Es mejor guardar el secreto

por Sandra Liliana Miranda Forero

Para algunos empresarios, científicos y artistas, la estrategia más segura sigue siendo esconder en lugares secretos las fórmulas industriales.

Sandra Liliana Miranda Forero, bloguera FinanzasPersonales.com.co. Sandra Liliana Miranda Forero, bloguera FinanzasPersonales.com.co.
Varias empresas como Coca Cola, KFC y otras, guardan con recelo las fórmulas de la composición y elaboración de sus productos, así como un científico guarda en secreto sus descubrimientos.

La razón fundamental que explica este hecho, es que en ocasiones, el procedimiento para tramitar y expedir patentes que garanticen la exclusividad del uso de un descubrimiento no es eficiente ni sencillo, ni siempre garantiza que otras empresas o personas naturales no se apropien de estos.

El no establecimiento o violación de los derechos de propiedad (normas legales que establecen lo que una persona o empresa puede hacer con su propiedad), hace que se generen fallas del mercado. Por esto, a veces es mejor guardar el secreto de las fórmulas e invenciones.

Otros factores como el escaso apoyo público al respecto y la facilidad que existe en la actualidad para replicar descubrimientos ajenos gracias a Internet y a la tecnología informática, facilita aún más el plagio y se convierte en determinantes adicionales de no revelar estos secretos industriales, ya que de lo contrario se convertirían en recursos de propiedad común.

Mickey Mouse iba a pasar a ser de dominio público

La propiedad intelectual está relacionada con las creaciones artísticas, entre ellas, creaciones originales literarias, musicales, obras de cine, pintura, fotografía, escultura, arquitectura, programas de ingeniería y de computador (esto en la mayoría de países).

Usualmente, la Ley determina la protección de una obra y su explotación, lo que incluye por supuesto, el tiempo en que serán reconocidos los derechos de un autor sobre su obra. De hecho a finales del siglo XX, se realizó la mayor extensión acerca de los derechos de propiedad y su explotación (la vida del autor más 70 años), en donde el personaje de Mickey Mouse y los recursos de su explotación estuvieron a punto de pasar a ser de dominio público.

El robo de las ideas ajenas: Copy+Paste

Algunas licencias permiten la copia, reproducción, distribución y difusión de creaciones, siempre y cuando no se busque un fin comercial.

También está permitido en la mayoría de los casos, la transformación de los inventos y creaciones, por lo que la propiedad intelectual no siempre cuenta con la mejor protección. Además, casos como el ocurrido recientemente con las revelaciones hechas por Wikileaks, dejó al descubierto la falencia en la reserva de los secretos industriales y empresariales, por la facilidad actual por transferir archivos a través de memorias de USB, celulares, cámaras digitales y correos electrónicos con alta capacidad de almacenamiento.

Lo curioso es que este tipo de “espionaje” empresarial es realizado incluso por altos funcionarios que tienen incentivos para movilizarse laboralmente a la competencia, lo cual es considerado como un delito por robar y vender información confidencial de una empresa. La Ley contempla (si hay pruebas de este robo y uso indebido de la información empresarial), sanciones monetarias y hasta condena carcelaria. Internet y los medios de comunicación desafortunadamente facilitan estas prácticas.

El Convenio de Budapest, firmado en la Unión Europea, establece los términos de cooperación internacional para contar con evidencias informáticas definidas que eviten este tipo de prácticas ilegales.

Actualmente en América Latina también se llevan a cabo esfuerzos para mitigar los daños sobre los derechos de propiedad de los descubrimientos, innovaciones y propiedad intelectual. Sin embargo, para algunos empresarios, científicos y artistas, la estrategia más segura sigue siendo esconder en lugares secretos las fórmulas industriales, hacer que los trabajadores firmen acuerdos de confidencialidad, proteger con claves los equipos tecnológicos y en general…guardar el secreto.

Sandra Liliana Miranda Forero
Profesora Departamento de Economía
Profesora Posgrados en Administración en Salud
Coordinadora de Posgrados Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas
Pontificia Universidad Javeriana
En Twitter: @salimifo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.