¿Invertir en acciones es lo mismo que apostar en el casino?

Este es uno de los mitos sobre las acciones que muchas personas tienen. Especialistas en el tema opinan al respecto.

¿Invertir en acciones es lo mismo que apostar en el casino? ¿Invertir en acciones es lo mismo que apostar en el casino?
Si bien hay momentos en los que los precios de las acciones en el mercado dejan de responder a las circunstancias propias de la compañía debido a factores como la especulación, los flujos de inversión, o simplemente la divergencia en las expectativas de los agentes; invertir en ellas no es lo mismo que apostar en el casino.

La inversión en activos de renta variable debería entenderse como una “jugada” informada, donde el inversionista debe analizar desde el principio las proyecciones sobre los aspectos fundamentales de la compañía, y definir su expectativa en términos del retorno y el riesgo que está dispuesto a afronta.

Actualmente, es fácil acceder al mercado de acciones en Colombia. Toda persona que tenga un capital y desee invertir en alguna empresa, ya sea colombiana o extranjera, podrá adquirir acciones con sólo hacer una llamada a su asesor comercial o contratar los servicios de una plataforma electrónica de negociación.
Es importante que los futuros inversionistas tengan total claridad sobre lo que es y lo que NO es una acción.

Según César Cuervo, Analista Jefe de Renta Variable de Credicorp Capital, una acción es un título que representa una fracción del patrimonio de una compañía, lo que significa que al comprar acciones, el inversionista se convierte en dueño de un porcentaje de la empresa.

Es importante tener en cuenta que el patrimonio es un interés residual sobre los activos de una compañía, lo que implica que otros proveedores de capital, dentro de los que se destacan los acreedores, tienen precedencia sobre los accionistas en términos del derecho a beneficiarse de los flujos generados por la empresa.

Las ganancias percibidas por los accionistas serán proporcionales a la fracción que les corresponde de la utilidad neta generada por la compañía, la que puede ser distribuida en forma de dividendos, o ser retenida para financiar futuras oportunidades de crecimiento o fortalecer la estructura de capital. Para una inversión en acciones a través del mercado de capitales, la rentabilidad total es el resultado de sumar los dividendos distribuidos y la ganancia de capital, que depende de la variación en el precio de las acciones en el mercado. Aunque las acciones se caracterizan por ser inversiones de un mayor riesgo que otros instrumentos, suelen destacarse dentro de las que tienen en el largo plazo, mejor retorno.

Tome en cuenta las siguientes recomendaciones para invertir:
• Si el inversionista desea comprar acciones a largo plazo, lo primero que debe pensar es en la empresa en la que se está invirtiendo y sus fundamentales; analizando al menos: el sector donde opera, su estrategia, su equipo gerencial, su plan de inversiones y las necesidades de capital. Los factores puramente de mercado que afectan la acción como tal, como los flujos, el análisis técnico, y el sentimiento de los agentes, también son relevantes, pero no deben ser los únicos que evalúe el inversionista.

• Dicho esto, no es suficiente con que la compañía en la que se va a invertir tenga fundamentales sólidos; una tesis de inversión robusta también implica contar con los factores de mercado propicios, que sea lo suficientemente líquida y que se encuentre negociándose en el mercado.

• Analice el estado de la compañía, si es una empresa sana y financieramente sólida.

• Pregúntese si el negocio tiene sentido y si la empresa tiene la posibilidad de crecer y/o generar valor para sus accionistas.

Tener presente estas indicaciones le ayudará a hacer de su inversión algo práctico y bien hecho.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.