Nuevo trabajo, nueva actitud

por Sandra Miranda

Asumir un nuevo cargo, ya sea donde trabaja actualmente o en una nueva empresa, es un reto que lo llenará seguramente de mucha felicidad, pero también le podrá generar una tensión inicial.

Nuevo trabajo, nueva actitud Nuevo trabajo, nueva actitud

Dicha tensión es normal, dado que desconoce por completo el equipo de trabajo, la manera de hacer las cosas y cómo es el ambiente laboral allí. Por esto, y con el fin de que pueda realizar una correcta y adecuada transición, en este artículo haremos una breve descripción de cómo se desarrollarán sus primeros días en el cargo y las recomendaciones generales que harán de esta etapa algo menos abrupto.

La idea es que con estas sugerencias usted pueda garantizar que en el futuro se incremente su eficiencia y su rapidez para aumentar su curva de aprendizaje y generar una mayor confianza entre sus jefes y compañeros de trabajo.

FP le recomienda “¿Realmente sirven las palancas en el trabajo?”.

Los primeros días

El primer día de trabajo siempre será intimidante y en algunos casos algo extraño. Se sentirá algo desubicado, empezando por no saber en dónde será su oficina o puesto de trabajo, por no saber en dónde queda la cafetería, el baño o el lugar para imprimir.

Pero más que estos detalles, que en realidad no son trascendentales y que conocerá rápidamente, lo más importante es tener algunas de las siguientes actividades, las cuales, sin duda alguna, un jefe con cierta experiencia y manejo de gerencia y liderazgo no debería dejar de hacer, para que su inducción al cargo sea completa:

  • Su jefe seguramente querrá reunirse con usted para comentarle las generalidades de su cargo, lo que espera de usted en los primeros días y en general mientras esté vinculado a la empresa.
  • Alguien de la empresa y de la unidad seguramente lo presentará con todas las personas que conforman la entidad o al menos, al área a la que pertenece, para que quienes ya trabajan allí, no se pregunten quien es “el(a) nuevo(a)”.
  • Deberá contar con su carta de funciones, conocer las cuestiones del horario de trabajo, reglas del juego, como se manejan los temas laborales, etc.
  • Conocerá a las diferentes personas del equipo, pero además de sus nombres, deberá saber qué trabajo realiza cada uno, con el fin de que en adelante, sepa a quien dirigirse para cada tema en particular.

No se preocupe si al comienzo no tiene idea de este tema o se le olvida; la estructura de una entidad es una de las cosas más complicadas de entender y de dominar. Por supuesto, entre más grande sea la empresa en que se vinculó, o si su cargo es demasiado transversal a otras áreas de la empresa, le llevará más tiempo conocer el organigrama y funciones.

  • Así como usted querrá conocer de los demás, los demás querrán conocer de usted. No se le haga raro que le pregunten aspectos de su vida personal y laboral y que se preocupen por hacerlo sentir más a gusto. Esto será una buena señal de que está en un buen entorno laboral.

No se pierda “Como lo ven, lo tratan”.

Tener éxito

Para quienes no inician en su primer empleo, la experiencia buena y mala de trabajos anteriores, será un insumo importante para tener un mayor éxito, con el fin de no repetir los mismos errores y así construir su nuevo camino laboral, haciéndole un “cambio de look” a su vida laboral. Algunos consejos que le damos para iniciar con pie derecho son los siguientes:

  • Pase “emocionalmente” la página de su empleo anterior. No compare, ni para bien ni para mal, su nuevo trabajo, compañeros, funciones, salario, etc., con el anterior. Así sus condiciones actuales sean mejores que las de antes, a nadie le interesa saber detalles de su empleo, jefe y condiciones laborales pasadas.

Sea lo que sea, pasar la página implica que debe entender que ahora enfrenta un nuevo reto y que una nueva actitud le dará una mejor adaptabilidad al cambio. Piense que hablar bien o mal de su empleo anterior, se puede comparar con hablarle a su actual pareja de su “ex pareja”; en ambos casos pensarán que usted sigue anclado al pasado y esto no es una buena señal.

  • Siempre habrá enseñanzas que podrá extraer de sus anteriores empleos. Haga un análisis y lista de los errores y aciertos que tuvo, para evitar vivir de nuevo estas situaciones o para aprovechar su experiencia para enfrentar nuevos problemas y retos.

Por ejemplo, si su problema fue el desorden o el olvido de asuntos importantes, propóngase una estrategia para ser más organizado y metódico. O si su error fue el llevar los problemas personales al trabajo, no vuelva a hacerlo y póngase como meta volverse más prudente y evitar los rumores. Pero si a la vez, estos errores, fracasos o momentos no gratos lo hicieron crecer como persona y como profesional, conviértalos en un insumo para que esta vez la experiencia sea diferente y tenga un final feliz.

  • Haga una lista de las principales tareas, fechas y actividades a su cargo, para tener clara la ruta que deberá seguir en sus labores. No tenga pena de preguntar todas las dudas que tenga en cuanto a su trabajo. Nadie domina un cargo siendo nuevo, a pesar de la experiencia laboral previa. Usted puede venir de ser CEO en una multinacional, pero será “primíparo” si inicia en otra área o empresa. Apóyese en los demás al comienzo.
  • Haga listas de las tareas semanales, dándole prioridad a los asuntos que no pueden esperar, pero en lo posible y antes de lanzarse al agua, aprenda a nadar, es decir, empápese del manual de funciones, de los procedimientos y si es posible, converse con su predecesor (si lo hay y es viable), para preguntarle más del cargo y la manera de hacer las cosas.

Quizás le interese “Es mejor guardar el secreto”.

Por último, guarde el equilibrio emocional y laboral al iniciar su empleo, dándose el tiempo para iniciar correctamente y con paso seguro, pero garantizando la celeridad en los procesos. No se preocupe por sentirse desubicado ni piense que el cargo le va a quedar grande, confíe en usted y en el juicio de las personas que decidieron contratarlo.

Tampoco traiga frustraciones ni malas experiencias del pasado ni se predisponga con lo que puede enfrentar. Ningún trabajo es igual a otro y aunque seguramente habrá problemas e inconvenientes, confíe en que su experiencia (buena y mala) le permitirá resolverlos con madurez laboral y emocional. Si usted es más que bueno y su gestión lo demuestra, no solo ocupará un cargo, sino que lo hará crecer y usted crecerá con este.

Sandra Liliana Miranda Forero
Magister en Economía y Economista Universidad Javeriana
Profesora de Economía Universidad Javeriana
sandra.miranda@javeriana.edu.co.
En Twitter: @salimifo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.