Una manera efectiva para proteger sus inversiones

por Mauricio Monroy

Si usted es de quienes busca la forma para hacer que su dinero genere más dinero, pero no quiere correr ningún riesgo, debe conocer lo que se denomina como "mercado de derivados".

Flickr 401(K) 2012 Flickr 401(K) 2012
La historia del mercado de derivados en el mundo data desde los años 1600 en Japón. Los agricultores experimentaban frecuentes pérdidas al sacar sus productos (arroz) al mercado por bajas en los precios, entonces, se evidenció la necesidad de hacer algo para tratar de contrarrestar ese indeseado escenario.

El mercado de derivados es aquel en el cual se transan contratos a plazo, los cuales pueden tener dos finalidades: la primera y la más relevante, es obtener coberturas contra la volatilidad de los precios, tasas o cotizaciones de bienes subyacentes (acciones, monedas, bonos, commodities, etc.) y la segunda es la especulación entre compradores y vendedores de dichos contratos.

Los contratos que se transan en este tipo de mercado son los forward, los futuros, las opciones y los swaps. Los contratos forward son los más comunes y son aquellos que se celebran bajo condiciones actuales y el bien o subyacente se entrega en una fecha futura, a este tipo de contrato se le denomina Delivery (Cobertura). Cuando únicamente se calcula la liquidación del mismo y el perdedor le paga al ganador, hablamos de un contrato Non Delivery (Especulación).

Pero, ¿por qué es relevante hablar del mercado de derivados en temas de finanzas personales? Pues el ciudadano de a pie es uno de los llamados a utilizar estos instrumentos, para protegerse contra las peligrosas volatilidades cuando está expuesto a un activo fluctuante.

Cómo funciona

Por ejemplo, cuando estamos pensando en viajar a Estados Unidos o cualquier otro país que maneje el dólar como moneda oficial, es necesario llevar dólares, por lo mismo, se hace imperante la necesidad de asegurar un tipo de cambio, sobre todo si se estima que la cotización de la moneda continuará su senda alcista.

Según lo anterior, cualquier persona puede acercarse a un banco para celebrar un contrato forward, en el cual, se negocie al día de hoy la tasa de cambio, pero los dólares los entregará la entidad financiera en una fecha futura.

El beneficio estará en el aseguramiento del precio de la moneda, independientemente de lo que ocurra en el mercado. Retomando el ejemplo plateado, podemos traer a colación una persona que en el mes de mayo del año pasado (2014), se encontraba planeando un viaje al exterior y ya tenía información acerca del posible incremento en la cotización del dólar, pues esta persona recurrió a un banco para buscar un contrato forward de dólar y en efecto, logro negociar US$3.000 a un tipo de cambio de $1.850 a un plazo de seis meses.

Entonces, a los seis meses, la tasa de cambio ya había superado la barrera de los $2.000, reflejando un alivio para el ciudadano preventivo que utilizó el mercado de derivados.

En Colombia, el mercado de derivados es el más joven de la Bolsa de Valores y requiere de mayor promoción e impulso por parte de la misma BVC, las empresas, las universidades y demás actores del entorno. Este mercado cobra cada vez más importancia, por la proliferación de activos financieros que presentan volatilidad en su precio, tasa o cotización.


MAURICIO MONROY
DOCENTE UNIVERSITARIO Y EMPRESARIO
maur539@hotmail.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.