Los mitos urbanos de las finanzas personales

Aunque suenen lo suficientemente creíbles y se compartan entre amigos, familiares y en redes sociales, tiene que aprender a identificarlos para no caer en ellos.

Ingimage Ingimage

Cuando se trata de la administración adecuada del dinero, siempre serán muchos los que le aconsejen y quieran que usted repita ciertas prácticas o costumbres que, para otros, han sido exitosos. Pero cuando usted intenta ponerlo en práctica, se da cuenta que no resultó lo más conveniente o que no salió como esperaba.

Todo esto también se basa en información errónea o equivocada, al estilo de los mitos que empiezan a crearse alrededor del dinero, de la inversión, del ahorro y del gasto que, en vez de ayudar a aclarar el panorama y a crear hábitos buenos, pueden causar confusión e, incluso, llevarnos a cometer errores.

Cada persona tiene una situación única y particular que no siempre hacen que exista una fórmula exitosa para todos los casos, así que considere que si le han dicho alguna de las siguientes expresiones, probablemente usted esté cayendo en el error de creerla:

  1. Ser rico es un trabajo duro

Claro, requiere de dedicación y pasión, pero no siempre tiene que resultar algo “duro” de hacer. Por un lado, este mito lo desmienten aquellas personas que simplemente han recibido la riqueza por herencia y la han puesto a trabajar generando más ganancias. Pero también están otros que son aquellos que hacen de su pasión y, simplemente, “la riqueza viene por añadidura”, así que no suele ocurrir que aquel que trabaje más duro se convierta en alguien rico.

A esto también hay que sumarle otros factores, como la humildad, la persistencia y la inteligencia; porque el trabajo duro, en sí mismo, no trae resultados si no se mezcla con todo lo anterior.

  1. Comprar en descuentos ahorra dinero

Casi como el mito de que los cupones de descuento son una de las mejores estrategias para ahorrar cantidades de dinero. Esto está muy relacionado con casos como el que recientemente salió en Colombia y el almacén Falabella por quejas de los usuarios que reclamaban por falsas ofertas, ya que las personas al no tener la información suficiente como para determinar cuándo un descuento es realmente un descuento, la simple palabra puede ser suficiente para hacer creer a la gente que sí existe.

  1. La deuda es mala

En Finanzas Personales hemos insistido bastante en que pedir dinero prestado no es algo bueno, ni malo, lo que realmente genera consecuencias es la forma en la que usted administre esa deuda y el compromiso financiero que adquiera para pagar rápidamente. Lo otro que tiene que tener en cuenta es saber, exactamente, para qué va a usar ese dinero: si es simplemente por un capricho o un deseo que quiere satisfacer, puede que no sea lo más conveniente (lo cual tampoco quiere decir que sea malo); pero si por el contrario se endeuda con el fin de generar más ingresos, tendría más sentido.

  1. Las tarjetas de crédito son un mal necesario

Muchas personas creen que esta es la única forma en la que las personas pueden empezar una vida crediticia. Pero esto no es necesariamente cierto. Si bien contar con una y tener un buen manejo puede ayudarle a mejorar su puntaje crediticio, hay personas que en toda su vida nunca han necesitado de una, según explica Credit Advisor.

  1. La propiedad es siempre la mejor inversión

Una vivienda, definitivamente es una buena inversión, pero no siempre es la mejor ni la más conveniente. Por un lado, usted tiene que hacer un balance y considerar que si tiene que tomar una hipoteca muy costosa con el fin de lograrlo, pero matando sus finanzas, seguramente no es lo más conveniente. Este tipo de deudas no siempre son convenientes cuando lo dejan tan endeudado. De acuerdo con Kiplinger otro aspecto relacionado con esto es que entre más casas tenga, más rico es; pero cuando no tiene en equilibrio otros factores como el ahorro y los aportes a pensión, esta afirmación se convierte en un mito.

  1. El éxito de las finanzas radica en la inversión

Money Sense explica que este es uno de los mitos más comunes. El tema es que “la inversión puede ser parte de la administración del dinero, pero para aquellos que acaban de empezar, por lo general, es tan sólo una pequeña parte del proceso”. La verdad es que el éxito de las finanzas radica inicialmente, en la elaboración adecuada y el apegarse a un presupuesto, gastar menos de lo que gana y vivir bien dentro de sus medios. La inversión llega en el momento en el que usted ya sabe administrar bien su dinero y cuenta con ahorros suficientes como para “ponerlos a trabajar” a su favor.

  1. El efectivo es el rey

Aunque tener el dinero en efectivo puede convertirse en una gran ventaja para muchas ocasiones, la verdad es que también puede llegar a representar un gran riesgo para su seguridad y para sus finanzas. Según Listen Money Matters, es importante que usted tenga en cuenta que puede recibir muchos más beneficios a la hora de pagar con tarjeta (ojalá la débito) como descuentos y, especialmente, las coberturas que le puede ofrecer y la seguridad que puede llegar a tener si se la roban o la pierde. Al igual, usted puede hacer un mayor seguimiento a sus gastos.

  1. Gastar menos es mejor que ganar más

Es importante que usted sea consciente que no debe gastar más de lo que gana y buscar la forma de disminuir los consumos que realmente no sean necesarios o útiles en su vida cotidiana. Pero pensar que esa es la única manera de tener finanzas sanas, también es un error. Siempre que tenga la opción de recibir un ingreso extra, podrá contar con mejores posibilidades de ahorro y de inversión. ¿Cuándo gastar menos y cuándo ganar más?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.