¿Su microempresa está creciendo? Esta opción lo conecta con los grandes supermercados

Un obstáculo de los emprendedores es obtener financiación, pero también, ampliar su mercado a otros nichos y en eso es clave contar con aliados estratégicos.

123RF 123RF

Ser un emprendedor y dar el salto a empresario requiere de mucha motivación. En Finanzas Personales hemos hablado con muchos apasionados que se lanzan a cumplir con sus sueños de ser fundadores. Lo hacen arriesgando muchos ahorros, cometen errores que les cuestan bastante dinero, y sin embargo, persisten y dicen que su pasión está por encima de los obstáculos.

Según un informe de la Universidad Antonio Nariño, casi la mitad de los jóvenes emprendedores fracasan al año de su intento por hacer empresa. El estudio señala que los principales obstáculos que enfrentan los jóvenes que quieren emprender en el país, están relacionados con la falta de educación en emprendimiento, los altos impuestos y los escasos recursos para iniciar un proyecto.

En cuanto al financiamiento, las cifras no muestran un mejor escenario. El 17% de los empresarios arranca con recursos propios, 13% con deuda y 7% con capital semilla. Solo el 3% utilizan los recursos públicos disponibles, 3% ángeles inversionistas y 0,5% capital de riesgo, mostrando así un ecosistema débil pues, aunque se cuenta con muchos emprendedores, no se presentan buenos números en cuanto a la utilización y acceso a esos recursos.

“Las universidades actualmente se han volcado a prestar los servicios de emprendimiento, pero lo hacen a los niveles de generación de la cultura emprendedora y no cuentan con programas estructurados que permitan generar trazabilidad en los emprendedores y sus ideas de negocio”, explica Claudia Milena Hoyos, jefe de la Unidad de Promoción al Emprendimiento de la Universidad Antonio Nariño.

Siga leyendo: Cómo emprender sin fracasar en el intento

Es claro, además, que falta acompañamiento, pedagogía y asesoramiento, lo que explica que solo un 16% de los jóvenes emprendedores siga creyendo que las entidades de apoyo a las nuevas empresas en el país son suficientes. Precisamente, muchos emprendedores no dan el salto a empresarios porque no son bien orientados, se quedan y se sienten solos. Ni siquiera saben cómo contactar a los aliados estratégicos que les den ese envión para solidificar sus compañías.

El camino al éxito

Deisy Ardila Rojas cuenta su historia de cómo su sueño de crear empresa con su esposo, un ingeniero y ella una sicóloga, comenzó a tomar más vuelo hace un año, cuando intentaron poner su producto, una variedad de cafés especiales, en los supermercados de Alkosto.

“Ellos nos contactaron con la Promotora de Comercio Social y empezamos a recibir toda la asesoría para encargar más producto. El siguiente paso es exportar a otros mercados, principalmente Estados Unidos donde la demanda de café es alta, aunque no descartamos destinos en Suramérica, como Chile por ejemplo”, dice esta empresaria que está generando empleo directo, mientras celebra que sus ventas en el último año crecieron 40% y que en este 2017, la meta de crecimiento superará el 20%.

Gracias a la PCS, comercializadora social de productos de microempresarios 100% colombianos, muchos de estos productores han dado el salto de volverse empresa. Mónica Pérez Ayala, directora ejecutiva de la entidad, cuenta que en sus inicios, esta iniciativa nació con un carácter regional de apoyo para los proyectos de Medellín, que cuando agotaron su mercado natural, buscaron en grandes superficies como los almacenes Éxito un impulso para seguir creciendo.

El fundador de Éxito, Gustavo Toro, dio todo su apoyo para la Promotora que al comienzo nació con 285 microempresas que en 1985 vendieron $2 millones. 32 años después, hoy son más de 1.200 iniciativas que venden más de $20.000 millones y generan alrededor de 10.000 empleos.

Le tenemos: Cómo saber si ya está listo para emprender

Pérez dice que se busca dar un impulso a aquellos fundadores que ya tienen un producto consolidado y quieren buscar crecimiento. Eso se logra a través de conexiones con grandes superficies como Éxito, Carulla, Alkosto, entre otros supermercados de cadena en el país. Y el siguiente paso es consolidar la presencia de productos de alta calidad en mercados de exportación, especialmente aquellos ‘retails’ que ya hacen presencia en otros países, como el caso de Éxito.

“El requisito principal es que el microempresario tenga un producto con potencial. Nosotros hacemos el estudio, ayudamos a cumplir con lo que les esté faltando y hacemos todo el proceso para que lleguen a una gran superficie y puedan vender más”, dijo Pérez.

Este acompañamiento no tiene costo, por ejemplo, para el caso de un alimento, si el producto no tiene registro Invima, ayudan en el proceso, si le falta código de barras, facilitan la información o si la información del empaque está mal (como errores de gramaje o en los porcentajes de ingredientes), ayudan a esas correcciones. El cobro está en algunos servicios como por ejemplo, un diseño del empaque. Pero el ingreso depende es del éxito del microempresario, porque cuando llega a concretar una venta, cobran una comisión sobre la factura (máximo 13%) y ese ingreso lo perciben cuando el emprendedor recibe el pago por su producto.

Esto para facilitar el flujo de caja, pues es sabido que los microempresarios deben esperar 60 o 90 días para el pago de una factura. Durante este tiempo y por liquidez, acceden al ‘factoring’, en cuyo caso, la Promotora recibe facturas con un descuento de 1,8% o 2%, dependiendo del monto.

Las claves para dar el salto de emprendedor a empresa

Para Pérez, los emprendedores tienen dificultades que se pueden superar. Para dar ese salto necesitan:

#1) Tener planeación: muchas veces, en el día a día los microempresarios esperan el dato inmediato y olvidan que es importante tener el plan de negocio y aferrarse a él. En el camino pueden recibir ofertas para desviarse pero, si se ciñen al plan, no perderán el rumbo.

#2) Tener capital de trabajo: constantemente hay que revisar el tamaño del negocio y diversificar, hay que renovar los equipos, contar con el personal adecuado para el crecimiento. El emprendedor tiende a acaparar cada detalle y no delega, eso lo puede absorber y descuidar lo importante que es planear, como señala el punto 1.

#3. Revisar el mercado: tiene que mirar si está en el mercado correcto, en el punto justo. De otro modo, se expone a emprender en sectores que serán reemplazados por otros. Es importante estar actualizado en tendencias para no morir en el intento.

#4. Reconocimiento: ya una vez haya superado muchos obstáculos, el emprendedor necesita consolidar su presencia con organizaciones que acompañan el crecimiento. De esta manera, encontrará el camino para convertir su pyme en una empresa.

Le podría interesar: Las 21 obligaciones que debe cumplir al emprender


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.