Una forma muy económica para comprar casa

Si le parece que la vivienda actualmente está muy costosa y no vale la pena comprar ahorita con esos altos precios, existe una opción que en Colombia es poco conocida pero que tiene mucho espacio de crecimiento y puede ser bastante aprovechada. FP le cuenta.

Una forma muy económica para comprar casa Una forma muy económica para comprar casa
Una de las metas recurrentes de los colombianos es tener su casa propia y dejar de pagar arriendo, ya que esto es una garantía de calidad de vida para contar con las condiciones mínimas que le permitan tener patrimonio propio y no preocuparse por “dónde meter la cabeza”.

No en vano actualmente se han desarrollado una serie de propuestas desde el Gobierno, que buscan incentivar la compra de vivienda a través de subsidios o ayudas que le permiten adquirir créditos en condiciones favorables, como el programa de Mi Casa Ya, Arriendo Social, Casa Ahorro; así como los subsidios a la tasa de interés.

No obstante, hay otras personas que quieren considerar otras opciones, especialmente, porque los costos de la vivienda en cualquier lugar del país pueden resultar bastante costosos para el presupuesto que se tenga planeado. Para eso, existen otras alternativas.

FP le recomienda leer "Cómo comprar casa propia pagando arriendo".

Una opción: remates

Quizás usted haya visto en las películas o series de televisión los procesos de remate, ya sean de propiedades o de objetos que se dan cuando se quieren vender éstos con precios muy atractivos. Pues bien, en Colombia existen estas opciones y se dan varias veces al año, el tema es que puede que usted no se haya informado bien.

De acuerdo con expertos de Colpatria, “un remate es un evento en donde se reúnen personas o instituciones que quieren vender bienes (mandantes) con personas o instituciones que desean comprar esos bienes (participantes)”.

Entonces, los bienes comienzan con un precio mínimo, que se va incrementando a través de la competencia de los participantes, resultando como ganador o adjudicatario aquel que ofreció el mayor valor por el bien.

Los remates son públicos y abiertos a todo aquel que quiera participar. Por ejemplo, para el caso de jornadas como las que han adelantado en Colombia Colpatria y el líder chileno Remates Macal (el próximo sábado 26 de Septiembre de 2015 se realizará un tercer remate de 35 propiedades), el único requisito es haber enviado los documentos necesarios para habilitar su participación y haber constituido la “garantía”.

Se pueden rematar todo tipo de bienes. Pero los más habituales son bienes inmuebles, vehículos (carros, camiones, etc.), maquinaria pesada y excedentes industriales. Y en lo que corresponde a vivienda, existen alternativas muy atractivas porque suelen ofrecerse a precios asequibles, en algunos casos, por debajo de los del mercado.

Según Sebastián Calvo, socio de Macal, “a todos nos gusta comprar barato y una de las condiciones necesarias para que un remate tenga éxito es que los precios sean atractivos. La esencia del remate es la oportunidad que va asociada al precio y al tipo de bien”.

Generalmente existen dos tipos de remates: los comerciales, que corresponden a aquellos que por distintas razones cuando una persona no cumple con sus compromisos financieros, entrega bienes inmuebles que quedan a nombre del banco como garantía. Son más comunes y conocidos.

Los otros, corresponden a los remates judiciales, que son de bienes o propiedades que se negocian cuando existen trámites o problemas legales y jurídicos detrás de ellos. Son más cerrados y específicos.

Le sugerimos leer también “Los 5 errores comunes al pedir subsidio de vivienda”.

¿Cómo participar?

Dependiendo de la entidad que lo organice, los remates se suelen hacer de forma presencial. No obstante, también hay otras oportunidades en las que se puede participar a través de Internet, Teléfono y Mandato.

Las personas que quieran participar, deberán estar atentas a la realización del proceso. Cada empresa que realiza un remate tiene unas características particulares como, por ejemplo, una inscripción previa y unas condiciones específicas.

Además, la mayoría le va a solicitar una “garantía”. Según los expertos de Colpatria y Macal, “ésta consiste en un depósito o cheque de gerencia que se debe entregar previo al remate como garantía de seriedad de la participación. Para aquellas que resultan adjudicatarias, la garantía se abona al pago del bien, a aquellas que no se adjudican un bien, se les devuelve su garantía una vez concluido el remate”.

“El único fin que tiene la garantía, es que no entre cualquier persona, levante la mano, se adjudique la propiedad y después se desaparezca. Garantía es “seriedad””, explica el experto Calvo.

También le puede interesar “Ocho recomendaciones a la hora de comprar vivienda”.

Los presupuestos

A diferencia de lo que muchos creen, los procesos de remate exigen garantías que varían dependiendo del precio mínimo en el que se ofrezca la vivienda. Pero hay casos en los que, por ejemplo, se pide una garantía de $10 millones, si la persona no compra, se devuelve por completo ese dinero.

Claramente este valor de garantía implica eso, que usted asegura su compra. Pero para la vivienda usted deberá contar con el dinero o la forma de financiamiento para pagar el inmueble. Lo bueno es que los precios de estos inmuebles, por ejemplo, los puede encontrar desde los $45 millones en Bogotá. Pero existe una gran variedad de oportunidades.

Una vez le adjudican el inmueble, en un plazo próximo deberá pagar una garantía adicional y luego, un plazo mucho más largo para terminar de pagar el saldo pendiente; lo cual depende de la entidad que realice el respectivo remate.

El saldo pendiente se puede pagar con un crédito que la persona ya haya adquirido, de la manera que considere conveniente. Luego del pago total, se procede a la firma de las escrituras y luego de esto, la entrega del inmueble

Recomendaciones

• Ver y revisar las propiedades previamente, antes de participar.

• Hay métodos de participación con los que no necesariamente implican presencia física.

• No considerar solamente una propiedad, sino tener en cuenta las otras alternativas

• Con la garantía que se ofrezca se puede participar para varios inmuebles que exijan una de valor igual o inferior.

Quizás le interese “Cómo los jóvenes están cambiando la manera de comprar casa”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.