Estas son las consecuencias de ser embargado

por Cristina Cervantes

Lo primero que debe advertir antes de llegar a esta situación, es prestarle atención a las señales de un posible sobreendeudamiento. Tenga cuidado con el manejo de sus gastos, más en esta temporada que se avecina.

Marcos Calvo Mesa-123RF Marcos Calvo Mesa-123RF

El principio fundamental de la educación financiera es la planeación y estructuración de las finanzas personales para evitar las deudas malas. Así, las personas evitan incurrir en gastos adicionales derivados de los saldos en mora y en enfermedades como el estrés que surgen por tener contratiempos con los pagos.

Los embargos son una de las tantas situaciones derivadas de la insolvencia financiera que se dan debido al incumplimiento de pagos. En Colombia, según cifras de la Superintendencia Financiera, a mayo de este año, fueron $570.000 millones los que han sido entregados en bienes para el cumplimiento de las obligaciones con las entidades bancarias. Aunque esta cifra es reveladora, pues ha habido un incremento del 85% frente a 2016, las personas todavía no son conscientes de las implicaciones que una situación de embargo conlleva.

Ser embargado implica que un juez ordenó previamente medidas cautelares y preventivas hacia una persona que no ha cumplido con sus obligaciones financieras. Así, sacan del mercado algunos de sus bienes, evitando su insolvencia y asegurando el cumplimiento de las obligaciones del deudor. De esta manera, si la persona no cumple, el banco puede proceder a rematar estos bienes y recuperar el pago.

Le contamos: Qué deudas debe pagar antes de que sea demasiado tarde y por qué

No obstante, hay ciertos aspectos que deben tener en cuenta una vez son notificados de un embargo. En primer lugar, no se puede embargar la totalidad de un salario. De hecho, según el artículo 1677 del Código Civil, el salario mínimo, el hogar del deudor y de su familia, así como su vestimenta, los alimentos y combustibles para el consumo, libros profesionales y documentos que sean utilizados para la enseñanza de un arte o ciencia, los objetos que el deudor posea fiduciariamente y las pensiones que tienen como fin el sustento de los hijos no pueden ser embargados.

Aun cuando existen algunos factores que lo protegen de no quedarse sin ningún bien, lo verdaderamente importante es establecer una estructura y plan de pagos para no llegar a esta situación, pues el embargo es una enfermedad silenciosa la cual hay que revisar constantemente. Entonces, si a usted afirma los siguientes casos, es posible que esté presentando los primeros síntomas de una situación de sobreendeudamiento:

  • Le niegan préstamos en las entidades bancarias porque ya tiene demasiados.
  • No le pasa la tarjeta de crédito en un establecimiento porque está a tope.
  • Debe utilizar más de un medio para comprar algo.
  • No le alcanza su presupuesto mensual para vivir y pagar sus compromisos, o
  • No sabe en ‘qué se le va el dinero’

 

La recomendación es  no incurrir en esta  serie de eventos que afecten el perfil crediticio de la persona, pues no solo se genera un reporte negativo ante las centrales de riesgo, sino que tampoco podrá solicitar algún otro crédito, servicios como telefonía móvil o internet o adquirir productos financieros como cuentas de ahorro o corrientes, al igual que bienes muebles e inmuebles a su nombre ya que serán embargables.

Siga leyendo: Claves para salir de deudas sin morir en el intento

Es necesario, entonces, preguntarse: ¿Quiero dañar mi reputación financiera?

La respuesta debe ser negativa y para esto, lo primero que debe hacerse es conocer los ingresos y egresos mensuales. Teniendo presentes estos montos, si se destina más del 10% al pago de deudas, debe considerarse una primera alerta y elegir entre continuar agrandando la deuda o establecer un plan de pagos; sin embargo, cuando excede el 30%, la persona se encuentra en una situación de sobreendeudamiento, porque ya comprometió el 70% indispensable para cubrir a las necesidades básicas y será el momento adecuado para acercarse a especialistas como Resuelve tu Deuda.

Muchas personas, al verse con pocas deudas, confían en la posibilidad de ponerse al corriente rápidamente de estas, por lo que continúan incrementando su consumo y por consiguiente, los compromisos financieros.

Otros, por su parte, pretenden pagar las deudas mes a mes, endeudándose con nuevos préstamos. Así que, en últimas, están trasladando las deudas sin saldar alguna de estas.  Para este caso, la posibilidad de ser embargado es más pequeña, aunque sigue latente si deja de pagar alguno de sus préstamos.

Por esta razón, es necesario construir una cultura basada en la organización del dinero. Desde Resuelve Tu Deuda, siempre recomendamos la regla del 70-30, la cual establece que el 70 por ciento debe ser destinado a los gastos fijos como vivienda, salud, transporte y educación y el 30 restante al pago de deudas, ahorro y entretenimiento.

Y, aunque vea lejanas estas señales frente a la posibilidad de un embargo, tenga presente que estos son indicadores negativos en su organización financiera. Por esta razón, debe aceptar con cordura y responsabilidad esta situación y evitar que las entidades bancarias tomen medidas al respecto.

Si le interesó, le ofrecemos: 6 consejos para salir rápido de las deudas

Por: Cristina Cervantes, gerente de Resuelve tu Deuda

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.