El porqué de que todo esté caro y 7 formas de sobrellevarlo

por Felipe Jánica

Es un término del que siempre se escucha en noticias y del que el Gobierno siempre habla pero, en realidad, ¿por qué los precios de las cosas suben año tras año y cuál es su verdadero impacto?

El porqué de que todo esté caro y 7 formas de sobrellevarlo El porqué de que todo esté caro y 7 formas de sobrellevarlo

En los últimos 18 meses muchas han sido las noticias en materia económica, no sólo en Colombia sino también a nivel global. De hecho, muchos de los acontecimientos económicos del país son el resultado de lo que se denomina un “coletazo internacional”.

Hemos visto, por ejemplo, cómo la volatilidad del precio del petróleo ha ‘tumbado’ proyecciones de grandes y reputados economistas y, a su vez, ha afectado a las economías que dependen del, hasta hace un tiempo, “oro negro”.

Los mercados financieros internacionales han sido golpeados por los vaivenes de los ‘commodities’ (materias primas), dentro de los cuales se destaca el petróleo. Muchos de los fondos de inversión que mantienen inversiones de largo plazo en compañías petroleras empiezan a temblar por causa del deterioro del valor de las acciones de las compañías de este sector, en las que mantienen estas inversiones. Esto ha llevado a que se liquiden pérdidas para los fondos de inversión e incluso para pequeños inversionistas, lo que trae consigo expectativas poco halagüeñas en los mercados financieros.

En resumen, la caída del precio internacional del petróleo no sólo afecta a las compañías petroleras sino también a las economías dependientes de este ‘commodity’, así como también al mercado financiero internacional por cuenta de la caída de las cotizaciones de los mercados de futuro y de opciones relacionadas con el precio del crudo.

El caso colombiano

Colombia se ha caracterizado por ser una economía dependiente de bienes primarios, es decir, aquellos derivados de recursos naturales renovables y no renovables. Por años hemos estado sumergidos en negocios de agricultura, en los que se destaca principalmente el café. Aunado a la agricultura, “el país del Sagrado Corazón” se ha destacado por el buen desempeño de la producción petrolera.

Esto quizá había sido lo mejor que nos había pasado. Sin embargo, con la actual volatilidad del precio del petróleo y su tendencia a la baja –como ya se mencionó-, nos lleva a recapacitar si en Colombia estamos preparados para mover el presupuesto nacional con fuentes alternativas de ingreso y tan rentables como el petróleo.

Quizá lo que debemos analizar es la raíz de este asunto y, a mi gusto, no lo es la dependencia del petróleo, sino el que no podamos controlar el precio internacional de esta materia prima. Y si ese es el asunto a analizar, entonces debemos entender que en los bienes primarios, como los que explotamos en Colombia y en cualquier país de la región, los precios internacionales responden a variables externas (exógenas) que nadie puede controlar,  ni siquiera las asociaciones gremiales internacionales.

Para la muestra un botón: La  Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha querido entrar en acuerdos internacionales de precios, pero el mercado no ha querido leer el mensaje y por ende el precio no ha rebotado a los niveles esperados (US$50 - US$60).

Así las cosas, la devaluación del peso colombiano (con relación al dólar) que estamos afrontando en la actualidad es producto de la dependencia del petróleo, es decir, la correlación entre el precio del petróleo y el dólar es casi perfecta pero a la vez nefasta.

Con ello y con ocasión de que el país se ha acostumbrado a la compra de materias primas en el exterior, los productos de consumo dentro del país se han incrementado, lo que ha traído la creciente inflación que estamos viviendo. Esto, sumado al fenómeno del niño, ha generado una subida imparable de los productos de la canasta familiar, lo que genera aún más inflación.

Para contrarrestar el efecto de la inflación, el Banco de la República, acertadamente, ha desplegado una estrategia de política monetaria en la que interviene subiendo las tasas de interés de intermediación, lo que conduce a que los créditos de corto plazo o de consumo sean más caros. El fin de esta medida es limitar el gasto de los colombianos y con ello que la inflación se estabilice. Lo cierto de todo esto es que este no es sólo un trabajo del Gobierno sino de todos.

