| 2018/10/23 18:09

10 síntomas para saber si es un comprador compulsivo

Esta adicción puede estar afectando seriamente su situación financiera. Vea cuál es el momento de hacer un pare en el camino para aceptar si sufre o no de Oniomanía.

A quién no le gusta el rico aroma de una prenda recién comprada, o el brillo de unos zapatos nuevos, o el suave tacto de una manta que recién toca la cama. 

Estrenar objetos puede llegar a ser muy placentero. Pero este mismo placer puede ser el causante de que mes a mes su pago de tarjeta de crédito incremente desaforadamente. Y claro, no queremos decir que una compra de vez en cuando, como método de autoindulgencia, esté mal.

El problema es cuando se convierte en una conducta que busca llenar un vacío emocional o personal por el que la persona pasa, y con el que solo comprando puede ayudar a aliviar.

La psicóloga de la Universidad de la Sabana, Tatiana Barreto, afirma que este comportamiento puede llegar a considerarse como una enfermedad: la oniomanía. Más conocida como adicción a las compras o compra compulsiva, es una condición que padece entre el 3% y el 7% de la población.

Le puede interesar: Los 10 típicos errores de los negados para el ahorro y cómo evitarlos

El término deriva del griego antiguo onios (lo que está en venta) y manía (locura), y surgió en el siglo XIX de mano de los psiquiatras Emil Kraepelin y Eugene Bleuler. De acuerdo con un estudio promovido por la UE, los jóvenes son más propensos a sufrir esta adicción a las compras, y hasta un 8 % muestra comportamientos patológicos.

Los estudios coinciden en que la mayor parte de nuestras compras no están planificadas, sino que se realizan de forma impulsiva debido al fenómeno social del consumismo, la publicidad, los centros comerciales, etc. A pesar de ello, no hay de qué preocuparse, si le gusta ir de compras no quiere decir que padezca de oniomanía siempre y cuando consiga mantener el control de la situación.

“La persona debe hacer un exámen consciente de qué es lo que en verdad necesita y que no. Si lo compra y termina guardado en el cajón 1 mes, definitivamente no lo necesitaba. O si lo compra solo porque tiene el 60% de descuento, tampoco”, afirma la magíster en psicología clínica y de familia.

En este mundo donde vivimos rodeados de redes sociales, influenciadores y ‘neuromarketing’, las empresas se han beneficiado del fácil acceso a los datos para saber exactamente qué ofrecer a las personas, incluso creando necesidades inexistentes.

Miguel Sánchez, especialista en Psicología de consumo, afirma que "no es el hecho de poseer en sí, sino el flash o subidón momentáneo que experimentan al efectuar la transacción comercial y el reflejo de ciertos productos como símbolo de estatus social. Además, este tipo de conducta puede arruinar la economía de una persona y deteriorar sus facetas social, laboral y familiar”.

Un estudio publicado por Global Conference on Business and Finance Proceedings (2015) concluye que entre los sujetos evaluados, las mujeres muestran una actitud más compulsiva en el momento de realizar compras innecesarias, y describen sentir emociones más placenteras e intensas en comparación a los hombres.

En otro caso, Kraepelin afirmó la misma conclusión cuando se empezó a hablar de la oniomanía, entre el 80% y 92% de los casos estudiados se dan en mujeres que rondan los 30 años de edad.

Las mujeres tienden a realizar compras compulsivas en relación a la ropa, zapatos y complementos de belleza y aseo, y los hombres que padecen esta adicción son más proclives a gastar el dinero en aparatos electrónicos, tecnológicos o de vehículos.

Siga leyendo: Cómo hacer compras más inteligentes en el supermercado

A continuación, le damos los 10 síntomas que pueden indicar que usted sufre de esta enfermedad, para que como primer paso, acepte que la padece y busque ayuda si es necesario:

  1. Gasta más dinero del que su presupuesto le permite.
  2. Se arrepiente de algunas compras que hace o siente culpa luego de hacerlo.
  3. Compra cosas innecesarias o inútiles.
  4. Paga casi siempre con tarjetas de crédito y no concibe una vida sin ellas
  5. Pierde tiempo del trabajo o del estudio buscando productos en internet.
  6. Cuando se enoja, se entristece o sufre una decepción compra algo.
  7. Siente una oleada de euforia y ansiedad antes de comprar algo.
  8. Miente a los demás sobre las compras realizadas o los precios de los productos.
  9. Oculta la evidencia de las compras.
  10. Ha discutido con alguien acerca de su forma de comprar.

El tratamiento para la oniomanía significa lidiar con las consecuencias financieras del gasto excesivo. Para algunas personas adictas a las compras, obtener asesoría de crédito, contactar a un terapeuta, o reunirse con un grupo de ayuda a adictos es recomendable.

El intercambio de experiencias y conseguir el apoyo de la gente que entiende la adicción podría funcionar. En los casos en que el adicto a las compras no es capaz de vivir con una prohibición autoimpuesta del gasto, es posible que tenga que entregar sus asuntos financieros a otra persona para administrarlos.

Si quiere conocer más de la enfermedad, y de cómo evitar comprar compulsivamente, le recomendamos nuestro ‘streaming’ con la psicóloga Tatiana Barreto.

FP recomienda: Podcast: 5 consejos para vestir bien con bajo presupuesto

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.