¿Y después de invertir qué?

Vigilar sus inversiones para controlar que todo vaya según sus expectativas, hace parte del proceso de administrar sus inversiones. No puede dejarlo todo en mano de sus asesores, usted también tiene que hacerse caso de algunos aspectos.

Como regla general, cuanto mayor sea el capital invertido y el riesgo asumido, mayor vigilancia tendrá que ejercer. Como regla general, cuanto mayor sea el capital invertido y el riesgo asumido, mayor vigilancia tendrá que ejercer.
Sí, lo sabemos. El camino fue largo para poder elegir el activo apropiado con su perfil de riesgo y con la rentabilidad que quería lograr, pero el trabajo con su capital no termina aquí. Tras invertir en bolsa, usted debe estar atento a cambios en el mercado, a las noticias sobre la empresa e incluso al comportamiento de su casa comisionista.

Aunque no todas las inversiones requieren el mismo grado de seguimiento. Como regla general, cuanto mayor sea el capital invertido y el riesgo asumido, mayor vigilancia tendrá que ejercer.

Qué no debe hacer:

Hay quien mira las cotizaciones en bolsa todos los días para controlar si el valor de sus inversiones ha subido o bajado. Esto no es necesariamente recomendable. Los precios suben y bajan constantemente por muchas razones y esto no necesariamente implica que usted deba realizar una transacción cada vez que el precio baja.

El inversor a largo plazo no debe obsesionarse por las fluctuaciones diarias de precios y evitar tomar decisiones precipitadas basadas en emociones. Realizar un exceso de transacciones además supone tener que pagar muchas comisiones, lo que incidirá negativamente en la rentabilidad total de su cartera.

Sin embargo, el estar tranquilo con sus inversiones, no significa olvidarse de sus inversiones una vez realizadas. Actitudes como no leer nunca los informes que se les envían y no prestar atención a los mercados, no es recomendable. Conviene hacer una revisión periódica, como mínimo cada año, pero mejor cada seis meses, y siempre que ocurra alguna de las situaciones descritas a continuación:

¿Qué situaciones debe vigilar?


Rendimiento e intermediario:
Naturalmente, usted querrá conocer si sus inversiones evolucionan de manera satisfactoria, con una rentabilidad de acuerdo con sus expectativas y si su intermediario está cumpliendo con sus obligaciones. Por lo que sus asesores tienen la obligación de enviarle información periódica detallando cada valor o producto financiero del que usted es titular, la rentabilidad durante el período, así como todos los gastos, comisiones y retenciones aplicados, para que pueda saber con exactitud cuánto ha ganado o perdido. Esta información es muy importante, pues se trata de su dinero y debe asegurarse de leerla y entenderla. Sólo así sabrá si conviene seguir con la inversión o tomar otras decisiones.

No se limite a mirar simplemente si sus inversiones suben o bajan de valor. Compare el rendimiento con el de otros productos similares durante el mismo período.

También debe comparar los gastos y comisiones que está pagando con lo que cobran otros intermediarios. En la información periódica también tiene que figurar cualquier subida de las comisiones u otros hechos que pueden afectar al comportamiento de la inversión.

Por supuesto, cada vez que realice una operación de compra o venta, debe comprobar que la operación se haya efectuado según sus instrucciones y al precio acordado.

Posibles fechas de vencimiento:

Algunos productos tienen una fecha de vencimiento en la que el inversor debe tomar decisiones. Por ejemplo, llegada la fecha de vencimiento de un fondo garantizado, se suele establecer un nuevo período de garantía, pero con condiciones diferentes. En otras ocasiones el fondo empieza a funcionar como un producto no garantizado a partir de la fecha de vencimiento.

El inversor debe decidir si quiere permanecer en el fondo con las nuevas condiciones o si quiere reembolsar sus participaciones, recuperar su dinero o traspasarlo a otro fondo. Si no está atento a la fecha de vencimiento puede verse comprometido a continuar durante tiempo en un fondo con condiciones que no le interesan, o tener que pagar una penalización para poder reembolsar anticipadamente.

Cambios en su perfil de inversor:

Su perfil de inversor cambiará con el tiempo. Quizá mejore su situación financiera debido a un aumento de salario, por terminar de pagar la hipoteca o por cualquier otra circunstancia. Quizá empeore al surgir nuevas obligaciones, como el nacimiento de un hijo. Cambios en su situación personal y financiera pueden significar cambios en sus objetivos de inversión o en su horizonte temporal, resultando así en la necesidad de reevaluar su cartera y hacer ajustes.

Cambios en los mercados:
Los mercados financieros están en constante movimiento. Hay ciclos alcistas y ciclos bajistas. Aunque los movimientos normales no justifican necesariamente una modificación de sus inversiones, pueden darse situaciones que sí aconsejen un reajuste; por ejemplo, cambios en los tipos de interés, una recesión económica, cambios políticos, económicos o fiscales que afectan a todo el mercado o a ciertos sectores de actividad, etc.

Desequilibrio de su cartera:
Tenga en cuenta que los distintos productos financieros que componen su cartera tendrán rendimientos diferentes. Unos se revalorizarán más que otros, y en algunos casos podrá haber pérdidas. Por lo tanto, el porcentaje que representa cada tipo de activo en relación con su cartera total variará con el tiempo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.