| 2017/12/20 17:06

Cinco malos hábitos que debe cambiar de inmediato si quiere mejorar sus finanzas

Se trata de un ‘borrón y cuenta nueva’, deje las malas costumbres en el pasado y comience una vida económica saludable, verá que al poco tiempo tendrá muy buenos resultados.

  • Fotos: 123RF  1. No ahorra: muchas personas tienen el imaginario de que uno debe ahorrar lo que sobra, es decir, después de todos los gastos del mes. No obstante, esta es una decisión que se debe tomar desde el inicio del mes y no al final, lo recomendado es como mínimo destinar el 10% de sus ingresos al ahorro.
    Fotos: 123RF 1. No ahorra: muchas personas tienen el imaginario de que uno debe ahorrar lo que sobra, es decir, después de todos los gastos del mes. No obstante, esta es una decisión que se debe tomar desde el inicio del mes y no al final, lo recomendado es como mínimo destinar el 10% de sus ingresos al ahorro.
  • 2. No lleva un registro de sus gastos: si quiere hacerse un panorama claro de lo que sucede con sus gastos, realizar un presupuesto es muy importante. Al principio será duro, pero el control constante de cada movimiento le permitirá saber si tiene o no un déficit o en qué puede usar el dinero que le queda libre. Recuerde que existen aplicaciones móviles que le ayudarán a organizar este presupuesto.
    2. No lleva un registro de sus gastos: si quiere hacerse un panorama claro de lo que sucede con sus gastos, realizar un presupuesto es muy importante. Al principio será duro, pero el control constante de cada movimiento le permitirá saber si tiene o no un déficit o en qué puede usar el dinero que le queda libre. Recuerde que existen aplicaciones móviles que le ayudarán a organizar este presupuesto.
  •  3. Compra de manera impulsiva: la pregunta clave ante una situación de duda es: ‘¿puedo seguir viviendo sin realizar esta compra?’ Si la respuesta es afirmativa, no hay mucho qué pensar: abstenerse de comprar algo de lo cual, seguramente, se arrepentirá después. O si no, ‘consúltelo con la almohada’ pues, muy pocas cosas las compras son realmente necesarias.
    3. Compra de manera impulsiva: la pregunta clave ante una situación de duda es: ‘¿puedo seguir viviendo sin realizar esta compra?’ Si la respuesta es afirmativa, no hay mucho qué pensar: abstenerse de comprar algo de lo cual, seguramente, se arrepentirá después. O si no, ‘consúltelo con la almohada’ pues, muy pocas cosas las compras son realmente necesarias.
  • 4. Compra todo con tarjetas de crédito: hay quienes recurren a la tarjeta de crédito por todo: viajes, ropa, mercado, cenas, entre otros, y olvidan que este método de pago es una herramienta que permite hacer compras y cancelar el valor posteriormente, pero no son una extensión de los ingresos. Además, entre más cuotas utilice para diferir el pago, el valor de la compra aumentará debido a los intereses. Lo ideal es que haga compras a una sola cuota y que no realice avances.
    4. Compra todo con tarjetas de crédito: hay quienes recurren a la tarjeta de crédito por todo: viajes, ropa, mercado, cenas, entre otros, y olvidan que este método de pago es una herramienta que permite hacer compras y cancelar el valor posteriormente, pero no son una extensión de los ingresos. Además, entre más cuotas utilice para diferir el pago, el valor de la compra aumentará debido a los intereses. Lo ideal es que haga compras a una sola cuota y que no realice avances.
  • 5. Aproveche todos los descuentos: aunque existan promociones que merecen ser consideradas, pensar que todas las ofertas que aparecen en el mercado justifican su compra es un grave error, pues no todos los descuentos son reales. Sea escéptico con esos grandes descuentos que dicen “solo por hoy”, ya que siempre habrá rebajas y no todas son tan buenas como parecen.  (Fuente: Resuelve tu Deuda)
    5. Aproveche todos los descuentos: aunque existan promociones que merecen ser consideradas, pensar que todas las ofertas que aparecen en el mercado justifican su compra es un grave error, pues no todos los descuentos son reales. Sea escéptico con esos grandes descuentos que dicen “solo por hoy”, ya que siempre habrá rebajas y no todas son tan buenas como parecen. (Fuente: Resuelve tu Deuda)

La peor falla y la más frecuente que cometen muchas personas, es vivir en el día a día, pensar en que “cada día viene con su afán” es un grave error y más aún cuando se trata de dinero, porque este hábito es el que poco a poco destruye nuestras finanzas y nos dejan en el sobreendeudamiento.

