Lo que debe hacer si no puede pagar una factura a tiempo

Hay meses de meses y a veces las emergencias o situaciones inesperadas hacen que gastemos más presupuesto del que teníamos planeado, por lo que algunas deudas quedan en un segundo plano y, cuando llega la fecha límite, no se sabe qué hacer. ¿Entonces?

Lo que debe hacer si no puede pagar una factura a tiempo Lo que debe hacer si no puede pagar una factura a tiempo
Cuando se trata de deudas, las personas se pueden dividir en tres grupos: de quienes son extremadamente responsables y cada vez que ven una factura la pagan inmediatamente; o quienes son organizados y tienen pendiente la fecha límite de pago para no entrar en mora, o aquellos “desjuiciados”, que ya sea por condiciones económicas o por mala memoria, suele pagar los intereses por no pagar a tiempo.

El tema es que, aunque usted esté en el primer grupo, pueden presentarse situaciones y condiciones –incluso externas y que no pueda manejar- para que pueda terminar en el último y, con ello, vivir una pequeña “crisis” para saber qué hacer y cómo actuar sin que su historial o reporte crediticio sea afectado y que no le salga tan caro no haber pagado a tiempo.

Así, antes que nada, esta es la peor forma en la que puede actuar ante una crisis de este tipo:
• No hacer un presupuesto
• Ignorar la situación
• Esperar a que llegue una nueva factura
• Esperar a que lo reporten a las centrales de riesgo

FP le recomienda leer “¿Con muchas deudas? Aprenda a decidir qué pagar primero”.

Bueno, claro que no todas las deudas son de pago urgente e inmediato pero, si usted tiene en cuenta la tasa de interés, la tasa de mora de sus deudas y las consecuencias de un posible impago (como quedarse sin algún servicio público), pues es importante tomar medidas de prevención. Así, lo más adecuado es que usted:

1. Las causas: ¿Ya sabe en qué se le fue el dinero con el que debió haber pagado? ¿cuál fue la razón por la que no pudo pagar a tiempo? Si usted no tiene claro esto, está permitiendo que el “desorden financiero” se adueñe de sus cuentas y es muy probable que se vuelva a repetir una situación de estas nuevamente.

Para ello, quizá sea necesario echar una revisada a sus extractos bancarios y una revisada a su presupuesto para establecer bien cuál fue ese momento en el que las deudas se “descuadraron”.

2. Prioridades: como ya comentamos, no todas las deudas son iguales, por lo que será necesario determinar cuáles tendrán un mayor impacto en su bolsillo y en su vida, en caso de no pagarlas. Así, todo lo que corresponda a sus gastos básicos como alimentación, seguridad social, transporte y servicios públicos, deberán ser prioridad.

Luego, considere aquellas deudas que pueden tener tasas de interés mucho más altas y que, de no pagarlas, dejaría de contar con el servicio, como sucede con las tarjetas de crédito, por ejemplo o el pago de la hipoteca. Cuando establezca esto, podrá saber cuánta plata puede llegar a necesitar de forma urgente, para cubrir esas deudas.

3. Otras fuentes: aunque tenga un solo trabajo, ¿qué opciones hay de que consiga un dinero extra? Por ejemplo, ofreciendo sus servicios a familiares o enseñando algún idioma; algo que le permita hacer un dinero de más que, al menos, le ayude a solventar en algo la situación.

Según About Money, también puede ser útil vender algunas cosas a través de internet o esforzarse un poco más, si es el caso suyo, para que puedan pagarle unas horas de trabajo extra en la empresa para la que trabaja.

Lea también “Nueve formas distintas para ganar un dinero extra desde su casa”.

4. No más créditos: No vaya a cavar un hueco para tapar otro. Es el peor error que puede llegar a cometer cuando se trata de deudas. Entonces, olvídese de hacer avances en efectivo o solicitar créditos adicionales. NI para pagar las deudas que tiene, ni para adquirir nuevos productos o servicios. Así, Man Vs. Debt aconseja que, aunque se ve como una de las salidas más fáciles, puede llegar a ser la más contraproducente en su vida financiera.

Una alternativa puede ser considerar un pequeño préstamo con algún amigo o familiar con quien tenga muy buena confianza, pero sólo considere eso, si realmente sabe que, al siguiente mes, tendrá la capacidad de pago porque, de lo contrario, puede significar el fin de una buena relación.

5. Consulte opciones: a ningún banco le conviene que usted no pague, ése es su negocio, por eso, si usted se acerca a su entidad a comentar su situación y decir que se encuentra en un momento complicado, la mayoría de ellos van a brindarle distintas soluciones de pago para que no tenga complicaciones.

De acuerdo con Wise Bread, el error de muchas personas es pensar que, al llamar, lo único que la entidad va a hacer es recriminarle por no haber pagado pero, realmente, ocurre todo lo contrario, siempre habrá alternativas para ponerse al día. Eso sí, tenga en cuenta que también tiene su precio (por ejemplo, con una tasa quizá un poco más alta o cuotas más altas los siguientes meses).

6. Prepárese: una vez haya encontrado la forma de salir de esta situación, prevea que no le vaya a volver a pasar. Por ejemplo, si le sucedió por olvido, procure establecer formas de pagos automáticos con su cuenta bancaria o añada recordatorios en su celular.

Pero si se trata de que el presupuesto no le alcanzó, revise qué es lo que puede estar ocurriendo: si fue que hizo gastos que no debía, adquirió deudas que no podía asumir o simplemente tuvo un descuadre por alguna emergencia. De ser así, podría considerar aumentar un poquito más su fondo de emergencias, mes a mes.

Quizás le interese también “Nueve señales financieras que lo delatan como colombiano”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.