Nueve preguntas financieras que enserio pueden cambiar su vida

Llega ese momento de detenerse, mirar a su alrededor y ver lo que ha hecho, usted evalúa su vida y para ello, puede que busque las palabras adecuadas pero, ¿son las preguntas las correctas?

Flickr sunshinecity Flickr sunshinecity
A lo largo de la vida siempre hay situaciones que son trascendentales y para las que debe tomarse un tiempo de analizar y verificar, de acuerdo con sus intereses, sus planes y su personalidad, si realmente son las adecuadas y las convenientes para usted.

Quizá para eso, se pone a considerar una serie de situaciones: las que ya existen así como las que podrían llegar a suceder en caso de que usted tome una u otra decisión. Pero para eso, considera una gran variedad de posibilidades, combinadas entre sí, hasta encontrar la combinación que, según su percepción, mejor se adecúe.

Hay un dicho que reza “no hay respuestas correctas a preguntas equivocadas”, por lo que es bueno tomarse el tiempo que sea necesario y verificar, realmente, si las decisiones que se están tomando lo están llevando hacia el camino que realmente quiere ir. Esto, especialmente en el campo financiero, no sólo le puede ahorrar unos buenos pesos, sino que le permitirá acercarse más a sus sueños y moldear su felicidad a futuro.

FP le recomienda “Entrene su cerebro para que sea inteligente con el dinero”.

Lo que pasa es que muchas de ellas no sólo lo involucran a usted, sino también a otras personas y el omitirlas o el no hacerlas de la forma adecuada, puede resultar en las consecuencias que usted no esperaba cambiando, por completo, su panorama:

1. “¿Estoy siguiendo mis sueños?”: si usted es de quienes toda la vida se imaginó con su empresa propia, ¿por qué aún sigue como empleado? Y si ya lo hizo, ¿era como lo imaginaba?

2. “¿Podemos hablar de mi salario?”: Muchas personas le tienen mucho miedo a enfrentar a sus jefes para expresar la inconformidad que tienen con el desequilibrio entre lo que hacen y lo que reciben. Pero esto –luego de una buena evaluación del mercado- puede ser falta de autoestima y valorar su propio trabajo. Recuerde: Si usted no pide, la respuesta es siempre no.

3. “¿Puedo tener un descuento?”: puede leerse como algo tonto, pero realmente, a lo largo de la vida puede ahorrarle un montón de dinero. Muchas personas lo pueden ver como un juego, mientras otros simplemente dejan perder la oportunidad. ¿Qué es lo máximo que puede perder? Que le digan no. Punto.

Lea también “Cómo la “gente pobre” gasta su dinero”.

4. “¿Estoy contento con mi elección de carrera?”: Muchas personas optaron por su profesión influidos por su familia o pensando en el salario. Pero nunca será tarde para seguir la verdadera pasión de lo que lo motiva, aquello con lo que usted pueda decir “increíble que me paguen por hacer esto”.

5. “¿Digo "no" más seguido que "sí"?”: la negación constante y privación de nuevas posibilidades nunca harán que su realidad cambie, mucho menos, la que corresponde con sus ahorros y sus finanzas. Es por eso que a veces es bueno atreverse, lo que, en finanzas, está más relacionado con el riesgo. Claro, usted debe tener unas respectivas precauciones, pero de vez en cuando podría ganar más de lo que puede perder.

6. “¿Gasto más dinero en vez de tiempo?”: si es de quienes se la pasa dando detalles a sus seres queridos intentando sopesar el tiempo que no está con ellos, puede que esté haciendo una inversión que no tendrá rentabilidad a futuro. Recuerde que el dinero nunca produce los mismos resultados que el tiempo, si bien puede mejorar las condiciones, los recuerdos y las experiencias suelen ser más trascendentales, tanto para usted como para sus seres queridos.

7. “¿Qué estaré haciendo en 5 años?”: aunque suene una típica pregunta cliché que le hicieron alguna vez en el colegio o en la universidad. Y todo tiene una razón muy sencilla: “si usted no sabe a dónde va, nunca va a llegar allá” (Lewis Carroll). Así, siéntese, tómese el tiempo y escriba dónde se proyecta en cinco años en todos los aspectos de su vida.

También “Las 8 características de la gente sin deudas, ¿cómo lo hacen?”.

8. “¿Puedo invitarlo a un café?”: este es uno de los hábitos más comunes pero no sólo es útil para coquetear con aquel chico o chica que conoció un par de días atrás. Es una de las preguntas que, si no está en su repertorio, deberá empezar a incluir, ya que es la forma más adecuada para crear redes (hacer networking) y donde podrá conocer mejor a las personas que, quien quita, a futuro sean sus colegas de trabajo.

9. “¿Quieres ser mi mentor?”: puede sonar un poco seria y quizá tímida. Muchos no se atreverán a hacer pero, a la vez, casi nadie va a rechazar. Una vez que usted conozca una persona en una buena posición que trabaje o maneje la industria que admira y hace la pregunta 8 previa a la 9, podría tener unos resultados increíbles en el crecimiento de su carrera profesional.


------
* Con información de Inc., Elite Daily, Huffington Post, Lifehack y Forbes

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.