de ésta, la compra de cartera o declararse insolvente.

FP le sugiere leer también “¿No tiene dinero para pagar sus deudas? Declárese ‘insolvente’”.

Al final, una crisis como la que Grecia está viviendo quizás ya la han vivido muchos colombianos antes por lo que conocer y prever una situación de este tipo puede ayudarle a prevenir grandes crisis económicas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.