FP le recomienda "Cómo entender el tema de eso del petróleo".

¿Cuál es el verdadero problema?

De la inflación se dice que es el impuesto más costoso que pagamos los ciudadanos. Esto es totalmente cierto, pues cuanto más se incrementan los precios de los productos básicos más gastamos. Al no haber incremento de nuestros ingresos, los precios altos llevan al traste cualquier alternativa de ahorro y por el contrario nos conduce a endeudarnos para cubrir necesidades básicas.

En palabras sencillas gastamos más de lo que ganamos. Así las cosas, es necesario que nos “apretemos el cinturón” para evitar seguir contribuyendo a una alta inflación.

En tal sentido, dentro de las recomendaciones básicas para contribuir al mejoramiento de nuestro flujo de caja mensual, se destacan:

  1. El paso básico: una lista de lo que en realidad le entra y lo que se va

Esto no es tan complicado como suena. Simplemente se puede tomar una hoja de cálculo en la que se incluyan los ingresos recibidos netos (salarios menos descuentos de nómina) y un detalle pormenorizado de gastos que van desde alimentación (mercado, almuerzos, mecato, etc.) hasta pago de deudas financieras (Tarjetas de crédito, créditos de consumos, hipotecarios, etc.).

También deben incluir los pagos de impuestos, que casi nunca se programan. Con esto se podrán limitar en los gastos que sólo estén presupuestados y así podrán generar una cultura de ahorro para imprevistos, que por lo general ocurren.

  1. Merque de manera inteligente

Las familias deben adaptarse a comprar productos de temporada, que normalmente están a precios asequibles. Acostumbrarnos a comer diferente, generará ahorros inusitados, que ayudarán al mejoramiento del ahorro y a gastar lo necesario; además de salir de la rutina alimenticia

  1. Ahorre en servicios públicos

Si bien en el flujo de caja se incluyen los gastos recurrentes como los servicios públicos, es necesario que se ahorre en los más onerosos, por ejemplo, el agua y la electricidad. Esto no sólo contribuirá al flujo de caja sino que nos ayuda a cuidar el planeta y de paso a ser precavidos en momentos en que necesitamos de estos recursos en el país para evitar apagones.

  1. Apoye el turismo nacional

Con ocasión del dólar caro por cuenta del petróleo, cualquier viaje que se planee de vacaciones debería limitarse a destinos nacionales donde los gastos estarán limitados a la moneda local.

  1. Deudas en poco tiempo

Con ocasión del aumento de las tasas de interés interbancario, absténgase de endeudarse en el corto plazo. Limitar las deudas de tarjeta de crédito, créditos rotativos y créditos de consumo (electrodomésticos, vehículos, etc.) colaborarán con su flujo de caja. En lo que respecta a créditos hipotecarios, aún no se sienten ni se sentirán extraordinariamente los aumentos de las tasas de interés. En este sentido, aún la oferta de créditos en el mercado es variada y le permitirá escoger el banco “más barato”. La recomendación en este caso es sentarse a analizar la mejor opción.

  1. Y las compras por internet…

Este tipo de compras están atadas, por lo general al dólar. Así pues, limite las compras automáticas cargadas a su tarjeta de crédito y con esto podrá “cerrar la llave” de los cobros automáticos.

Lea "¿Cómo tomar mejores decisiones para sus proyectos?".

  1. Planes en casa

Si es de los que les encanta salir a comer, a rumbear, al cine, teatro, que bien por usted, pero podría limitarlo a planes con amigos en casa. Recuerde que además con esto no sólo se restringe en gastos sino que evita dolores de cabeza (multas onerosas y hasta accidentes). Por supuesto todo en exceso es malo, con lo cual debería planear sus salidas y por ende sus gastos.

Felipe Jánica

Socio de EY Colombia

@JnicaV

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.