Compras de cartera una alternativa para aliviar el flujo de caja personal

¿Por qué es importante utilizar este tipo de herramienta para la liquidez de su presupuesto personal? ¿Es importante? ¿Es viable? ¿Cuáles son los beneficios y las condiciones?

Mauricio Monroy, columnista. Mauricio Monroy, columnista.
El margen de intermediación financiera refleja la diferencia entre la tasa de captación y la tasa de colocación, partiendo de la premisa que la tasa de captación es aquella que pagan los intermediarios financieros (Bancos, Fiducias, Fondos, Cooperativas, etc.) a los ahorradores o inversionistas, mientras que la tasa de colocación es aquella que cobran los mismos intermediarios a los usuarios de crédito.

Para nadie es un secreto que dicho margen es muy elevado en Colombia, originando excelentes ganancias para el sector financiero, no obstante, debemos reconocer que con la llegada de más bancos a nuestro país, se ha generado una guerra de tasas de interés favorable al público en general.

Lo anterior, se puede evidenciar en el tema de compras de cartera que viene realizando actualmente la banca comercial. Para una persona que tenga créditos de consumo, rotativos o tarjetas de crédito con tasas que oscilan entre el 1,5% al 2,5% MV., comienza a ser interesante escuchar ofertas de otros bancos cobrando tasas por debajo del 1% MV.

Obviamente este movimiento financiero que se puede catalogar como un componente de planeación financiera personal, deriva en obtener importantes alivios sobre el flujo de caja, ya que al pagar menos intereses, la cuota del crédito disminuye considerablemente. En el mercado se están presentando muchos traslados de clientes de una entidad a otra que ofrezca menor costo financiero.

Como consecuencia tenemos entonces beneficios para el ciudadano del común, quien se ve obligado a usar el crédito bancario como mecanismo de financiamiento para el logro de sus objetivos personales. Este fenómeno de alta competencia entre bancos, subsana en algo esa gran desazón que genera el hecho de saber que algunas entidades financieras abusan del público, cuando pagan intereses muy bajos a los ahorradores y por el contrario, cobran intereses muy altos a quienes les piden préstamos.

Así es que si usted posee hoy día una obligación con una tasa superior al 1% MV, busque ya mismo otra entidad que le realice el proceso de compra de cartera con una tasa más favorable. Recuerde que al igual que en las empresas, las personas que usan crédito incurren en un costo financiero que se puede asociar al famoso costo de los pasivos, la idea es que se maneje la menor tasa de interés posible.

Además, también es recomendable que antes de tomar decisiones de financiamiento, se lleve a cabo un análisis detallado de por lo menos tres entidades bancarias, este análisis debe estar soportado en la tasa de interés que se cobra y en el plazo, obviamente teniendo en cuenta la capacidad de endeudamiento de la persona. Lo anterior, con el ánimo de obtener desde un principio el más bajo costo financiero.

Otro ítem a tener en cuenta, es que últimamente las condiciones han cambiado a favor del usuario financiero, en el sentido que ya no hay sanciones por el prepago de deudas y se permite realizar traslados de créditos de una entidad a otra, sin restricciones de monto y plazo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.