La opción que pocos conocen para invertir su dinero

¿Qué pensaría sobre una posibilidad que le permite invertir en un negocio sin que usted lo administre directamente? Se trata de una opción poco conocida pero que puede resultar interesante para muchos.

Flickr Images Money Flickr Images Money
Cuando tiene un dinero ahorrado y quiere invertirlo son muchas las opciones que puede encontrar en entidades financieras: desde los CDT’s, cuentas de ahorro, fondos de inversión colectiva, acciones, etc. Pero también hay otros mecanismos que, incluso, son únicos en el mundo: se trata de los derechos fiduciarios.

Aunque suene algo complicado, realmente es una cuestión sencilla de inversión y aplica, por lo general y en su mayoría, para proyectos inmobiliarios, es decir, de construcciones, como hoteles o centros comerciales.

FP le sugiere leer “Los errores de los colombianos cuando piensan en ahorro o inversión”.

Quizás recuerde que hace algunos años este fue un mecanismo que empezó a promocionarse mucho en proyectos de nuevos hoteles que prometen ser grandes negocios. Pues bien, los derechos fiduciarios son una forma en la que usted “compra una participación en un proyecto” y se beneficia de los rendimientos que ese proyecto (o negocio) pueden llegar a generar.

Según explica Ernesto Villamizar, presidente Fiduciaria de Credicorp Capital, los “derechos fiduciarios existen desde 1970, pero de manera más conocida desde 1991 cuando hubo separación de fiduciarias de bancos”.

¿Cómo funciona?

Lo que normalmente hay es un promotor o gestor de la inversión, por ejemplo, una inversión para construir un hotel. Estos promotores están generalmente en una sala de ventas, explicando en qué consistirá el proyecto.

“La plata de los inversionistas se aporta a la fiduciaria para que una vez se den las determinadas comisiones, los recursos entren a un fideicomiso. Mientras, se invierten en un FIC (una especie de cuenta) absolutamente conservador” explica Villamizar.

Esto quiere decir que su plata tendrá todas las condiciones de seguridad mientras el proyecto empieza a darse. En el ejemplo del hotel, mientras se consigan los permisos de construcción y demás para iniciar el funcionamiento, su dinero estará guardado para que luego se convierta en ese “derecho fiduciario”.

El experto de Credicorp señala que una vez se den las condiciones (como de licencia de construcción y demás permisos para empezar a construir), los recursos de los inversionistas que estaban invertidos en el FIC pasan al fideicomiso. En ese momento el inversionista ya tiene un derecho fiduciario.

Con ese fideicomiso, para el ejemplo del hotel, a través del promotor (quien está en la sala de ventas) se construye el hotel y luego de establecer quién va a administrar el negocio (por lo general grandes cadenas hoteleras) empiezan a operar y luego de eso, el negocio debería generar unas rentabilidades, que es lo que se reparte en el tiempo a los inversionistas.

¿Qué tiene el inversionista? Un derecho fiduciario que le da derecho a un porcentaje dela propiedad sobre el hotel y a recibir unos flujos futuros si esos se dan. El inversionista tiene derecho a que le rindan cuentas y de estar informado sobre el negocio.

Le recomendamos leer también “¿Ahorrar o invertir? Guía para que aprenda a saber cuándo hacer qué”.

La explicación

Estos derechos fiduciarios se logran gracias a la existencia de un fideicomiso que simplemente es el nombre que se le da a un “mecanismo, que es un vehículo que permite asociar a personas a inversionistas para hacer un negocio en vez de que dos personas hagan una sociedad, que es lo que se estila, pueden hacer un fideicomiso “vamos a comprar un local, dos inversionistas”. Y cada uno de nosotros tiene el 50% de los derechos fiduciarios”, explica como ejemplo Villamizar.

Esto quiere decir que el dinero que se reúne cuando las personas compran los derechos fiduciarios queda en ese “fideicomiso”, que reemplazan las sociedades o que complementa las sociedades para facilitar los negocios o para facilitar la vida.

Cuando le ofrecen derechos fiduciarios, le ofrecen como participación en proyectos, tiene que mirar qué negocio está haciendo porque cada negocio fiduciario y cada derecho, es diferente a otro. Y es un deber suyo obtener toda la información.

Es por eso que antes de invertir, debe saber en qué está invirtiendo, qué le ofrecen, la letra menuda, “infórmese que conlleva desde el punto de vista jurídico, financiero tributario la inversión que está haciendo”, sugiere el experto Villamizar.

El paso a paso

1. Encontrar un proyecto inmobiliario de su interés a través de agencias promotoras. Puede encontrar algunos por internet buscando “proyectos con derechos fiduciarios”
2. Infórmese muy bien sobre todo el proyecto y cómo funciona. Lea la totalidad de las condiciones.
3. Si está de acuerdo, le gusta y entiende en lo que está, se debe vincular a una fiduciaria y firma una serie de contratos.
4. Luego debe hacer el pago o su inversión que irá, inicialmente, a una cuenta FICS.
5. El proyecto se empezará a desarrollar y ya tendrá su derecho fiduciario cuando el dinero pase al fideicomiso. Lo único que debe hacer es mantenerse informado al respecto (labor de la agencia promotora).
6. Cuando el proyecto ya entra en operación, cada año normalmente hay una asamblea donde se informa cómo va el hotel y se presenta estados financieros.

Las características

En cuanto al monto de inversión o la cantidad de dinero que debe tener, dependerá de las condiciones del proyecto y de la cantidad de aportantes y de cuantos se puedan comprar. De acuerdo con Villamizar, “normalmente este tipo de temas son por encima de $100 millones”.

En lo que respecta a la rentabilidad o a las ganancias, también dependerá de cómo funcione el negocio. El experto de Credicorp señala que los rendimientos “normalmente son superiores a las de un CDT de 90 días pero tienen un riesgo totalmente diferente y es importante que inversionista entienda”.

Finalmente, este es un tipo de inversión del que debe informarse muy bien pero, por lo general, puede ser una buena opción, ya que el sector de la construcción por lo general siempre es uno de los que más jalona la economía colombiana.

No obstante, asegúrese de entender cómo funciona, piense si realmente ve que puede ser un buen negocio (como si se tratara de que usted lo fuera a montar) y recuerde que este es un negocio de inversión y no de ahorro. Finalmente, tenga todas las precauciones de que las entidades estén vigiladas y sean totalmente legales.

Lea también “Una manera efectiva para proteger sus inversiones”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.