Señales que determinan si debe cambiar su consejero económico

En tiempos de ajustes económicos, los expertos en finanzas pueden ayudarle a mejorar el panorama, a recuperar inversiones y a asegurarle una estabilidad duradera. Pero también pueden aprovecharse de usted e inclusive dejarlo cerca a la ruina.

Señales que determinan si debe cambiar  su consejero económico Señales que determinan si debe cambiar su consejero económico
Estos planificadores económicos logran conocer de primera mano el estado de sus finanzas y es por eso que debe tener mucho cuidado al momento de contratarlos. Lo mismo pasa al momento de despedirlos. Es clave que se dé cuenta de algunas señales que merecen o un cambió o una terminación definitiva a esa ayuda. Estas son algunas de ellas.

1. Nunca le preguntaron por sus objetivos y tiempos personales antes de recomendarle inversiones

No existe un plan de inversión que se adapte a cualquier esquema o plan. Así establezcan de forma clara sus objetivos, los riesgos, el monto que desea invertir y el tiempo en el que quiere recibir ingresos, es tarea del planificador asegurarse que existe una buena posibilidad de lograr lo que usted quiere. Debe conocer quién es usted y qué es lo que quiere con su dinero.

2. Sólo recomienda invertir en una compañía

Así sus acciones y productos estén por el cielo, la clave en invertir se encuentra en la diversificación y conocer varios destinos para su dinero. Si el experto no le está brindando variedad quizás tenga intereses personales en que usted sólo ponga su dinero en la que él quiere.

3. No recibió ningún tipo de plan escrito o documentación certificada

Cada inversión debe estar acompañada de una documentación detallada que describa el tipo de inversión, las cifras, los riesgos y los objetivos. Además, su planificador también debería entregarle un estado completo de sus finanzas para prever futuros cambios. De esta manera se tienen claro todos los puntos desde el principio. Si esto no ocurre, luego puede verse envuelto en problemas innecesarios

4. Lo están apresurando a que realice inversiones

Aunque quedarse pensando mucho tiempo y no tomar riesgos propios de las inversiones es algo que no lo lleva a ningún lado, si a usted lo ponen bajo presión para que haga algo que no lo hace sentirse cómodo, el riesgo puede ser peor. Esto sólo trae problemas. A veces puede necesitar un pequeño empujón pero siempre esté seguro de la inversión que quiere realizar y no se deje manipular.

5. Las recomendaciones del planificador no concuerdan con sus objetivos financieros

Es sencillo: si no están de acuerdo en algo tan importante como los objetivos y los tiempos, lo mejor es dejar de trabajar juntos. Lo más probable es que ese planificador no esté escuchando sus verdaderas necesidades o no está actuando en su interés.

6. Usted nunca puede conseguir a su planificador cuando quiere (y no le devuelven las llamadas)

La comunicación entre usted y la persona que le está ayudando con sus finanzas debe ser clara y disponible 24/7. Esta persona debe rápidamente sacarle las dudas que tenga y aconsejarle lo mejor. Pero si a usted le está costando trabajo ubicar a esa persona es porque no le interesa saber de usted y menos de sus finanzas.

7. Constantemente cambian sus inversiones


Estas personas tienen que tener su foco en el plan de trabajo y no en hacer dinero con la mejor inversión diaria. Ustedes tienen que tener unas inversiones fijas y el estar constantemente fluctuando puede dejarlo sin ganar un solo peso. Piénselo de esta manera: entre más transacciones haga usted, más comisiones puede tener su planificador. Mucho cuidado.

8. El plan que le plantean suena demasiado bueno para ser real


Si así suena su plan, es porque quizás lo sea. Si le están recomendando una inversión o estrategia de la que nunca ha escuchado y usted ni siquiera sepa si es legal, esa persona no es de confiar. Aunque este planificador quiera ayudarlo, es usted el que debe asumir las consecuencias y el que puede quedarse sin dinero.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.