El dólar y el petróleo, ¿cómo afectan al ciudadano ‘de a pie’?

por Mauricio Monroy

Aunque sonara algo que solo importara en noticias, existen formas directas en las que usted puede resultar afectado por un aumento o una disminución en el precio del dólar o del petróleo. ¿Quiere saber cómo?

Flickr Todd Porter Flickr Todd Porter
Por lo general nosotros los ciudadanos de a pie, pensamos que lo que ocurra con las variables macroeconómicas y con los principales indicadores financieros no afectan nuestras finanzas personales. La verdad es que sí nos afectan circunstancias como una inflación creciente, un dólar apreciado, un barril de petróleo barato y movimientos en las tasas de interés.

Y es que todas las variables están relacionadas. Por ejemplo, debemos reconocer que Estados Unidos pudo salir de la profunda crisis que le dejó las hipotecas subprime en el 2008, aplicando una serie de medidas de estímulo a la economía y sobre todo, robusteciendo su capacidad productora de crudo, al emplear la técnica de fracking (Fractura aplicada al subsuelo rocoso con el objetivo de obtener a grandes profundidades petróleo y gas).

Este hecho fue uno de los principales causantes de que el dólar cobrara vigor no solo en Colombia, sino en todo el mundo, además de disminuir ostensiblemente el precio del barril de petróleo por la abundancia de barriles en el mercado.

La apreciación del dólar ha comenzado a afectar la inflación (por materia primas adquiridas en el exterior, por parte de los empresarios colombianos) que en últimas, refleja los precios de los bienes de la canasta familiar, razón por la cual, vemos cómo ahora nos toca pagar más por productos básicos.

Por otro lado, la caída en los precios del crudo ha afectado los ingresos de nuestro país, que si bien es cierto no somos una nación netamente petrolera, gran parte de los ingresos públicos vienen por esa vía.

Al tener menos ingresos por exportaciones del hidrocarburo, Colombia se ve obligada a conseguir recursos por otras fuentes para cumplir con su presupuesto, dentro de las cuales, puede estar el incremento de impuestos tanto para empresas como para personas naturales y aquí vemos otra afectación.

Por otra parte, si el banco central de Estados Unidos toma la decisión de aumentar su tasa de interés de referencia, muy seguramente nuestro Banco de la República hará lo mismo, volviendo más costosos los créditos de consumo y las tarjetas de crédito.

Debemos recordar que desde inicios de los años 90, nuestra economía abrió las puertas a la globalización, cuando tomó la decisión de apostarle a la apertura económica, desde ese momento, estamos aún más expuestos a los acontecimientos que ocurran en las diferentes economías y mercados del mundo.

Así las cosas, no debemos asumir una actitud de indiferencia frente a la coyuntura económica nacional y mundial.

MAURICIO MONROY
Docente Universitario y Empresario
maur539@hotmail.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.