Tips para que un emprendedor no “se raje” con la contabilidad

por Felipe Jánica

Tener un entendimiento general pero a la vez profundo de los estados financieros de una empresa resulta más útil de los que se imagina.

Tips para que un emprendedor no “se raje” con la contabilidad Tips para que un emprendedor no “se raje” con la contabilidad

Si bien es cierto que la salud financiera de las compañías depende de las decisiones que hayan tomado los administradores y/o emprendedores, los reportes financieros éstos son, en gran parte, la materia prima para solicitudes de crédito.

De hecho la forma menos costosa de financiarse es con la banca. Entonces, es necesario preparar información financiera de su negocio y que el administrador o emprendedor sepa explicar la salud financiera que se evidencia con los estados financieros.

Así las cosas, un buen emprendedor o administrador debe comprender lo que le dicen sus cifras, quizá no sólo para la toma de decisiones sino también para “poder pasar al tablero”, es decir, saber explicarle a los bancos que su negocio realmente tiene futuro.

Esta es una de las actividades que los administradores o emprendedores no pueden delegar, por dos razones: primera, nadie conoce mejor su negocio y los resultados que el dueño y segunda, normalmente en los negocios que se emprenden no se tienen en cuenta los costos de tener una contabilidad al día, pues ello implica la contratación de este servicio.

Es por eso que es necesario para un emprendedor conocer lo que realmente deben contener los reportes financieros.

Lea "¿Cuál es la clave de éxito para llevar la contabilidad de un negocio?".

Así se hace

El entendimiento de las cifras financieras le da a los administradores y emprendedores elementos de juicio para la toma de decisiones. Es por eso que debe conocer de primera mano las cifras y debe entenderlas pero también saber cómo se conformaron.

Para ello, hay que tener en cuenta varios aspectos relacionados con la contabilidad y cómo ésta va en la misma línea con la estrategia de las compañías.

  1. No se necesita ser contador para entender contabilidad

Puedo inferir que la mayoría de los administradores o emprendedores no son “los más duchos” en temas contables. Normalmente, la contabilidad está vista como “un mal necesario”, pues así como los impuestos, son muchos los esfuerzos que se hacen para cumplir con los reguladores y en lo posible evitar sanciones.

De hecho, puede que ese sea el problema. El administrador o emprendedor debe dejar de lado los mitos urbanos acerca de la contabilidad y de los impuestos. Confieso que si bien hay muchas normas contables y reglas tributarias, entenderlas todas podrían desenfocar al administrador o emprendedor en lo que realmente es importante: las ventas y el negocio.

Pero la contabilidad es muy sencilla. Para los ingenieros y cualquier profesional que haya incluido un conocimiento elemental de las matemáticas, lo que deben tener claro es que la esencia de la contabilidad es la ecuación contable, en la que el activo debe ser igual al pasivo más el patrimonio. En palabras sencillas, cada transacción debe ser registrada contablemente con una partida doble, es decir, aquella que iguale o que balancee el registro contable.

Lea "Cómo hacer que la estrategia de un negocio realmente genere dinero".

  1. La teneduría de libros contables depende de las políticas financieras, más allá de las contables

En caso de que el numeral anterior sobre contabilidad haya sido complicado, no se preocupe, pues en el mercado hay muchos programas -software- contables a precios asequibles y que incluso están preparados para llevar contabilidad bajo Pymes.

Lo realmente importante es que los administradores y emprendedores comprendan que las políticas contables deben ajustarse a la estrategia de las compañías y no la estrategia a las políticas contables.

 

  1. El entendimiento de los impuestos

Los impuestos no solo son importantes para evitar sanciones sino que gran parte de la utilidad, por lo menos el 40%, hay que pagarlo a quien (considero yo) uno de los principales accionistas de las compañías: el Estado.

Para ello es necesario que no se escatime esfuerzo en contratar un servicio de contabilidad e impuestos. Éste puede ser tercerizado (BPO o ‘outsourcing’) o contratando a un buen contador con conocimientos de impuestos. La recomendación es que no escatime esfuerzo o ahorre en este asunto. Recuerde que lo barato sale caro.

  1. La contabilidad está intensamente ligada con los impuestos

Hasta hace un par de años la contabilidad incluso era parte integrante de las declaraciones tributarias, pues era fuente probatoria para temas impositivos. Hoy en día lo sigue siendo, pero se debe tener en cuenta que las compañías en Colombia están o han migrado a Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF o IFRS por sus siglas en inglés) y, con ello, la contabilidad de ahora en adelante será de doble propósito: una para temas impositivos y otra para reflejar la realidad económica de los negocios.

Sobre las NIIF

Es necesario conocer de qué se trata la contabilidad bajo NIIF, sobre todo para aclarar todos los mitos que se han suscitado alrededor de la convergencia contable a estos estándares internacionales.

  • Las NIIF aplicables a las pymes, que es la mayoría de empresas en Colombia, son muy diferentes a las NIIF que aplican las compañías públicas (Compañías que cotizan sus acciones en el mercado público de valores) colombianas o de tamaño grande.
  • Las NIIF que se aplican en Colombia no son 100% las mismas que se aplican en el mundo. En Colombia aplicamos NCIF (Normas de Contabilidad e Información Financiera) que si bien están basadas en NIIF, no lo son completamente.
  • El emprendedor o administrador debe tener claro que si bien se necesita ayuda de profesionales idóneos en temas contables, esta ayuda debe estar hecha a la medida de las necesidades de cada compañía.

Claramente, hay necesidades específicas de consultoría, pero ésta debe acotarse y para ello, son los administradores y emprendedores los que deben entender realmente de qué se trata esta contabilidad internacional en la que se ha embarcado el país; además, en buen momento en mi opinión.

Felipe Jánica
Socio de EY Colombia
Twitter @JnicaV

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.