Si algo debimos aprender desde muy niños es que si tenemos algún objetivo claro que requiera de recursos económicos, debemos ser organizados y planificar, entender que para conseguir  resultados, necesitamos de sacrificios, voluntad y mucha disciplina. Porque sencillamente el dinero no se consigue de la noche a la mañana y tampoco cae de los árboles con mucha frecuencia.

Lo difícil no es ahorrar, invertir o manejar los gastos, lo que sí es complicado es crear la costumbre en el día a día comenzando con cosas tan pequeñas como evitar el gasto en un cigarrillo o en un café diario. Piénselo bien, ¿cuántas veces pudo ahorrar por lo menos $100.000 y se lo gastó en una prenda de vestir?

El día a día poco a poco nos consume, pero cuando nos sentamos a reflexionar sobre qué hemos hecho en nuestras vidas, nos damos de cuenta que jamás planificamos para el futuro o las inversiones a largo plazo, y como dirían las abuelitas: “no toda la vida se tienen los mismos 20 años”.

Le puede interesar: 7 recomendaciones que lo ayudarán a ahorrar fácilmente

La vejez es muy importante y que mejor que estar preparado cuando se llegue el momento, que usted pueda disfrutar de leer un libro tranquilo sin estar preocupado por el ingreso que va a recibir o porque sus hijos no tienen ni para comer o peor aún arrepentido de las cosas que no puedo hacer como viajar, estudiar y construir patrimonio.

Si hay algo en lo que se tiene que arrepentir en la vida es de las cosas que hizo, más no en las que dejó de hacer. Los recuerdos son los únicos que se puede llevar hasta la tumba, pues las mejores experiencias vividas son las que nunca se olvidan y se atesoran como el mejor regalo de la vida.

Por eso, le aconsejamos que aproveche su juventud para llevar una vida tranquila financieramente, que disfrute del ocio pero siempre ajustando su presupuesto, dándole prioridad a los gastos fijos, al ahorro y con los años a la inversión, el resultado sin duda alguna será una vida más feliz.

La idea es que de un paso al frente y diga “es hora de cambiar y reinventarse”, cierre el ciclo económico dañino que hasta ahora lleva y despídase de él. Simplemente dígale adiós a esas pésimas decisiones del pasado y sobre todo crea en usted mismo, tenga una mente fuerte y resiliente porque esa es la clave para lograr los propósitos.

Dos consejos: lo primero es que antes de empezar revise su capacidad de endeudamiento, puede usar la regla 70/30 que consiste en destinar el 70% de sus ingresos para los gastos básicos, que son vivienda, educación, salud y transporte; y el 30% restante para el pago de deudas, ahorro y entretenimiento. Esto solo lo puede lograr haciendo un ejercicio en donde registre juiciosamente sus gastos e ingresos y al final compare cómo está su situación.

Recuerde que la capacidad de endeudamiento también lo revisan las entidades financieras para calificarlo a usted como un cliente confiable al que se le puede hacer cualquier tipo de préstamo, así que sea cuidadoso con sus compromisos si no quiere tener un reporte negativo en las centrales de riesgo.

Quizá le interese: 7 recomendaciones que lo ayudarán a ahorrar fácilmente

Lo segundo, es que sin importar la edad que tenga planifique su futuro, según Indra, compañía tecnológica de Colombia, es recomendable disponer de seguros que proveen una cobertura amplia pensada para el futuro (seguros de vida, salud, hogar, carro). De igual forma, es importante comprometerse con adquirir un comportamiento que muestre una planificación y organización ante gastos previsibles (estudios, etc.)

Adicionalmente, asegúrese de revisar periódicamente que su empresa le esté haciendo los aportes correspondientes a salud y pensión, así se ahorrará los problemas en el futuro de que le falten semanas de cotización o un dinerito para su mesada pensional.

Siga leyendo: ¿Quiere ser millonario? Esto es lo que debe ahorrar para lograrlo a los 65 años

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.