Invertir a los 25, ¿por qué no?

Una cosa es ahorrar dinero para emergencias o para los proyectos que usted tenga en su mente y otra, totalmente distinta, es poner a “rendir esa platica” que tiene. Así que si quiere empezar a hacerlo, está a tiempo para iniciarse en el tema.

Invertir a los 25, ¿por qué no? Invertir a los 25, ¿por qué no?
A los 25 años las preocupaciones pueden ser distintas: para algunos es solo cuestión de responder solamente por una que otra factura y por tener el dinero para pasar bien el fin de semana, hasta aquellos que tienen la responsabilidad de mantener el hogar, un arriendo y las cuentas de algunos créditos.

Sea cual sea su situación, quizás ya ha aprendido que el dinero es algo que debe valorarse, no derrocharse y que es necesario ahorrar –aunque esto resulte algo complicado-. El manejo del dinero no es algo tan sencillo dependiendo de su rutina y de sus actividades, pero es algo que requiere de aprendizaje.

Y dentro de ese aprendizaje hay algo que quizás usted no tiene conocimiento o quizás no ha sido tan consciente de ello: el hecho de invertir. Esto implica que ese dinero que usted tiene “no se quede quieto” sino que lo ponga a producir. Por ejemplo, lo más común para invertir es dejar su plata en un CDT. Esto funciona como una especie de “préstamo” que usted le hace al banco y que, después de un tiempo, le pagan un dinero extra (la tasa de interés) por “haberlo prestado”.

Lea también “Los 9 peores consejos sobre dinero que le pueden dar y que usted debe ignorar”.

¿Qué se necesita para esto? Primero, claro, perder el miedo para hacerlo. Invertir tiene dos caras: ganar o perder. Pero eso también depende usted y lo arriesgado que sea. Pero bueno, si a este punto usted ya está interesado, lea a continuación:

El colchón no es buen lugar

Sucede que a medida que pasa el tiempo, el dinero pierde su valor. Para no ir tan lejos ni complicarlo con conceptos, recuerde que cuando usted era pequeño el pasaje del bus costaba menos de $1.000 y ahora cuesta más de $1.500. Todo eso sucede por efectos de la inflación (que es cuánto se encarecen los precios). Una publicación de Business Insider señala que este concepto debe tenerlo muy presente, siempre con su dinero.

Entonces imagínese que usted guarda $2.000 solamente debajo de su colchón como un ahorro, durante 5 años. Probablemente cuando se acuerde y quiera comprar algo con esos mismos $2.000; ya no va a poder comprar lo mismo que antes porque ya no le alcanzará.

Por eso, es que las inversiones, al menos, le permiten mantener el valor del dinero en el tiempo y hacen que usted pueda seguir comprando lo mismo con esa misma cantidad. Un ejemplo de ello, es lo que sucede con los famosos CDT, éstos últimos que tienen una tasa del 3% que es más o menos lo mismo de la inflación colombiana, es decir, lo que se encarecen los precios.

Es por eso que es necesario considerar algunos mecanismos para que su dinero al menos mantenga ese valor y no se quede siempre debajo del colchón o en su marranito.

FP le sugiere leer “Los errores de los colombianos cuando piensan en ahorro o inversión”.

Las herramientas

Actualmente tanto bancos como otras entidades financieras como las cooperativas o fondos de empleados, ofrecen a sus participantes distintas formas para hacer que su dinero esté guardado y genere algún rendimiento (o dinero extra, a partir del que ya tiene).

Lo importante es que antes de escoger cualquier tipo de mecanismo o herramienta usted tenga claro lo básico:
• Cuánto espera ganar.
• Cuál es el riesgo de que pueda perder.
• Cuánto tiempo va a dejar allí el dinero.

Esto, en términos más complicados se traduce en tasa de interés, nivel de riesgo y plazo de inversión (para que no lo tomen con sorpresa), según sugiere una publicación de Quora. Por ejemplo, no es lo mismo invertir en acciones de la bolsa de valores, que es para personas que son un poco más arriesgadas; que hacerlo en la cuenta de su fondo de empleados, que es más seguro, pero puede ganar menos.

Entonces, si se ha decidido por invertir, debe considerar esos factores. Lo más prudente para iniciar es que lo haga con calma, que pregunte lo que más pueda en cada una de las entidades (bancos, cooperativas, fiduciarias, comisionistas de bolsa, fondos de empleados, financieras, etc.) pero que entienda que:

1. Quien le promete ganar dinero fácil no es algo muy seguro, por lo general, se trata de pirámides.
2. Así como hay un riesgo de ganancia, también hay uno de pérdida.
3. Unos meses de más o unos meses de menos, pueden hacer la diferencia entre ganar más o ganar menos.
4. Cada herramienta tiene sus propias características, asegúrese de escoger la que más le conviene.

Quizás también le interese leer "Cómo identificar cuándo un negocio es una pirámide".

Los costos

Todo servicio financiero tiene su costo. Y sucede para todo, porque ese es el negocio. Así que a cualquier entidad que usted vaya y solicite que quiere invertir, le van a decir que lo puede hacer y le van a explicar cómo funciona todo. Pero el hecho es que, por lo general, le van a cobrar una cuota de administración.

Por supuesto, ante esto tiene también que estar pendiente y solicitar toda la información al respecto para que, cuando vaya a retirar su dinero, no se lleve una sorpresa. Recuerde siempre preguntar y tener muy claro de cuánto va a ser dicho cobro.

Quizás también quiera leer “¿CDT o Fondos de Inversión Colectiva, cuál es más rentable?”.

Cuánto invertir

Nuevamente, recuerde que no es lo mismo el dinero que tiene para ahorrar que el que tiene para invertir. Por un lado, los ahorros corresponden a aquello que le va a poder ayudar en caso de que tenga alguna emergencia o de que esté planeando hacer algo particular. Es un dinero que tiene un fin específico.

En tanto, el dinero que va a invertir es una cantidad que usted quizás tomó de sus ahorros (un pequeño porcentaje) y que va a “olvidarse de él”, es decir, que es dinero con el que no va a contar a futuro para algo específico. Eso no significa que lo vaya a perder, claro que no. Sino que es plata con la que va a empezar a ganar más dinero y que tiene un riesgo.

Entonces, en cuanto a cantidades, eso puede depender de usted y de lo que vaya a invertir. Hay algunas entidades que le reciben dinero desde $50.000 para hacer inversiones, mientras otras solicitan cantidades más grandes. ¿Cuánto apostar? Pues verifique su situación económica: si necesita mucho ese dinero o si sencillamente puede “olvidar” que existe, mientras crece.

Nuevamente, eso depende de lo que usted quiera lograr y de cuán arriesgado quiera ser al hacer las apuestas en sus inversiones.

Lea también “¿Ahorrar o invertir? Guía para cómo saber cuándo hacer qué”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.