¿Cuáles son los riesgos en este momento de tomar crédito?

por Mauricio Monroy

El banco central de Colombia es el banco de bancos, el prestamista de última instancia, el ente regulador de la economía, en fin, podemos darle infinidad de conceptos a esta gran institución.

123RF-Marcos Calvo Mesa 123RF-Marcos Calvo Mesa

Sin embargo, debemos tener muy claro que a pesar de todas las actividades que realiza, su objetivo general es el de “propender por el crecimiento económico sostenible del país”. Este objetivo lo alcanza por medio de la aplicación de diferentes políticas, como la monetaria y la cambiaria, además de una eficiente administración de las reservas internacionales.

Esta institución se ha caracterizado por su autonomía en la toma de decisiones, las cuales mueven los rumbos económicos del país. El Emisor reúne su junta directiva el último viernes de cada mes, con el ánimo de definir el camino de la política monetaria y de la política cambiaria que encausen la economía por el sendero del crecimiento sostenible.

Recordemos que nuestro banco central tiene la facultad de mover la tasa de interés de intervención, con el ánimo de controlar la inflación o los tipos de cambio, según la planeación económica que pretenda determinar para el país. No obstante, el emisor siempre ha inclinado su preferencia por cuidar la inflación como premisa fundamental.

Cuando se incrementa la tasa de intervención, la banca comercial eleva sus tasas de interés, hecho que afecta al crédito volviéndolo más costoso y generando desestímulo económico en las empresas y en las familias, lo anterior forzará a las industrias y al comercio para que bajen los precios de sus productos y puedan venderlos. Al final de esta serie de sucesos, el resultado es una menor inflación y un incremento de la devaluación del dólar, por la llegada de grandes cantidades de la divisa mundial a nuestro país en busca de una mayor rentabilidad.

En el caso contrario, es decir el actual, cuando se disminuye la tasa de intervención, se espera que los bancos comerciales bajen sus tasas y de esta manera promuevan el uso de crédito, generando mayor dinamismo en la economía y reactivación del comercio y de las diferentes industrias. Lo anterior, teniendo en cuenta que desde inicios del presente año se viene presentando una desaceleración económica en nuestro país, ocasionada entre otros por la reforma tributaria estructural y por el incremento del desempleo.

Se recomienda: Por qué son importantes las matemáticas financieras

Entonces por estas épocas de bajas tasas de interés, se vislumbra un escenario favorable para aquellas personas que han estado pensando en adquirir un crédito. De igual manera, es el momento ideal para pensar en ese producto financiero denominado compra de cartera, que consiste en que un banco compra la deuda que tiene una persona con otro banco a una menor tasa de interés, provocando una disminución importante en el valor de la cuota favoreciendo el flujo de caja del individuo.

Aunque hay que tener en cuenta que por efecto de la misma desaceleración económica, la cartera del sistema financiero se ha incrementado de forma alarmante, es decir, los colombianos hemos comenzado a quedar mal con el pago del servicio de la deuda. Este incremento de registros en mora, coincide con la preocupación que han mostrado las firmas calificadoras de riesgo acerca de la situación fiscal de nuestro país.

Siga leyendo: Aprenda a administrar sus gastos como una empresa

Por lo anterior y a pesar del escenario de bajas tasas, los bancos comerciales han comenzado a ser más exigentes en la asignación de crédito, se debe evitar a toda costa el incremento de la cartera y la exposición al riesgo de crédito, que es aquella probabilidad de incumplimiento por parte de los clientes de los establecimientos de crédito.

Este tema de aumento en la cartera morosa aparte de ser un factor fundamental en la imagen de nuestros bancos, afecta los estados financieros de dichas entidades financieras. Las deudas de dudoso cobro o también llamada provisión de cartera, obedece a aquellos dineros que deben provisionar las empresas cuando han tomado la decisión de emitir crédito a sus clientes, y estos incumplen los compromisos adquiridos.

En la administración y gestión de cartera, existe lo que se denomina edades o alturas de cartera, cuando un cliente se encuentra al día con sus obligaciones se ubica en la altura de 0 a 30 días, si entra en mora pasa a la altura de 31 a 60 días, si continúa sin pagar pasa a la altura de 61 a 90 días y finalmente al registro mayor a 91 días.

Por lo general todos aquellos dineros que pasan del día 61 de mora son susceptibles de provisión, reduciendo el valor de las cuentas por cobrar y por ende del activo y registrando como un gasto por provisión en el estado de resultados, afectando las utilidades de la empresa.       

Así las cosas, es importante que los usuarios de crédito en Colombia hagan un esfuerzo por cumplir con los compromisos adquiridos con el sistema financiero, con el propósito de cuidar la salud de la cartera como un indicador importante en la imagen económica del país. Además, se debe enfatizar una vez más en la coyuntura favorable para la adquisición de crédito o para obtener compras de cartera.

Le ofrecemos El costo de oportunidad de los inversionistas

Analista y docente universitario

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.