Cómo las matemáticas le pueden ayudar a mantener su relación de pareja

por Sandra Liliana Miranda Forero

Se trata del uso de una estrategia particular que, de saberla usar, puede ayudarle a evitarse problemas y a que tomar decisiones con su pareja, sea mucho más fácil y hasta divertido.

Cómo las matemáticas le pueden ayudar a mantener su relación de pareja Cómo las matemáticas le pueden ayudar a mantener su relación de pareja
La teoría de juegos es un área de las matemáticas en la que se plantea una situación como un juego en donde los participantes (jugadores) toman decisiones estratégicas, es decir, en donde sus decisiones dependen de lo que esperan que el otro hará, tal y como sucede en un juego de ajedrez, en un partido de tenis o en una partida de póker.

La teoría de juegos ha sido empleada en varios contextos como las estrategias de los países durante la guerra, las elecciones políticas y estrategias de las campañas, la competencia entre empresas, etc.

El amor es un tema que la teoría de juegos permite comprender en dos etapas claves. La primera, cuando se está en la etapa de conquista; la segunda, cuando ya se está en una relación de pareja seria.

En la primera etapa, se suelen cometer muchos errores de estrategia por el desconocimiento que se tiene del otro y de sus verdaderas intenciones. Por ejemplo, solemos interpretar mal las señales del mercado, por lo que podemos creer que alguien está interesado en nosotros y confundir su amabilidad con coquetería, o por el contrario, dejar ir a alguien que puede estar seriamente interesado en nosotros pero que por no querer revelar su estrategia, no nos lo demuestra (al menos no tan rápido).

La razón por la que muchas relaciones no surgen (además del factor destino), es por la gran aversión al riesgo que tenemos la mayoría de personas, que nos hace tomar muchas decisiones basadas en las expectativas y no siempre lo que creemos, es acertado.

También le puede interesar leer "Once pistas financieras de que su pareja quiere el divorcio".

En las parejas establecidas

Pero nos concentraremos en la segunda etapa del amor, que es cuando ya existe como tal una relación y queda de lado la estrategia y el temor de arriesgarse a demostrar interés en el otro y a revelar quienes y como somos frente al otro. Es decir, cuando estamos al lado de una pareja estable y no estamos preocupados únicamente por maximizar el beneficio individual, sino el de la relación.

Aunque hay personas egoístas, una relación que tiene éxito en el tiempo es aquella en donde ambos están en verdad preocupados por satisfacer al otro tanto como lo son ellos mismos. En términos de la teoría de juegos, pasar de la etapa de la conquista a la vida de pareja (sin importar que tipo de pareja o relación se tenga), implica pasar de un juego no cooperativo a un juego cooperativo.

El mejor pago que se recibe al ganar el juego será entonces aquel que represente el mayor beneficio conjunto y no individual, aunque esto implique el tener que ceder y sacrificar (en el buen sentido de la palabra) algo a cambio.

Estar con la otra persona debe, por tanto, generarnos mayor felicidad que la que tendríamos estando solos y las estrategias ya no serán individuales sino compartidas, pensando en cómo mejorar en pareja.

Es por esto, que las decisiones de inversión, educación, vida laboral, etc., se tienden a tomar conjuntamente y la ganancia también se comparte. Una relación de pareja se convierte en un juego en donde ambos llegan a una negociación a través de un contrato verbal para planear sus estrategias conjuntamente.

De esta manera, a veces las mujeres tenemos que ir a fútbol y los hombres a cine (aunque preferiríamos lo opuesto), como lo plantea un famoso juego que explica la naturaleza de los juegos cooperativos, el cual lleva como nombre La Batalla de los Sexos, y que concluye que aunque las mujeres prefieren ir a cine y los hombres a futbol (por supuesto no es una regla general), el pago más alto (la mayor ganancia) se obtiene cuando van juntos a cualquiera de los dos planes y no al que más les gusta pero estando solos.

En conclusión, y como lo menciono en mi libro “Si Cupido supiera de economía”, una relación de pareja no es un final, es un nuevo estado en donde pasamos de querer que nuestra ganancia sea la mayor empleando todo tipo de estrategias de conquista, al querer maximizar de manera conjunta la felicidad al lado de un jugador que está en nuestro mismo equipo y con quien jugamos a diario de manera consecutiva.

FP también le sugiere leer "Tips para montar un negocio con su pareja".

Las recomendaciones para que el juego continúe son: no pierda la fe en el otro ni haga que el otro deje de confiar en usted, asuma y cumpla con lo que se compromete y tenga claros los derechos de propiedad en una relación (las reglas del juego claras).


Sandra Liliana Miranda Forero
Magistra en Economía y Economista Pontificia Universidad Javeriana
Profesora Departamento de Economía Pontificia Universidad Javeriana
Autora y Columnista Finanzas Personales
sl.miranda@uniandes.edu.co. En Twitter: @salimifo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.