Cuando un crédito se convierte en un incendio

por Sergio Cifuentes

En temas de dinero muchas personas creen tener la última palabra pero, ¿qué conduce a crear “incendios financieros” que luego buscamos apagar con nuestros propios conocimientos y no con los bomberos que están listos a brindar ayuda en esos momentos de riesgos financieros?

Cuando un crédito se convierte en un incendio Cuando un crédito se convierte en un incendio

Luego de casi 20 años de experiencia en el sector financiero, varias crisis económicas  y uno que otro inconveniente con entidades financieras por cuenta de tarjetas de crédito y otros préstamos de libre inversión, he tenido la oportunidad de investigar y profundizar mucho más acerca de las finanzas personales e inteligencia financiera.

De estas dos materias no tuve conocimiento ni consciencia durante el colegio ni en la universidad y, mucho menos, en los cargos directivos que ejercí cuando me desempeñaba como trabajador de gremios y entidades del sector financiero.

Sin embargo, fue en mi época como emprendedor e independiente (y gracias al adagio popular que reza “el que busca encuentra”) que descubrí herramientas para evitar crear “incendios” o emergencias en las que realmente necesitaba dinero, que buscaba apagar con diversas modalidades de crédito bancarios, préstamos de amigos o familiares y demás recursos que tuviera a la mano, antes que las llamas alcanzaran una conflagración de grandes magnitudes.

Aprendí que debía desaprender lo aprendido. Que todo aquello que había en mi mente debía ser recodificado y reconocer que si no lo hacía, seguiría por el camino que me había convertido en un pirómano de las finanzas.

Es así como es importante que usted sepa que no necesita de nada ni nadie adicional, más allá que usted mismo y fuerza de voluntad, con el fin de desarrollar una inteligencia en torno a sus finanzas y su dinero.

Paso a paso para convertirse "en bombero" 

  1. Crear nuevos hábitos financieros: Aprenda a establecer un presupuesto de gastos, en el que pueda incluir un rubro para inversiones o ahorro. Descubra los "fósforos" que encienden la llama y la manera en que los oxigena para que crezcan más rápido. Ejemplo: Salidas a comer, viajes, rumba, diversión, entre otros. Luego redúzcalos a su mínima expresión. Evite una reacción en cadena. 
  1. Buscar mentores: Para hacer más fácil el camino, es necesario ir al encuentro de personas que tienen resultados en materia financiera y aprender de ellos. Lo que he ahorrado en tiempo y dinero al evitar "extinguidores" que no son los adecuados para sortear un incendio, me permiten apagar más rápido las llamas y maximizar mis recursos tanto intelectuales como económicos. 
  1. Genere nuevos pensamientos: La forma en que vemos las cosas y como actuamos, es la que nos trae día a día elementos como cerillos, madera, alcohol y son los que han permitido que las hogueras sean cada vez más y mayores. Así que leer sobre la forma de poder minimizar esta clase de situaciones, cómo lograr nuevas fuentes de agua o rocío (ingresos pasivos en nuestro caso), son vitales a la hora de buscar alternativas para no encontrar tizones que puedan revivir las llamas. 
  1. Ordene y priorice sus deudas: Escriba todas las deudas o incendios que tenga. Luego mire lo que paga por cada una de ellas (cuotas de manejo, intereses, capital), y de ahora en adelante comprométete a no volver a encender fuego alguno, hasta tanto no apague hasta la última llama. El dinero que venía pagando, luego utilícelo para invertir. 
  1. Aprenda de los bomberos: Busque grupos o personas que brinden espacios de educación sobre esta materia. Mire las ventajas del trabajo en equipo, las especialidades de los que forman parte del grupo, la importancia de pensar y actuar rápidamente, no tener miedo y la forma como creen su plan de acción. Los bomberos son uno y enfrentando situaciones aprenden a a salir adelante. 

Un granito de arena 

Si usted empieza a adoptar estos hábitos en su vida, no sólo impactaría para bien su futuro, sino que también empezaría a aportar un “granito” para una mejor distribución de la riqueza, que quizá podrían dejarlo por fuera de alguna de las siguientes cifras: 

  • A febrero de 2016, existían créditos por valor de $389 billones, alcanzando una tasa de crecimiento real del 6%, muy por encima del crecimiento de la economía del país para el 2015. 
  • 82% de quienes son aptos para trabajar, ganan menos de 2 salarios mínimos. 
  • El porcentaje de personas en situación de pobreza en nuestro país es de casi un 28% de la población. 
  • El 95,1% del total de cesantías recaudadas por las AFP´s, fueron retiradas por parte de los trabajadores colombianos en el 2016, es decir, cerca de $4 billones. 
  • En el mundo 62 personas concentraban en el 2015, más dinero que la mitad de los habitantes del planeta. 
  • Los más ricos del mundo incrementaron su fortuna por encima del 45% en los últimos cinco años. 
  • Solamente el 1% de la población mundial es libre financieramente. 

 

Sergio Cifuentes Rojas*

Economista y gerente de SP Score

@sergiocifuent35

sp_score@mail.com

* Economista y Especialista en Derecho Privado Económico de la Universidad Nacional de Colombia,  Gerente de la Firma de consultoría SP Score, enfocada en capacitación especializada e integral de organizaciones. Cuenta con más de 20 años de experiencia y posee amplios conocimientos en temas financieros, contables, tributarios y de riesgos del sector financiero, especialmente en banca y fiducia. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.